Yamaha MT-09 Tracer - Prueba a Fondo

Escrito por Tomás, José Mª el . Publicado en Pruebasafondo

Article Index

La MT-09 Tracer es la hermana civilizada, servicial y amable de la familia. Sin perder el fuerte carácter que la caracteriza se convierte en una moto mas agradable,  completa y adaptable a cualquier utilización asfáltica. Una dura rival para todas las touring ligeras y no tanto. (Sigue leyendo).

MT09Tracer 022

La versión Tracer está destinada a ampliar  el rango de utilización de las MT-09, sacándolo de la mera utilización deportiva para pilotos con experiencia y adaptándola a su uso ciudadano, viajero y, por supuesto, deportivo pero ya sin necesitarse unas, más que medianas, habilidades de pilotaje para sacarle jugo.

Los cambios son numerosos y todos enfocados a mejorar su faceta viajera y su facilidad de uso. El resultado, además, corrige los que, para nosotros, era el principal defecto de su hermana: La brusquedad a bajas vueltas. También corrige algún pecado venial, como la autonomía y la relativa sequedad del amortiguador en firmes bacheados.

El inmediatamente visible es la incorporación de carenado, y un manillar más ancho, con dos posiciones de anclaje, invirtiendo la posición de la torreta,  para alejarlo o acercarlo 10 mm al piloto y, si quieres una postura todavía mas trail, puedes subirlo con un accesorio opcional. La ergonomía es notablemente más turística, o cómoda si se prefiere, con un asiento mas largo y cómodo, mas estrecho y redondeado en la zona delantera, además ajustable en dos alturas, 845 o 860 mm una generosa zona para el pasajero, con buenos asideros y la posibilidad de ajustar la pantalla en 3 posiciones de altura.

MT09Tracer 012

El motor tricilíndrico de 847 cc con cigüeñal crossplane,  conserva intactas sus cifras máximas de potencia y par, es decir los 115 cv a 10.000 rpm y 8,9 Kgm a 8.500 rpm, pero su carácter es más suave, ha perdido la brusquedad de que hacía gala en la apertura inicial del gas y recuperaciones en bajas vueltas que lo hacían poco adecuado para pilotos con no mucha experiencia, un cambio muy positivo en nuestra opinión ya que su comportamiento sigue siendo tan excitante en medios y altos como el de la MT09 estándar, pero mucho más predecible a pocas vueltas. Conserva los tres modos de entrega de potencia, el estándar para todo uso, el B para piso deslizante, lluvia o una mayor suavidad en ciudad y el A más enérgico en bajos y medios.  Conserva el escape corto y situado debajo del motor y parte delantera del basculante, colaborando positicamente a bajar y centrar las masas;  va recubierto con un tratamiento de “nanofilm” que lo protege del óxido, la decoloración y las manchas.

El depósito de combustible crece hasta los 18 litros lo que unido a su razonable consumo permite una autonomía de 300 km  o más en utilización estándar, según hemos comprobado en nuestra prueba.

El cuadro de instrumentos es mucho más completo, legible y adaptable a los gustos del usuario con un intuitivo menú.

El chasis principal es el mismo de la MT-09, pero el subchasis trasero es más robusto y largo para permitir mayor peso al llevar pasajero y equipaje.

MT09Tracer 013

El basculante se ha modificado para permitir anclar el amortiguador mediante bieletas ganando en progresividad y dulzura de reacciones en zonas bacheadas. La amortiguación recibe conserva las medidas de la MT09 es decir 137 mm de recorrido delantero y 130 el trasero. La horquilla es regulable en precarga y extensión (sobre la botella derecha. Las mismas regulaciones que el amortiguador, aunque en este último caso cuesta darte cuenta ya que, al contrario de lo habitual, el tornillo de extensión está en la parte delantera (izquierda) y las tuercas de precarga en la trasera.

El equipo de frenos incorpora pinzas radiales de 4 pistones con pastillas sinterizadas que muerden los discos flotantes delanteros y un disco trasero que garantizan una gran capacidad de detención.

De serie incorpora un sistema ABS, no desconectable y un Control de Tracción, en este caso fácilmente desconectable solo con pulsar un botón situado en la parte izquierda del cuadro.

Las ruedas, como la propia moto (no nos dejemos engañar por que tenga un aire trail, Yamaha no ha pretendido que lo sea, para eso ya está la Super Teneré), son 100% de carretera, llantas de 17” con neumáticos de 120 y 180”, de serie, los excelentes Dunlop RoadSmart II es decir las medidas más habituales de una moto asfáltica de cilindrada media/alta.

El nuevo faro doble utiliza tecnología de LEDs tanto para largas como para cortas, tecnología también utilizada para piloto y luz de freno, un ahorro en bombillas. Curioso que los intermitentes se serie sean de bombilla, aunque puedes pedirlos por LED como opción.

MT09Tracer 032

Otros elementos que abundan en su comodidad y utilización turística es la posición de las estriberas, el caballete de serie, los prácticos anclajes para maletas y la toma de corriente de 12 voltios situada en la parte izquierda, bajo el carenado.

El peso se ha mantenido muy contenido, 210 kilos en orden de marcha suponen un incremento de unos 20 Kg, con caballete, carenado, protectores de manos, 4 litros más en el depósito y mas equipamiento. La relación potencia/peso resulta muy favorable.

La Tracer viene de serie con un equipamiento muy completo pero, si se quiere mayor adaptación viajera, Yamaha ofrece un amplio catálogo de elementos entre los que destacamos, la parrilla trasera, maletas semirrígidas, bolsas sobredepósito o pantalla de mayor tamaño.

