Las portadas más moteras de la discografía. 2ª Parte

Escrito por Dani Matute el . Publicado en Kustom Kulture

foto 00
Música a dos ruedas – Vamos con la segunda entrega de las portadas de discos más moteras: seguimos echando de menos la libertad y la comunión con el asfalto y el cielo que experimentamos en nuestras monturas y, cualquier tema relacionado con nuestra pasión, es bienvenido y nos ayuda a digerir con más facilidad el delicado momento. Sí, ya lo sabemos, una cerveza sin alcohol en realidad no es cerveza pero, al menos, no es agua…Aquí podéis echar un vistazo a la primera parte.


Ilegales – (A la luz o la sombra) Todo está permitido (1990)
Foto 01
Foto 02
Foto 04
El segundo disco de Ilegales como quinteto traía temática motera, tanto en la portada del álbum, como en la contraportada (que, además, usan de portada para uno de sus singles, “Chistes Rock en YA menor”) y en el interior. El grupo aparece con estética rocker, Jorge con su gorra alemana. La foto de la portada parece hecha en el interior de un taller, con ese letrero de BSA. La contraportada está hecha en el callejón y todos los integrantes de la banda están sentados en motos de estilo clásico. En el interior, tenemos un primer plano del pie de ¿Jorge? en el estribo de una Harley y con una llave inglesa en la mano a modo de arma. En cuanto al álbum en sí, pues disfrutable, como todo lo que hacen Ilegales. Aunque, como siempre en sus discos, yo me quedo con la canción menos macarra y que la gente suele identificar menos con ellos. En este caso, la que da título al álbum.




Mötley Crue – Girls Girls Girls (1987)

Foto 05
Foto 06
Pues sí: motos, tías y rock and roll. Bueno, en la portada las chicas sólo están en el título por triplicado, pero sí aparecen en el video que promocionó este álbum. Uno de los videos más recordados de nuestra generación, de la que tenía entre los 13 y los 18 años cuando salió. La foto de la portada está realizada por Barry Levine, especializado en este tipo de artistas (es uno de los fotógrafos de cabecera de Kiss, por ejemplo). Curiosamente, este fotógrafo demandó a la banda tras el The Final Tour del 2015 por utilizar de sus trabajos de los años 80, sin autorización, en el merchandasing de esta gira. Volviendo al disco, tenemos a Tomy Lee, Nikki Sixx, Neil y Mars compartiendo protagonismo con dos Harleys Softail. En la contraportada, las dos mismas motos y los integrantes del grupo, parece que aliviándose frente a una pared mientras al fondo se ve una bailarina. El video, ya lo hemos puesto en alguna otra entrada, pero ante un clásico no podemos rendirnos. Y de paso, vemos en acción las burras de la portada.




Stray Cats – Gonna Ball (1981)
Foto 07
Otro clasicazo. Customs aparcadas delante de un típico bar americano de carretera. Portada muy USA para un disco inglés. A ver, los Stray Cats eran americanos, pero sus dos primeros discos fueron editados en UK: en aquel momento, el rockabilly no estaba de moda en los Estados Unidos, pero sí en Inglaterra. Este es el segundo de esos vinilos. En esta portada, los de Setzer explotan a tope su estética rockabilly.




Battleaxe – Burning this town (1983)
Foto 08
Volvemos al heavy, esta vez al heavy británico de los Battleaxe, grupo perteneciente a la hornada de la que salieron Def Leppard, Saxon, Venom, Girlschool… La portada es, cuando menos curiosa. Vemos un dibujo de un guerrero blandiendo un hacha de doble filo montado en una custom con un respaldo infinito y una ciudad en llamas al fondo… El caso es que la ilustración parece hecha por un niño. La compañía discográfica le pidió a la banda algunas ideas conceptuales para la portada, por lo que los chicos le preguntaron a un amigo y artista local, Arthur Ball, si podía llegar a algo. Ball produjo una primera portada, pero sólo como un dibujo de prueba aproximado y, si la compañía discográfica lo aprobaba, volvería a dibujar todo de nuevo a un estándar mucho más alto. Sin embargo, cuando la compañía Roadrunner Records recibió la prueba de arte para su aprobación, siguieron adelante e imprimieron los discos con ese dibujo para un lanzamiento mundial sin el consentimiento de la banda. La portada original de Burn this Town es una de las portadas de discos más comentadas en la historia del heavy metal. El gráfico parecía aficionado, y la banda pensó que eso podría dañar su reputación y lastrarles en su despegue. Sin embargo, la música habló más que la portada y el álbum se vendió bien. Como curiosidad, en la reedición que se hizo del disco en el 2013, se rehízo la portada, con la misma idea, pero mucha más calidad en la ilustración. Os la ponemos también para que comparéis.
Foto 09



