Prueba Kawasaki Z900 limitable para el A2 - Segunda opinión.

Escrito por Mariano y José María el . Publicado en Pruebasafondo

Article Index


KawaZ900E 56


Probador: Mariano Caballero

Ficha Técnica: 50 años, 71 kilos, 1,75 m.

Nivel: Ruteroadicto, chiflado por la moto y por las carreteras ratoneras. Alma de viajero .





Recojo por la tarde/noche la Kawasaki Z900E para probarla al día siguiente; estos primeros 20 km para llegar al garaje son de autovía, y si las primeras sensaciones son las que valen… me temo que esta moto lo tiene difícil. Pero ¿difícil para qué? Bueno, eso lo averiguarás si eres capaz de aguantarme hasta el final.

Una vez en el garaje, a resguardo de este desapacible tiempo que nos acompaña estos días, que espero poder perder de vista mañana, me dedico a contemplarla de arriba abajo. Ya nos conocemos, es un modelo que ya lleva un año en el mercado (no esta versión, pero es idéntica a su hermana de 125 CV), pero no por ello es menos agradable dedicarle unos minutos, unos cuantos minutos a disfrutar de su estética. Como el tema estético es muy subjetivo, y en las fotos cada uno podrá hacer su juicio, solo diré que los acabados me parecen de calidad, y que a mí, personalmente, me gusta bastante.

KawaZ900E 46

Me levanto el día de la prueba con cierta ansiedad y con la esperanza de que el tiempo haya cambiado para poder probar bien la Kawa pero… me temo que me voy a mojar, voy a pasar frío y voy a tener que lidiar con el dios Eolo. La verdad, es de esos días que te quedarías en casa. No debo ser tan raro pensando así, cuando circulando por asiduas carreteras moteras, me he cruzado con un único loco en casi 300 km… si no cuento a mi compañero José María, claro, al que me encuentro casualmente en Cebreros (pero este no cuenta, este es un auténtico “obseso”, y sale a rodar pase lo que pase; parece que le obliguen). Y sin embargo, que equivocado estoy pensando así, pues he disfrutado como cualquier otro día de moto: mucho.

Ya estamos en marcha y, la verdad, no hace tan mal tiempo… ¡hace peor!.

KawaZ900E 31
Los primeros kilómetros, en busca de esas carreteras de montaña y curvas, son de autovía: 50 km aproximadamente, que descubren una posición de conducción muy natural; te sientes como si fuese tu moto de toda la vida. Evidentemente, este no es su medio, la protección es casi nula, pero a velocidades que no provocan pérdida de puntos, no te supone un esfuerzo. La suspensión, más que correcta. Con asfalto bueno, la dureza es adecuada y lleva la moto por su sitio sin esfuerzo alguno. Si no te aburre soberanamente rodar por autopista o autovía, no será la suspensión la que te haga parar a descansar. El motor, suave y siempre lleno. En seguida engranas la sexta velocidad, y desde 70 km/h el motor responde sin rechistar.

Mucha parte de la prueba la he disfrutado (sí, disfrutado) con el suelo muy mojado, lloviendo; la otra parte, siempre con el suelo considerablemente mojado o, en el mejor de los casos, muy húmedo. En estas condiciones solo puedo decir que me ha transmitido total seguridad; claro que la exigencia a la estabilidad de la moto en estas condiciones es mucho menor, pero no creo equivocarme si aseguro que la estabilidad de la moto es digna de mención. Ya en carretera nacional de curvas, con buen asfalto, la conducción es fácil, no te exige concentración, es muy intuitiva. Enseguida la sientes como si fuera “tu moto de siempre”, te hace sentir “en casa”. El motor me ha cautivado. Muy lineal, sin sobresaltos. Va subiendo bien desde escasas 2000/2500 rpm, a partir de 4000 empieza a estar en su salsa, y a partir de las 7000… hoy se encendía el piloto de “¡eh, cuidadito que está muy mojado!”. Por las condiciones del asfalto, salvo para probar la aceleración y buscar la pérdida de adherencia, he conducido más bien en marchas largas, y no he echado de menos nunca más potencia, el motor siempre tiene bastante para dar. El cambio es suave, rápido y preciso, acompañado de un embrague blando de accionamiento y suave de funcionamiento, puedes jugar con él sin notar cansancio cuando quieras divertirte de verdad y exprimir el motor.

KawaZ900E 66

En cuanto a los frenos: un huskie escapista y un servidor os podemos garantizar que funcionan a la perfección, en potencia y dosificación, incluso en mojado (me encantan los huskies, pero no desde esta posición, y creo que a él tampoco le ha hecho mucha gracia verme como me ha visto, estoy seguro que ambos nos hemos alegrado de no haber “intimado” más).

Me “he obligado” también a hacer unos kilómetros por esas carreteras ratoneras con el asfalto bacheado. Como un enano, así me lo he pasado aquí. Las suspensiones no son las perfectas para este tipo de carreteras, pero me han resultado bastante menos secas de lo que me esperaba, y me han sorprendido muy gratamente, al no exigirme estar especialmente atento, como cabría esperar, para reaccionar al “subviraje” esperado. La moto entra en curva con una naturalidad pasmosa, es ágil, se cambia de dirección con una facilidad y rapidez notables. A priori, hay motos más pensadas para este tipo de carreteras, las trail asfálticas por ejemplo, pero a mí me ha resultado muy adecuada para estos trazados: divertida y confiable.

KawaZ900E 56

En ciudad no he tenido la oportunidad de rodar lo suficiente para tener un criterio medianamente firme, pero visto lo visto, me atrevo a asegurar que por altura al suelo, suavidad y par del motor, cambio, embrague, agilidad, etc, etc, es un medio en el que se ha de desenvolver muy satisfactoriamente.

Resumen:
¿Me la puedo quedar? Como sé la respuesta, intentaré hacer un resumen más ortodoxo. Si bien no me ha resultado cansada en los casi 300 km recorridos (en los que ha tenido un consumo de unos 5.6 l/100 km), es claro que no es una moto pensada para hacer largos recorridos (no descubro nada), pero sí es cierto que su postura de conducción es muy natural y cómoda, es muy fácil de pilotar. El motor es muy suave y lineal, el embrague es blando y en reducciones fuertes no bloquea la rueda trasera; es equilibrada si pensamos en su relación manejabilidad/potencia, la aceleración desde parado es notable, a altas rpm es contundente. La frenada es potente y perfectamente dosificable. Está en su salsa en carreteras de curvas, cuanto más enlazadas más la apreciarás. No tiene modos de potencia, ni falta que le hace si tienes una mínima sensibilidad en la muñeca. Realmente, salvando el ABS, hace escasa o nula concesión al equipamiento electrónico. En ese sentido es básica… pero no he echado nada en falta, tiene lo preciso para divertirte y disfrutar de la moto. Su cuadro de instrumentos da la información necesaria y un poco más (cada vez que lo miro me acuerdo de Darth Vader), y una vez localizado cada dato, resulta fácil de leer. En definitiva, una compañera ideal para las salidas de un día, un poco más sufrida si decidimos viajar largo con ella, y sin descartar en absoluto su uso utilitario. Una moto que lo tiene difícil, muy difícil, para que me olvide de ella.

KawaZ900E 72


Continúa con la ficha técnica...

Artículos relacionados