Se vende en tres colores: Gris oscuro con horquilla y llantas doradas, rojo oscuro con horquilla dorada y llantas en negro  y gris plata con horquilla y llantas en azul. Hemos dispuesto de una unidad en plata/azul, una combinación de colores que nos ha gustado, aunque las tres opciones nos parecen estéticamente muy acertadas.

MT09Tracer 058

El precio de 9.799€ y sus prestaciones, la colocan en una posición más que competitiva dentro de su segmento, sobre todo si valoramos todo el equipamiento que lleva de serie.

Pasamos a la opinión de nuestros probadores….


MT09Tracer Pe

Primer probador:

José María Hidalgo

Ficha Técnica: 60 años, 85 kilos, 1,83m

Nivel: Rutero, sufridor de atascos, adicto a las carreteras de montaña, aficionado a las tandas en circuito.

Viendo las fotos de la Tracer y mas aún al verla al natural, me parecía un autentico acierto. Una moto de ergonomía trail con la ligereza y agilidad de la MT09 y con un motor de sus mismas prestaciones podría ser un compendio de comodidad, facilidad de uso y sensaciones deportivas, mi únicas dudas eran si el mayor peso no comprometería las suspensiones ya algo mórbidas en la MT09 si sacabas su lado mas agresivo y la posible brusquedad de su motor a pocas vueltas, que si no es tan criticable en una moto tan “cañera” como la naked, si lo sería en una moto de aspiraciones polivalentes y viajeras.

Dudas solventadas en los primeros kilómetros, el cambio de muelles, mas firmes, y el anclaje del amortiguador trasero, ahora con bieletas para obtener mayor progresividad, hacen que se comporte mejor que su hermana, al menos para mis preferencias y el tipo de uso que yo le he dado. El motor funciona mucho mejor abajo y ya no te patea cuando abres gas desde pocas vueltas, sin que por ello haya perdido empuje o prestaciones, el nuevo ajuste de la inyección es mucho mejor para el usuario medio en cualquiera de los mapas de entrega de potencia.

Volviendo al aspecto, es obvio que está inspirado en las trail ruteras, plásticos angulosos, asiento amplio en dos niveles y con dos posiciones de altura para el piloto, reposapiés metálicos situados en posición relativamente baja, manillar ancho, carenado delantero envolvente, pantalla de razonable tamaño y ajustable en altura, protectores de puños, caballete, anclajes para maletas. El aspecto general es impactante, con mucha personalidad, parece una moto de mayor cilindrada y sus tres combinaciones de colores muy atractivas.

MT09Tracer 023

Si pensamos que incorpora de serie ABS, Control de Tracción, faros y pilotos de LED y que cuesta menos de 10.000€ puesta en tu garaje, no hay duda de que es difícil no considerarla como clara candidata si buscas una trail asfáltica.

Pero no es una trail, no nos engañemos, ni sus neumáticos, ni sus llantas ni la entrega de su motor están pensadas para el campo. Yamaha ha hecho una fantástica rutera, una moto divertida y efectiva en carreteras retorcidas y muy utilizable en ciudad; en resumen,  una moto muy polivalente sobre asfalto, pero no ha pretendido que se le dé utilización off-road, salvo para caminos por los que pueda circular casi cualquier moto de carretera. Y bajo esa premisa la he probado, mi moto para todo uso ya que no suelo salir del asfalto.

Es una moto alta, incluso en la posición baja de asiento. Se nota al pasar la pierna por encima de el al subirte, una talla media/alta está muy a gusto pero, si eres bajo, necesitarás habilidad para manejarla en parado. Una vez encima es muy cómoda, piernas poco flexionadas, tronco erguido pero no exageradamente, brazos abiertos ya que el manillar es muy ancho y lo parece aún mas por el añadido de los contrapesos y anclaje de los protectores de manos. El asiento parece algo duro, estrecho delante para facilitar apoyar el pie en el suelo y suficientemente ancho y largo para resultar muy habitable y permitir cambiar de postura.

MT09Tracer 035

El cuadro de instrumentos merece mención especial. Está bien situado, la información es muy completa y claramente visible, con números grandes y bien definidos (los que ya tenemos edad valoramos estos detalles). El la zona izquierda van los datos mas importantes, velocidad, revoluciones, marcha engranada, reloj y modo de potencia activo, también el indicador ECO que marca que vamos a un régimen de bajo consumo. A la derecha un panel seleccionable en tres grupos de 3 valores que podemos ajustar a nuestro gusto con un intuitivo (una vez le pillas el truco) menú seleccionando donde poner el odómetro general, consumo, trip 1 y 2, temperatura del refrigerante, temperatura ambiente y alguna cosa más. Hay una cuarta pantalla que se activa cuando se enciende la reserva y nos indica cuantos kilómetros llevamos con ella. Entre estas pantallas se navega con un pulsador doble situado en la piña izquierda, accesible sin quitar la mano del manillar.

MT09Tracer 001

A la izquierda del todo, el botón TCS nos permite anular o volver a activar el control de tracción, anularlo si, por ejemplo, queremos hacer caballitos o transitar alguna pista de tierra.

Al menú se entra pulsando durante 2 o 3 segundos el gatillo de ráfagas y se navega con el de cambio de pantalla, resulta fácil una vez aprendes a moverte con el pulsador doble y a confirmar con el de ráfagas.

En la piña derecha tenemos el pulsador de cambio de modo que se puede hacer en marcha solo con cortar gas. También el botón de “warning” y el pulsador de desconexión y arranque.

Al arrancar aparece un sonido discreto que a más revoluciones se convierte en un sonido ronco de sirena. La primera entra sin escándalo y el tacto de los mandos es agradable, incluso el embrague, a pesar de ser por cable, no resulta cansado y se dosifica bien.