The Who – Quadrophenia (1973)
Foto 10
Foto 11
Seguimos en las islas, pero abandonamos los hierros de duros moteros por los scotters de los mods. Clásico entre los clásicos este Quadrophenia. Poco podemos decir de un disco que, además, tuvo su película. Así que nos centraremos en la portada, obra de Graham Hughes y que se basó en una idea original de Roger Daltrey. La primera propuesta, realizada por Ethan Russell, era combinar los rostros de los cuatro miembros de The Who en una única cara, pero fue descartada en beneficio del diseño de Daltrey. La fotografía de la portada, que muestra a un mod vestido con una parka y subido a una scooter, fue tomada el 24 de agosto de 1973 en el estudio fotográfico de Hughes. El scooter incluyó cuatro retrovisores, representando las personalidades de Jimmy, en los que aparecen los rostros de Daltrey, Townshend, Entwistle y Moon. En la contraportada, el scooter se hunde en el agua. Por cierto, El payaso Krusty sacó un disco titulado Krustophenia con una portada similar. ¿Quién plagió a quién?
Foto 12



Savage Grace – Masters of Disguise (1985)
Foto 13
Foto 14
Cruzamos el charco para disfrutar del speed metal de los angelinos Savage Grace. El poli socarrón en primer plano con la chica desnuda amarrada a la defensa de la Moto Guzzi tampoco es una de las mejores portadas de la historia. Y qué decir de la fotografía que se eligió para el picture disc que se publicó que de este disco: el poli montado en la moto, la chica de rodillas a sus pies con una borra en la boca. ¿Te escandaliza ésto pero no las letras y los videos del trap y el reguetón? Pues tienes un problema. Los Savage Grace no lo tenían para ametrallarnos con caña de la buena. Aquí los dos primeros temas del disco. Cuando lo escuches, empezarás a comprender por qué el puto poli se reía.




Bo Diddley – Big Bag Bo (1974)
Foto 15
Para desengrasar un poco buscamos en la discografía de uno de los mayores (y más desconocidos para el gran público) clásicos americanos. Un señor que figura en el Rock and Roll Hall of Fame. Pero, además, también lo hace en los Hall of Fame del Rockabilly, del Blues y del Rhythm and blues. Si buscas su nombre en Google, puede que leas una frase que se repite mucho, muy efectista, aunque discutible: “Si en el rock and roll Elvis Presley es el rey y Chuck Berry su poeta, Bo Diddley fue su arquitecto”. Contemporáneo de Muddy Watters, también en Chicago y en la discográfica Chess, su influencia en artistas posteriores fue enorme: su tema “I’m a man” es un clásico. Bueno, a lo que hemos venido, la portada de su disco del 74 nos muestra al bueno de Bo montado en una chopper con una horquilla tan larga que no entra en la foto. El álbum en sí es bastante flojito porque Diddley coqueteó con el jazz y el resultado no fue muy redondo. También hay que tener en cuenta que durante esta época Didley sirvió como sheriff adjunto en La Patrulla Ciudadana del Condado de Valencia, en Nuevo Mexico y no estaba todo lo centrado que debería en la música.




