Ducati Panigale 899: ¿La Deportiva Racional? - Sin Cafeína

el . Publicado en Pruebasafondo

Article Index

 

ALZ060003365

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Motor
Y llegamos al punto más controvertido, en un principio, de esta moto.
Podría decirlo de varias maneras, podría pasar por encima de ello, o rodearlo, echando mano de algunos recursos o de un par de perífrasis, pero ya que en la literatura siempre buscamos el calificativo que contenga el matiz exacto, para ser lo más certeros posible con el menor número de palabras, seamos directos, y, sobre todo, seamos honestos con el lector, que a la postre es con quien tomamos nuestro principal compromiso.

Observando una moto con una línea tan agresiva, con unos frenos contundentes, unas suspensiones de primera línea y un chasis, más que vanguardista, futurista; viendo, en una palabra, a la hermana pequeña de la Campeona de España y Campeona de Europa en Stock Extreme, uno espera otro empuje a bordo de esta Panigale pequeña. Lo cierto es que este 899 de Ducati me ha resultado –ya lo hemos dicho al principio- un tanto descafeinado.

Pero no nos precipitemos y veamos su posible destino.
Sí, es cierto que esta moto, con el soberbio tacto de la parte ciclo y los antecedentes deportivos de su hermana mayor, me resultó algo descafeinada, particularmente, en la subida de Motorland y también en su T-4…
Un momento: ¿En la T-4? Pero ¿en toda la T-4?

Pues la verdad es que, haciendo memoria, recuerdo que abordando ya en sexta el tramo final de la recta en bajada y casi a las puertas de esa apasionante curva en el final, la 16, la Panigale 899 empezaba a estirarse, logrando una cifra que ya podía considerarse dentro de lo aceptable com velocidad máxima.
Efectivamente, ya en las vueltas finales, cuando comencé a ajustar mejor las trazadas y sobre todo el momento de abrir gas al encarar la T-4, el marcador pasaba de los 240. Eso teniendo en cuanta el hándicap de mi peso fuera de catálogo (105 kg) y sobre todo mi corpulencia: Todo lo contrario a un piloto aerodinámico sobre la Panigale 899, con una carrocería tan estrecha como la proa de un destructor.
Por otro lado, mi compañero Vicente me confirmó, un par de días después, que las cifras anunciadas por Ducati son muy parecidas a las que la Panigale 899 ha obtenido en el banco de nuestros amigos de Castro-Maroto. Este segundo dato me deja realmente desconcertado –esperaba bastante menos- y me lleva inmediatamente a pensar en el primero, en ese estiramiento de la sexta al final de la T-4.
Parece claro que el desarrollo que la marca de Bolonia ha montado en su deportiva pequeña es llamativamente largo.

DSC06049

La Posición
No ofrece lugar a dudas: Más que deportiva, se podría decir que es puramente racing. La colocación a sus mandos te sugiere inmediatamente acoplarte sobre su estudiada ergonomía para estrujar el gas en pos del mejor tiempo por vuelta. Por otro lado, la posición sobre la Panigale 899 al paso por las curvas más rápidas de la pista no sólo se lleva con una pasmosa naturalidad, sino que, además, aporta un punto extra de seguridad, con un grado de más de confianza al acentuar el aplomo en el paso más inclinado y también más vertiginoso.

Pero, a pesar de esta cierta radicalidad, se puede disfrutar de esta Ducati deportiva por una carretera de montaña sin estar obligado a pilotar descolgado, con el codo apuntando al suelo, en cada viraje. Quiero decir que puedes deleitarte balanceándote curva tras curva, como en un placentero vals, haciendo una verdadera delicia de una mañana dominical por tus carreteras habituales.

Conclusión: La Deportiva Lógica
¿Y cuál es el resultado?
Bien.
Pues llevamos cuestionándonos en un continuo debate espontáneo, que se prolonga ya durante más de una década, cuál es el sentido, o si simplemente si tiene sentido hoy en día las superdeportivas que se fabrican para colocarles una matrícula y circular por carreteras públicas, o incluso por la ciudad, con las severas restricciones, controles y sanciones que, en materia de velocidad, se aplican hoy en día. Nos cuestionamos también, y tal vez sobre todo, si esa brutal aceleración que catapulta a una deportiva directamente a la estratosfera en apenas un par de hectómetros rectos de una comarcal serrana tiene algún sentido, y si lo tiene, nos podemos preguntar si es que no entra directamente en lo que hoy en día continúa representando la razón de ser de las Road Races británicas, con el TT de la Isla de Man a la cabeza.
Bueno, pues, a mi modesto entender y siempre a través de mi muy particular punto de vista, esta Panigale 899 viene a aportar un punto de racionalidad a este debate, representando el que tal vez sea un nuevo concepto de moto. Un nuevo concepto que quizá abra una nueva singladura, una nueva tendencia, quién sabe si muy seguida de ahora en adelante.
Esta Panigale 899, con su empuje lleno y musculoso en la banda media, pero con una aceleración más que asimilable por la mayoría de los motoristas sobre una parte ciclo al nivel de un Mundial de Supersport, se presenta en el mercado como
La Primera Superdeportiva Lógica para la calle.

Tomás Pérez

Fotografía: Negami

Artículos relacionados