Cada vez que arrancas te encuentras el modo estándar de entrega de potencia y el control de tracción activado, independientemente de cómo estuviera al quitar el contacto. Por lo tanto, inicio la marcha en modo estándar e inmediatamente me dedico aprobar el funcionamiento en ciudad, dejando caer el motor y acelerando a continuación. La brusquedad de la naked ha desaparecido, puedes acelerar desde poco mas de 2000 rpm en cualquier marcha sin titubeos ni brusquedades, a partir de 4.000 ya con mucho empuje, que se mantiene hasta poco antes del corte del encendido al que se llega con facilidad, el motor empuja muchísimo pero con nobleza en la entrega.

MT09Tracer 050

En los primeros kilómetros he tenido que acostumbrarme a la anchura del manillar que inicialmente me parecía excesiva para una moto tan ligera, cuando empujaba el manillar para inclinarla me parecía que la iba a tirar al suelo, pero era problema mío, ya acostumbrado a hacer menos fuerza, me ha parecido fenomenal, a poca velocidad te ayuda a controlar la moto y aprovechar su corto radio de giro y a más velocidad a realizar los cambios de dirección sin esfuerzo.

Por ciudad, solo puedes criticarle, y no mucho, la anchura de su manillar al atravesar filas de coches parados, aunque pasa por encima de los retrovisores de los turismos te molestan los de furgonetas y 4x4. Como contrapartida, te ayuda a manejarla con mucha facilidad a baja velocidad. Para caracolear puedes aprovechar su buen radio de giro, bastante corto para una moto de su envergadura. El motor es suficientemente suave y progresivo en cualquier modo para facilitarte la conducción pausada, especialmente si seleccionas el modo B, el de respuesta menos agresiva, pero incluso en modo A no presenta problema alguno ni a baja velocidad. El embrague funciona bien y, sin ser “de mantequilla”, no requiere gran esfuerzo al ser accionado, su funcionamiento es progresivo y su recorrido al soltar, adecuado. No resulta difícil encontrar el punto muerto y el cambio no es ruidoso, la pata de cabra es estable y robusta y el caballete sólido y fácil de accionar sin utilizar mucha fuerza. Su altura libre permite subir y bajar de aceras medias sin chocar, aunque con las mas altas conviene tener cuidado para no golpear el escape. Entre semáforos te basta girar un poco el puño para llegar el primero, el motor es muy contundente y, en marchas cortas, acelera mucho desde cualquier régimen. Como moto práctica solo necesitas añadir capacidad de transporte, basta con añadir la parrilla trasera para mejorarla, aunque, curiosamente, no he visto en su catálogo oficial de accesorios un baúl específico que apreciarían los usuarios mas urbanos. En este apartado voy a incluir su seguridad en caso de caídas leves, propias de este entorno, el aspecto robusto de las extensiones del manillar y protectores de puños indican que puede salir casi ilesa de cualquier arrastrón en el que no rebote o se de la vuelta, protegiendo también la integridad del piloto, pero no se me ha ocurrido verificarlo, por supuesto.

MT09Tracer 033

Por autovía he ido probando los modos de entrega. La verdad es que se nota el cambio, sin que haya grandes diferencias entre el A y el estándar. Yo me quedo con el estándar para casi todo, buena respuesta, buen tacto de gas y suficiente agresividad al girar rápido el puño, pero tanto el A, mas contundente en bajos y medios como el B, justo lo contrario, funcionan sin baches, tirones o patadas. Haciendo la prueba de bajar a 2.000 rpm en sexta y acelerar, se ve hasta que punto está conseguida la gestión de la inyección, acelera con cierta pereza hasta pasar de las 3.000/4.000 rpm pero sin traqueteo o queja alguna, a partir de las 4.000 acelera con ganas y no deja de hacerlo hasta el corte. El motor parece de mayor cilindrada, para un 850 cc las prestaciones son impresionantes, no creo que nadie que busque una trail asfáltica y viajera pueda necesitar más respuesta. La posición es suficientemente cómoda para plantearte cualquier viaje, el asiento, que me resultaba duro con ropa de calle, con ropa de moto (la he llevado con cuero y con cordura) me ha parecido perfecto y permite mucho movimiento encima lo que evita que se te duerma la parte alta de las piernas. Quien sufra de las rodillas o caderas tampoco tendrá problema ya que no van muy flexionadas. He probado la cúpula en posición baja y alta. El ajuste de altura de la pantalla se hace sin herramientas, aflojas del todo los dos pernos laterales, deslizas el conjunto hasta la posición que desees y vuelves a apretarlos, menos de 10 segundos y asunto resuelto. En la posición baja quita la presión de aire del torso y, con mi 1,83 y sin inclinarme, lo envía la la parte alta del pecho evitando cansancio y zarandeos. En posición alta, lo envía al cuello, lo que es perfecto en verano, pero en estas fechas y de madrugada he echado de menos una pantalla mas alta y también mas ancha ya que se cuela el frio por los laterales de su zona baja dado su estrechamiento en esa zona. Si fuera mi moto compraría la pantalla grande opcional, que tiene pinta de proteger todo lo necesario y más y las intercambiaría entre estación y estación. Creo que también añadiría los puños calefactables, los protectores de manos quitan bastante aire, pero no evitan del todo que se congelen ¿alguno lo hace en días duros? La estabilidad en línea recta y curvas rápidas de autopista es intachable y la comodidad de las suspensiones con asfalto digno, también.