David Allan Coe – Rides again (1977)
Foto 16
Y si hemos viajado a la américa del blues, por qué no seguir en estos lares y adentrarnos en el country y su época dorada de forajidos fuera de la ley. Coe aparece en la portada conduciendo su Sportster con la palabra “Outlaws” en el depósito. El primer corte del disco, “Willie Waylon and me”, es uno de los mejores exponentes de ese estilo “fuera de la ley” haciendo mención a otro de los grandes: Willie Nelson. El propio Coe cuenta sobre esta canción y este movimiento lo siguiente: “la verdad es que Waylon, Willie Nelson y yo tocamos en un festival al aire libre llamado 48 Horas en Atoka, en Oklahoma... Cuando llegamos ... ¡varias mujeres fueron violadas y apuñaladas! Había mucho alcohol y drogas o lo que sea. Le dije a mi banda: “No os preocupéis por eso. Brindaremos nuestra propia protección”. En ese momento yo estaba en el Outlaws Motorcycle Club. Tenía los colores de mis forajidos, y tenía mi pistola en el bolsillo y subí a mi motocicleta en el escenario mientras Waylon cantaba. Me bajé de mi motocicleta, salí y comencé a cantar con Waylon. Y entonces Willie salió y cantó con nosotros. Había una foto nuestra en el periódico que tenía una flecha apuntando a la pistola en mi bolsillo y otra flecha apuntando a donde decía: "Forajidos, Florida". El titular decía: "Los forajidos llegaron a la ciudad". Así es como empezó todo.” Pero en ciertos mentideros, hablaban bastante mal de David Allan Coe. Vamos, que era un bocas y no todo lo que decía era verdad. Por ejemplo, decía que había estado en el Corredor de la Muerte pero sólo estuvo en la cárcel por robo.




Accept – Midnight Highway (1983)
Foto 17
Foto 18
Va, una pequeña trampa para meter aquí a los de Udo. Este LP es una compilación de las mejores canciones de los tres primeros discos de los alemanes que se editó en USA cuando el cuarto larga duración de Accept triunfó. En realidad, los tres primeros discos de Accept son reguleros: aún estaban puliendo su estilo. Fue a partir del cuarto, Reckeless and wild y, sobre todo, con el quinto, Balls to the wall, con el que se hicieron un nombre a los dos lados del océano. Para hacernos una pequeña composición del momento, entre enero del 83 y enero del 84 los germanos editaron en Estados Unidos estos dos discos y, entre medias, el de la portada que os traemos. La fotografía y diseño corresponden a Murray Brenman según los créditos. Por ejemplo, fue el responsable de la portada del Live Heroes de Nico. En este caso, tirando de tópicos de rudos rockero moteros, tenemos a un chorbo con su american custom al fondo y una, no menos dura rockera con mirada desafiante en primer plano. En la contraportada, la chica ya está sentada en la moto del afortunado motorista, aunque sigue buscando nuestro contacto visual.
Os dejamos una canción que pertenecía al segundo disco. No es la que más nos gusta, pero el video tiene la particularidad de poder mostrarnos a Udo Dirkschneider antes de adoptar su icónica imagen de pelo corto e indumentaria de camuflaje.




Whitney Houston – I’m your baby tonight (1990)
Foto 19
Y si en la anterior entrada terminamos con Lady Gaga, ¿por qué no acabar esta segunda con otro icono de la cultura pop? En este caso, Whitney Houston. Además, he de reconocer que este disco está en mi colección particular. Tengo mi lado sensiblero.
En esta portada, de la fotógrafa de moda y conocida por sus retratos de famosos, Andrea Blanch, tenemos a Whitney sentada de lado en una custom (¿podría ser una Fat Boy?) con la palabra “NIPPY” (algo así como ágil) en la matrícula. Al fondo, las luces de una gran ciudad. Para el single de la canción que da título al álbum, la foto es parecida solo que, en esta ocasión, Whitney está más apoyada que sentada en la moto. Hay otra versión en la que Whitney aparece sentada a horcajadas. En el videoclip que rodaron para este tema, también podemos ver a la cantante montar en una Sportster.
Foto 20
Foto 21




Artículos relacionados