MT09Tracer 055

Por carreteras nacionales aprovechas su motor para adelantar de manera fulgurante y te ahorras cambios de marcha ya que puedes atravesar pueblos en marchas largas si sobrepasar los límites de 50 km/h establecidos normalmente. Si mantienes encendido constantemente el indicador ECO imagino que puedes conseguir consumos bajísimos, pero sin preocuparte de ello puedes hacer etapas de mas de 300 km sin problemas. En mi caso he hecho dos lecturas, la primera mezcla de ciudad, autovía, carreteras nacionales y algunos tramos de montaña a ritmo algo superior al estándar y he hecho 254 km con 14,7 l (5,78 l/100Km), lo que da una autonomía de 311 km y este consumo seguro que baja a ritmo sostenido de viaje. La segunda lectura ha sido con una conducción mas deportiva llevando mas arriba el motor, he hecho 286 km con 17,3 l (6,04 l/100Km), apurando bastante la reserva, pero incluso a ritmo deportivo, la autonomía se acerca a los 300 km, nadie se quejará de este punto. Un detalle es que el cuadro marcaba consumos de 5,4 y 5,6 al final de cada repostaje, es decir unos 0,3/0,4 l. menos que lo que he medido en cada caso, aunque esto suele ser habitual en la mayoría de motos que he probado..

No podía faltar un par de recorridos por puertos de montaña, uno en solitario, para hacer alguna foto y disfrutar de la agilidad y ligereza de este modelo. Lo mejor es el motor que tracciona de maravilla y con mucha fuerza, pero la parte ciclo le acompaña muy bien, es muy ágil y reactiva, como era de esperar con su distancia entre ejes, peso y anchura de manillar, pero no nerviosa. Mantiene una buena estabilidad y aplomo en toda circunstancia y solo se nota negativamente la altura de su horquilla en cambios rápidos de una inclinación a otra y si tienes que frenar muy fuerte a la entrada de la curva, aunque menos que en otras motos de suspensiones altas (no incluyo a las GS por su particular geometría al llevar basculante delantero). En general las suspensiones funcionan muy bien, suficientemente firmes para asfaltos buenos y medios e incluso algo duras para carreteras rotas. El apartado frenos, intachable el delantero con gran tacto y mucha potencia y el trasero eficaz. La horquilla trabaja bien y, sin proporcionar la firmeza de una naked deportiva, aguanta bien la frenada, muy bien si combinas ambos frenos. El ABS me ha parecido poco intrusivo y muy rápido de reacciones, con pulsaciones cortas. Un apunte sobre los espejos, van bien y no obligan a apartar demasiado la vista de la carretera pero, teniendo en cuenta lo ancho del manillar y cubremanos, se podrían haber situado en una posición mas extrema sin aumentar la anchura total y dedicarían toda su superficie a mostrarnos la carretera en lugar de perder una parte mostrando nuestros brazos..

MT09Tracer 056

La segunda salida ha sido con mis compañeros habituales en las rutas de fin de semana, un grupo variado de motos en que predominan las GS 1200 de diferentes años, salir con ellos me permite probar la facilidad y comodidad con que voy a un ritmo que suele ser parecido en todas las salidas. Me he sentido muy a gusto, la Tracer se mueve fantásticamente por estas carreteras de montaña y permite ritmos muy vivos con mucha facilidad, la aceleración y retención de su motor te ayudan a ganar espacio en la recta si te has equivocado en la curva anterior y a entrar en las curvas con elegancia ahorrándote frenadas fuertes. Puedo decir lo más positivo que se puede decir de una moto: Me lo he pasado estupendamente con ella.

Conclusión: Si esta moto no es un éxito de ventas, no lo voy a entender. Es divertida, habitable, con buenas capacidades ruteras, relativamente protectora, de consumo razonable, con motor potente, musculoso y de respuesta poco comprometida, dotada de ABS y control de tracción, muy dotada de componentes de serie (manoplas, caballete, completo cuadro de instrumentos) y, en mi modesto entender, con un aspecto muy atractivo. Si añadimos una relación potencia/peso muy favorable y un precio más que competitivo, es difícil no tenerla en cuenta. Eso si, no hay que dejarse engañar por su aire trail, es una moto 100% de carretera, si valoras la faceta off-road, hay opciones mejores. Tampoco es una moto para principiantes, el motor es noble, pero muy enérgico y necesita una mínima experiencia para su manejo.

MT09Tracer 044

Jose Mª Hidalgo


Tomás posando

Probador: Tomás Pérez

Ficha Técnica: 191 m, 107 kilos, 56 años

Nivel: Subcampeón 2012 Mac90 categoría Twin

¿Cómo podemos situar esta nueva Yamaha MT-09 Tracer dentro de ese abanico de motos trail de asfalto, o motos “suv”, que crece y crece, ampliando el sector de motoristas al que toca? Pues creo que desde el momento en el que te subes a ella y, sobre todo, desde que echas a andar siquiera los primeros metros empujado por su tricilíndrico, esta versión equis de la MT-09 deja bien definida su propuesta. Veámosla.

Posición
Es lo primero que llama la atención, la postura, en el momento de subirte a la Yamaha MT-09 Tracer. Más bien alta (el asiento ofrece dos elevaciones), la extensión d su manillar resulta superlativa en el momento de agarrarte a sus puños, así, a ojo y a bote pronto, diría que es el más ancho de esta nueva categoría “suv”, trail asfáltica, o trail-sport-turismo, como la llama uno de nuestros lectores, que crece por momentos en nuestro mercado. Pero no acaban en este punto los detalles destacables por los que ha apostado Yamaha en la posición del motorista sobre esta versión Tracer de su MT-09. Las torretas sobre las que se monta este manillar de 90 cm (finalmente, he echado mano del metro) se elevan nada menos que 12 cm sobre la tija superior, prolongando la inclinación hacia el pecho del motorista que llega desde el propio ángulo de dirección del tren delantero. Así, el tronco queda completamente vertical, cuando no, teniendo una envergadura de brazos como quien subscribe, puede colgarse de los puños para llevar una conducción casi custom, echando incluso la espalda hacia atrás.
Además de esto, los pies se aposentan sobre unas estriberas particularmente bajas, un detalle obligado para facilitar, por pura geometría, una conducción puestos en pie, por muy ocasional que se sugiera en este modelo.
Bien. ¿Qué es lo que queda como resultado de la combinación de esta posición tan extrema, por así llamarla, en la conducción de la Tracer? Pues la sensación, nada más ponerte en marcha, de ejercer un dominio totalitario sobre el asfalto. Podemos decir que la posición de la Tracer es la del control total. Los inquietantes brillos del pavimento, los respiraderos metálicos del metro o el reguero del camión municipal, con su característico sentido de la oportunidad, se abordan con otra actitud a los mandos de esta MT-09 Tracer. A poca experiencia que tengas, la sensación de dominio que ofrece, casi te hace desear la provocación de las eventualidades con las que el asfalto puede salirnos al paso. Sirva esta mínima experiencia como muestra:

TracerIMG 20150405 WA0009Apenas había recorrido un par de kms con la Tracer, haciendo el curso básico de sus mandos, modos y menús (hay uno avanzado para los aficionados a los datos y las referencias), cuando he abordado un viraje a izquierdas, plano y redondo, con una alegría tan natural como la que motiva ese control que transmite la posición de la Tracer. De repente, en medio de la trazada y en plena inclinada, una grieta quebrada y traidora, me ha salido al paso, como quien dice, con las peores intenciones; sin embargo, con esa sensación de dominio, tan cierta y tan perceptible como el frío de febrero, ha pasado como un rodillo indiferente, aplastando cualquier temor, la más mínima inquietud, por encima las amenazas de aquella grieta insolente.

Con esa posición y la progresión del tricilíndrico y sus modos, de la que hablamos a continuación, conducir la Tracer en mojado debe ser (no hubo posibilidad, y mira que lo deseé), lejos del rechazo, el tedio o del temor que representa para muchos motoristas, un verdadero placer. Pisar el asfalto empapado con la Tracer debe de transmitir una seguridad parecida a la que sientes cuando te elevas sobre un escalón revestido con esa lija adhesiva, obligada ahora por las normas de seguridad laboral, entre otras.

TracerIMG 20150405 WA0006La Geometría
Es algo que hay que tener muy presente a la hora de probar una moto de este tipo y, sobre todo, a la hora de compararla con modelos de otras categorías más ruteras por pura genética. De hecho, no hay que olvidar que Yamaha, sin ir más lejos, ofrece también como básica la versión naked de la MT-09, lo mismo que hacen otras marcas. Así pues, no debe sorprendernos que, por ejemplo, esta Tracer se muestre particularmente nerviosa a alta velocidad –o tal vez debería decir “altísima velocidad”, sólo alcanzable en nuestra de pruebas pista habitual-, o que la horquilla adolezca de cierta debilidad en los cambios de dirección más enérgicos, al modo de una chicane, o incluso en una clavada de freno en plena inclinada, con la aparición de un venado en los parajes más silvestres o de un perro despistado en el entorno más urbano.

TracerIMG 20150405 WA0014 1Sin embargo, y a pesar de esa ineludible genética trail, la Tracer muestra unas aptitudes deportivas, en cuanto a su geometría se refiere, que invitan como pocas motos de este tipo a la diversión sobre los trazados más revirados, con el valor añadido de ese control que ofrece su particular posición. Como todo el mundo sabe, la capacidad de giro sobre el viraje es determinante. Bien. La Tracer vira sobre una moneda, como quien dice, a una velocidad más elevada de lo que podría presumirse, y encara la salida de la curva con la contundencia que imprime el cañón de su tricilíndrico, catapultando al motorista, como un meteoro, a por la próxima tumbada.

El Chasis
Es una sencilla estructura que une la pipa de dirección con el basculante y que abraza el tricilíndrico para dejarlo en vilo sobre el asfalto que pasa a sus pies, doblegado por ese dominio que ejerce todo el conjunto sobre él. Un basculante que, sólo en este caso de la Tracer, se suspende sobre la progresión de un sistema de bieletas, y no directamente sobre la rueda trasera, como es el caso de su hermana básica o naked.

TracerIMG 20150405 WA0021Motor

Con motivo de nuestra prueba a fondo de la MT-09, mis compañeros me la arrebataron prácticamente de las manos, y apenas si pude catar las migajas de un escaso trayecto urbano. Aun así, tuve tiempo para sorprenderme con el auténtico cañón que dispara este tricilíndrico en su régimen medio.
Ahora, antes de subirme a esta Tracer, me explicaba José María que la entrega resulta más redonda y sobre todo más uniforme que la de su hermana naked. Bien. Al pulsar el botón de arranque, la sirena del tricilíndrico se deja oír al ralentí con el timbre agudo de una soprano sobre el coro de graves que sale del escape, y al girar el puño, aún en punto muerto, un rugido seco y cavernoso delata la bestia que encierran esos 847 cc.
Bien, pues dado que mi contacto con la versión de base fue tan efímero y como lo único que recuerdo de él es ese efecto de cañón, pues debo tranquilizar al lector y decirle que es lo primero que he identificado en esta “suv”.

Sí es posible que en la Tracer no se perciba tan rotundo –hablo sólo a nivel de sensaciones- y tal vez, también, sea el resultado de esa uniformidad que Yamaha ha logrado en esta nueva versión de su tricilíndrico, eliminando algún escalón anterior con el que causase una impresión más impactante de ese cañón, porque lo que es ahora, a la Tracer, lo que es empuje, no le falta en absoluto. Es capaz de emerger desde las dos mil rpm en sexta (unos 60 km/h) sin un titubeo, sin quejas ni protestas, cargando con las dos plazas, mostrando un poder propio de un motor de cilindrada bastante superior (Aparte de la distribución y las cotas del bloque, la electrónica hace maravillas hoy día, sobre todo, en lo que a los bajos se refiere).Después, en medios, aparece el cañón con la misma fuerza que saca su hermana naked. Algo más arriba, un poquito por encima de las siete mil, el tirón se aplana, continuando con un empuje tan uniforme hasta el corte del encendido, sin que tengas la percepción de que estás llegando a él.

En definitiva, se puede decir con todas las letras que el motor de la Tracer es soberbio y que tal vez se erige como el elemento más sobresaliente de esta Tracer…, ¿o no? Lo veremos ahora.

TracerIMG 20150405 WA0007 1Modos
El menú electrónico ofrece tres, y no implican una elección de otras tantas motos distintas, sino que encontraremos tres formas, al nivel del matiz, de entregar la potencia de estos tres cilindros, en total 115 CV a 10.000 rpm declarados por Yamaha.
El modo “Standard” aparece por defecto al girar el contacto y es, pues eso, el término medio sobre el que la Tracer describe su curva de potencia. El modo A es el más agresivo, aunque como se percibe en realidad es un punto más alegre que el “Standard” en las primeras rpm, y por último, el modo B suaviza algo la cresta, dejando la entrega óptima del tricilíndrico para la conducción en mojado, rematando por completo el conjunto para entronizar a la Tracer como, podríamos decir, “La Reina de la lluvia”.

Vibraciones
Aparecen sólo al acelerar, sobre todo, claro está, si abres el puño a fondo con el motor bajo de vueltas. A mí, particularmente, me resultan agradables porque me hacen sentir una moto viva, pero pienso que mis sensaciones pueden resultar poco objetivas en ese aspecto, después de subir mi trasero, hace décadas, sobre los inquietantes monocilíndricos que se fabricaban aquí o, más aún, sobre una temblorosa Norton con su motor trepidando hasta nublarte la vista, cuando la mirabas. Eso deja una huella para toda la vida y una referencia para las vibraciones colocada en un umbral que cuesta imaginar hoy día.
Así es que no me sorprendería que a algunas manos de tacto más exquisito que el mío y unos pies de finura más delicada no les agradase esa vibración que aparece sólo en un momento tan excitante como el de la aceleración de este tricilíndrico, sí, sólo acelerando, para disiparse yo diría que por completo cuando el motor se sintoniza con el orden de marcha de la moto.

Consumo
En este apartado aporto el del depósito que gasté con una conducción más incisiva, cuajada de continuas aceleraciones, con unas cuantas llegando al corte del encendido:

252 km con 16,09 litros, lo que arroja un consumo de 6.38 litros/100km.

MT09Tracer 005Protección y Diseño
Son dos conceptos que parecen enfrentarse una y otra vez, y hablando con toda mi ignorancia, frente a los que en muchas ocasiones, parece, insito, que el diseñador se ve ante el dilema cuando se pone frente al plano, sin dejar de pensar en el ineludible rasero que le impondrá después su departamento de marketing.

Un servidor, particularmente, trata siempre de eludir los comentarios sobre la estética de una moto, salvo cuando resalta en vivo sobre las fotos, o viceversa, porque pienso que siempre tiene una visión muy personal de cada lector, y que la mía poco o nada debe de interesarles. Sin embargo, en el caso de la Yamaha MT-09 Tracer, tengo que hacer alusión, por fuerza, a la imagen imponente, incluso espectacular, que proyecta, especialrmente su frontal. Estoy seguro de que captará la atención de muchos y conquistará el corazón de bastantes motoristas; un ejercicio de diseño, por tanto, que parece haber logrado un resultado tan original como llamativo.

Pero vayamos a la parte práctica, a la protección, que constituye mucho más el objeto de nuestro trabajo que el apartado de la estética. La pantalla puede subir y bajar deslizando a lo largo de una corredera, después de aflojar las roscas que la bloquean. En la posición más alta, sentía cómo recortaba perfectamente su silueta frente al viento y proyectaba su vacío por debajo de mi cuello y en el centro justo del pecho, pero nada más. El resto, es decir: los hombros y dos franjas estrechas, situadas en los laterales del tronco, recibían directamente el impacto del viento. Además, aumentando la velocidad en esta posición más elevada, se forman unas turbulencias que restan aun más la ya recortada protección que ofrece la Tracer. En cualquier caso, no olvidemos que estamos hablando de una trail, por muy asfáltica o “suv” que se presente, y lo que no podemos pretender es que nos brinde el abrigo de una GT o del parabrisas de un scooter.

Bien es cierto que, si desplazamos la pantalla hasta su punto más bajo, la Tracer ofrece una sintonía aerodinámica bastante más conseguida, desapareciendo, prácticamente, las turbulencias, incluso a alta velocidad. De esta forma, la conducción resulta un punto más cómoda a un ritmo de crucero, dejando la posición más alta para momentos de lluvia intensa, por ejemplo, y siempre a una velocidad que no supere los cien, más o menos.
En cuanto a los protectores de las manos, ocurre algo muy similar a la capacidad de abrigo que ofrece el semicarenado y su pantalla, sacrificando la parte práctica en pro de un diseño evidentemente vanguardista y espectacular.

TracerIMG 20150405 WA0005Frenada
En cuanto vi las clásicas pinzas que Tokiko fabrica para Yamaha montadas sobre las barras de la Tracer, supe que este aspecto estaba garantizando sobradamente. Antes de subirme a ella, recordé mi R-1 de carreras (2004), a la que cambié todo el conjunto de frenado. Monté unos soberbios discos Brembo de 330 mm, una bomba PT de competición, con paso de 19, y unas pastillas de carbono. Sí, todo cambiado, todo, excepto las pinzas Tokiko originales, que me ofrecían un rendimiento excelente en carrera, permitiéndome rebasar a algún que otro rival disputándole la frenada incluso con mi peso (más de un quintal).
En la Tracer ofrecen ese rendimiento a todo el conjunto de la frenada, respondiendo a la maneta con una mordida contundente y precisa, aun con la transferencia de los latiguillos de goma.
Por ottro lado, esta Tracer cuenta con la salvaguarda de un ABS, todo un lujo por un precio tan contenido, que conviene subrayar. Su intervención me resultó inesperada en algún momento y tal vez por ello un tanto intrusiva. Quizá esa impresión fuera el fruto de la soberbia efectividad que ofrecen los frenos, deteniendo la moto con una rectilínea contundencia. En todo caso, la Tracer se para en una distancia tan exigua que resulta difícil de imaginar y lo hace sin descomponer ni un ápice de su estabilidad sobre el asfalto.
Además de ello, el freno trasero de la Tracer va un punto más allá de esa mera función geométrica que busca mantener la moto lo más horizontal posible durante la deceleración, y ofrece una capacidad de retención extra, que no te esperas en una moto tan alta y que remata su capacidad de frenada.

Suspensiones
La horquilla, invertida y regulable, ofrece un tarado bastante rutero, a pesar de su longitud. No consume rápidamente, como cabría esperar, los primeros milímetros de su recorrido en una frenada exigente, sino que mantiene el tipo desde el punto más estirado para absorber con eficacia toda la retención, hasta la entrada en acción del ABS, si es que fuera necesaria. Por otro lado, su funcionamiento, sus oscilaciones arriba y abajo me trasmitían bastante más información de lo que hubiera pensado en un principio sobre lo que ocurre en el contacto del neumático con el asfalto.

En cuanto al tren trasero, el amortiguador está montado sobre un basculante asimétrico, con un lado en forma de bumerán, o de banana, que recuerda tiempos pasados de los grandes premios, y que ya hemos dicho que en esta versión Tracer de la MT-09 pivota sobre un sistema de bieletas. Lo cierto es que resulta un prodigio combinando la efectividad en la tracción, absorbiendo el relieve, y el confort para el viaje más placentero.
Con las suspensiones de la Tracer, en conjunción con esa posición de dominio absoluto que ofrece al motorista, los baches y los badenes convierten en ridícula cualquier inquietud que pudieran provocar conduciendo otros modelos, y esos obstáculos urbanos, vigilantes, o como quieran llamarlos, sobre los que pintan pasos de peatones, representan, a los mandos de la Tracer, una auténtica provocación para volar sobre ellos, provocación que debemos ignorar, por supuesto.

MT09Tracer 006Off Road
Tengo que confesar al lector que, al sorprenderme viendo los Dunlop Sportmax D-222, con su aspecto poco menos que de slick rayado, y los colectores cromados, expuestos con toda impunidad a los posibles impactos de las piedras y otros proyectiles que pudiera lanzar la rueda delantera en una conducción fuera del asfalto, lo cierto es que me retuve de mi primera intención, la de sacar la Tracer de la carretera, al menos en un tramo corto.

Pero no por esto, vamos a obviar las cualidades off road de esta Tracer que se cobran su pequeño tributo sobre el asfalto, como ya hemos comentado. Son la altura global de toda la moto, lógicamente más elevada que la MT-09 básica, una distancia libre al suelo recortada por unas estriberas situadas más abajo que en la naked y unas suspensiones un punto más blandas en sus primeros mm de recorrido. No tengo ninguna duda de que la Tracer se moverá con sobrada soltura para alcanzar a través de una pista la acampada de una concentración o el apartado chalé de un amigo con vocación de anacoreta.

De otro lado, a pesar de no tocar la tierra con ella, sí que hice la prueba de ponerme en pie sobre sus estribos. Este gesto me sirvió para comprobar cómo el manillar queda un punto tirado hacia atrás por el efecto, como hemos dicho, de la prolongación que hacen sus torretas del ángulo de dirección de la moto, de manera que tenía que conducir un tanto encorvado, claro está, con mi 1,91 de estatura. Se podría decir que en mi caso podría aparecer algún dolor de cuello tras una travesía puesto en pie, pero como en la Tracer, no pienso, de momento, hacer el Dakar, precisamente, este detalle no pasa de ser una excusa más para dar rienda suelta a esa tendencia de escritor de largo recorrido que late dentro de un servidor. Discúlpeme el lector.... Estos fueron mis primeros pensamientos, pero he te aquí que descubro en su web oficial que Yamaha pone a disposición como extra dos suplementos para elevar considerablemente el manillar y evirtar a tipos tan altos como el que escribe esa remota molestia. En todo caso, un motorista de una estatura más discreta seguro que se siente de una manera mucho más natural puesto en pie sobre la Tracer, tal y como viene de origen, que un servidor.
Por último, concluir este apartado señalando que, para una forma más off road de entender una trail, o una maxitrail, Yamaha ya pone en el mercado su línea Ténéré.

MT09Tracer 013Dos plazas
El espacio que ofrece resulta generoso, tanto a lo largo como a lo ancho, para la categoría de la Tracer. El espumado del asiento transmite una primera sensación de dureza que se suaviza con el paso de los kilómetros, empezando a resultar bastante amigable, y llegando a sentirse cómodo en una travesía más larga. Las asas dispuestas en los laterales permiten varias posiciones de agarre, en cualquier caso, dejando los brazos del pasajero en una postura muy natural. Sobre ellas se pueden ver los anclajes dispuestos para dos prácticas maletas laterales, que Yamaha ofrece como un interesantísimo extra para completar la capacidad viajera de la Tracer.

En cuanto al motor, su fuerza, su poderío, ya lo hemos mencionado con el simple ejemplo de la respuesta desde casi el ralentí para salir acelerando. Da la impresión de que a este tricilíndrico le suponga el mismo esfuerzo cargar con uno que hacerlo con dos.
Finalmente, la horquilla sí que resulta con un tacto un punto blando llevando pasajero, llevando un servidor, con sus 107 kilos, además, una pasajera. De esta forma, la transferencia de carga en las reducciones entraña algo más de compromiso, aparte del consiguiente cálculo que siempre debemos de hacer con el peso extra.

De Noche
Este aspecto es uno de los que más han evolucionado mejorando las motos en los últimos tiempos, el que más. El grupo óptico, tan llamativo como el resto de la carrocería de la Tracer, apoyado en la tecnología led, ofrece una haz de luz con una amplitud, y sobre todo con una intensidad, como las mejores del momento motociclista que vivimos. El foco izquierdo, de concepción "larga distancia", se enciende con la luz de carretera, iluminando el fondo de la ruta para permitirnos ver lo que viene con sobrada antelación, es decir: a una velocidad muy por encima de la permitida
Por otro lado, la visibilidad nocturna de los dos displays de información es suficiente. Para dar una idea, con una presbicia de dos dioptrías tan sólo quedan ilegibles las letras que aparecen en el margen inferior indicando los modos de conducción, un dato que uno ya conoce antes de iniciar la marcha.

MT09Tracer 018En Parado
El caballete..., porque la Tracer monta un caballete, todo un extra en cualquier moto de hoy día, se posiciona sobre el suelo con firmeza y resulta tan fácil subir la moto sobre él como bajarla quedando aparcada en una posición francamente estable.
Resultará un verdadero lujo poder engrasar la cadena, por ejemplo, sin necesidad de recurrir a comprometidos equilibrios, con la moto en vilo sobe el caballete lateral.
El caballete lateral también ofrece una estabilidad sobresaliente, incluso en algunas pendientes.

Detalles.
-Todos los mandos y conmutadores tienen una fácil acceso, así como un accionamiento tan suave como preciso. Aunque el pulsador de la bocina, eso sí, se toca con demasiada facilidad, haciéndola sonar involuntariamente en varias ocasiones a lo largo de la prueba, con guantes finos; por lo que en invierno habrá que tener aun un poco más de cuidado.

-La ergonomía del depósito, incluso del chasis, alberga las piernas del motorista con total naturalidad.

-Los espejos no pueden sobresalir mucho por los extremos, claro está, de ser así, la Tracer parecería un albatros pidiendo pista con las alas extendidas. De esa forma, los retrovisores de diseño acorde con el conjunto, ofrecen su campo visual parcialmente recortado por nuestras muñecas o nuestros antebrazos. Nada, en todo caso, que nos vaya a privar de una vigilancia efectiva sobre lo que vamos dejando atrás o nos puede sobrevenir por la retaguardia.

Conclusión
Pues he dejado el que tal vez puede resultar el atributo más atractivo de este modelo para el final. La Yamaha MT-09 Tracer, una moto con un motor poderoso, excitante, una suspensión irreprochable, una frenada por encima de sus prestaciones, auxiliada con ABS, un confort destacable y, sobre todo, un dominio totalitario sobre el asfalto, Una trail de asfalto, una suv, redonda y completa por un precio que no deja más remedio que detenerse a mirarla, y sobre todo a tenerla en cuenta. 9.799 Euros.
Esta Tracer está llamada a ser, por fuerza, una de las superventas de 2015. Al tiempo.

Tomás Pérez


 Ficha Técnica

FichaTecnica


  Fotos Yamaha MT-09 Tracer

  • MT09Tracer_001
  • MT09Tracer_002
  • MT09Tracer_003
  • MT09Tracer_004
  • MT09Tracer_005
  • MT09Tracer_006
  • MT09Tracer_007
  • MT09Tracer_008
  • MT09Tracer_009
  • MT09Tracer_010
  • MT09Tracer_011
  • MT09Tracer_012
  • MT09Tracer_013
  • MT09Tracer_014
  • MT09Tracer_015
  • MT09Tracer_016
  • MT09Tracer_017
  • MT09Tracer_018
  • MT09Tracer_019
  • MT09Tracer_020
  • MT09Tracer_021
  • MT09Tracer_022
  • MT09Tracer_023
  • MT09Tracer_024
  • MT09Tracer_025
  • MT09Tracer_026
  • MT09Tracer_027
  • MT09Tracer_029
  • MT09Tracer_030
  • MT09Tracer_031
  • MT09Tracer_032
  • MT09Tracer_033
  • MT09Tracer_035
  • MT09Tracer_037
  • MT09Tracer_038
  • MT09Tracer_039
  • MT09Tracer_043
  • MT09Tracer_044
  • MT09Tracer_045
  • MT09Tracer_046
  • MT09Tracer_047
  • MT09Tracer_049
  • MT09Tracer_050
  • MT09Tracer_051
  • MT09Tracer_052
  • MT09Tracer_053
  • MT09Tracer_054
  • MT09Tracer_055
  • MT09Tracer_056
  • MT09Tracer_057
  • MT09Tracer_058
  • Tomás_posando
  • TracerIMG-20150403-WA0018
  • TracerIMG-20150405-WA0005
  • TracerIMG-20150405-WA0006
  • TracerIMG-20150405-WA0007_1
  • TracerIMG-20150405-WA0009
  • TracerIMG-20150405-WA0014_1
  • TracerIMG-20150405-WA0021


Vídeo de la Yamaha MT-09 Tracer

Vídeo gentileza de Yamaha.