Yamaha XJR 1300 - Músculo y sentimiento - Segunda opinión

Escrito por Tomás y José Mª el . Publicado en Pruebasafondo

Article Index

José María

 

Probador 1: José María Hidalgo

Ficha Técnica: 60 años, 85 kilos, 1,83m

Nivel: Rutero, sufridor de atascos, adicto a las carreteras de montaña, aficionado a las tandas en circuito.

 

 

La XJR 1300 siempre me ha encantado, desde aquellos modelos de 1997 réplica, con motor 1200, denominación SP y los colores de Yamaha EE.UU en amarillo y negro, con los que corría Kenny Roberts padre, o los de Yamaha Francia en azul con serigrafías en rojo y blanco recordando a Cristian Sarron, siempre ha llamado fuertemente mi atención. Nada mas clásico y bello que la estética de moto grande "de toda la vida", es decir desnuda, con manillar plano y postura razonable.

Una moto réplica de los 70 y 80 con componentes modernos que puede encuadrarse en el segmento “classic” ( o Sport Heritage según Yamaha), un motor que la acerca al de “Muscle Bike” y una estrategia por parte de su fabricante, como base para aficionados a las transformaciones, que permitiría encuadrarla en los de “Custom” o “Café Racer”. En estos últimos casos nos referimos al proyecto “Yart Build”, una colaboración entre Yamaha y algunos de los mas famosos transformadores a los que ha encargado trabajos con base en varios de sus modelos, en este y el XV950 sobre todo.

En el caso de la unidad probada el único aditamento es el escape diseñado por Akrapovic para este modelo, que enronquece su sonido y ayuda a realzar su imagen, aunque el estándar también le queda muy bien.

YamahaXJR1300 05

Pero la estética, siendo un atributo de mucho peso en la XJR, no lo es todo. Una moto tiene que comportarse con un mínimo de dinamismo y lo mas importante para la mayoría de los usuarios es que tenga un buen comportamiento en marcha. Cuando vamos sobre nuestra moto, la estética es un regalo que hacemos a quien nos mira, nosotros ya tenemos bastante con ver la carretera y poco tenemos a la vista del vehículo que conducimos, aunque siempre nos quede el reflejo en algún escaparate y su contemplación cuando hacemos una pausa en el trayecto.

No hay problema, esta faceta dinámica, está muy bien cubierta, excepcionalmente si hablamos del motor y muy dignamente si hablamos del resto de componentes.

Los cambios respecto al modelo anterior no afectan a su comportamiento ya que motor, chasis, frenos y suspensiones se mantienen invariados. Los mas visibles son: El nuevo depósito, que reduce su capacidad a 14,5 litros (21 el anterior), las fibras, guardabarros y tapas laterales, un faro mas pequeño, luces traseras de LED y un asiento de aspecto mas deportivo y que sitúa al piloto 34 mm mas alto.

YamahaXJR1300 11

También cambia el manillar, que se eleva y acerca al piloto y el escape, antes doble, que pasa a ser un cuatro en uno.

La imagen en menos clásica y más “café Racer” lo que se puede incrementar si recurrimos al amplísimo catálogo de piezas para personalizarla que ofrece tanto Yamaha como la industria de personalización.

El resto de elemento permanece inalterado: Motor de 1.251 cc, con 98 cv a 8.000 rpm y par máximo de 11,1 Kgm a 6.000 rpm, ¡púro musculo!, caja de cambio de 5 velocidades (no hace falta más), chasis de acero de doble cuna, horquilla convencional de 130 mm de recorrido regulable en compresión, extensión y precarga y dos amortiguadores Ohlins, regulables en los mismos parámetros, directamente anclados al basculante y con 120 mm de recorrido. Los frenos con dos discos de 298 milímetros y las excelentes pinzas que hace años monta Yamaha. Detrás un disco trasero de 267 mm.  

La XJR es, sin duda, una preciosidad pero ¿cómo va? vamos a verlo.

Al subirte se nota la mayor altura del asiento que está pensado para tallas medias/altas, con menos de uno setenta y poco no se llega con comodidad al suelo. Por lo demás, es una moto grande, larga y habitable. El asiento del piloto es cómodo y mullido a pesar de su aspecto deportivo y suficientemente amplio. El manillar y los reposapiés conforman un conjunto de gran comodidad y dominio de la situación.

YamahaXJR1300 26

El cuadro es muy clásico, con dos grandes relojes para velocímetro y cuentarrevoluciones y una pequeña zona central con información digital, nada que ver con los modernos “ordenadores de abordo” pero visible y suficiente. Incluye odómetro general, dos parciales mas un tercero que empieza a contar cuando se enciende la reserva, reloj, nivel de combustible y consumo. Yo solo añadiría el indicador de marcha engranada.

Coloco los retrovisores. Son bonitos, pero sus brazos son cortos, los sitúan demasiado cerca del centro y se ve poco por ellos. Se logra paliar un poco aflojando los soportes y llevándolos al extremo hasta donde es posible, pero sigue siendo insuficiente, un detalle que convendría mejorar. Ajusto la distancia de las manetas a mi gusto. Enciendo el motor y me encanta el ruido, el Akrapovic resulta poco escandaloso, pero rotundo, ya da una idea de la respuesta que nos vamos a encontrar al girar el puño. El embrague es hidraúlico, no se puede decir que sea de mantequilla pero, si tenemos en cuenta el tremendo par con que tiene que lidiar, tampoco se puede calificar de duro. La primera entra sin escándalo y nos ponemos en marcha.

YamahaXJR1300 14

La primera impresión la da el inmenso poderío del motor, 98 cv pueden no parecer una gran cifra, pero el importante par y su presencia desde el régimen del ralentí dan una sensación de poder impresionante. El motor tiene “solo” 5 marchas, pero podría tener 4 y casi no se notaría, puedes arrancar en cualquiera de las tres primeras sin castigar el embrague y acelerar desde cualquier régimen y en cualquier marcha no solo sin protestas si no con poderío. Un motor impresionante. No ideal para usuarios muy inexpertos por su par motor, pero noble y muy fácilmente utilizable a pesar de lo poderoso de su entrega.

El manejo en ciudad es muy agradable, postura cómoda y dominadora, facilidad de manejo a baja velocidad, embrague robusto y dosificable, buena frenada, con tacto poco agresivo (recomendable en una moto sin ABS), pero suficiente eficacia cuando es necesario. Pasa bien entre coches y su radio de giro es razonable, una buena arma en ciudad, con dos inconvenientes en mi opinión, la ausencia de ABS que me parece un elemento importante en este terreno y que no existe ni en opción y la citada mala visibilidad de los retrovisores que me ha provocado alguna sorpresa al encontrarme un coche donde no lo esperaba. Por lo demás me ha gustado mucho como moto urbana y da gusto contemplarla, y ver como la contemplan, en cada parada. Su peso es de 240 Kg con depósito lleno, razonable para este tipo de moto y la sensación es de ligereza y agilidad en tráfico urbano.

YamahaXJR1300 34

Por carretera, el motor sigue siendo protagonista, puedes ir en marchas largas a cualquier velocidad, acelerar desde 2.000 rpm en cualquier marcha y siempre disponer de una gran respuesta en el puño, sin brusquedades pero con contundencia. La protección aerodinámica es la de una naked con manillar ancho,  poca pero no es problema a velocidades legales o no muy superiores. La amortiguación y chasis permiten una conducción cómoda con los tarados de serie y una buena estabilidad en recta y curvas amplias, solo es curvas tomadas muy rápido notas algo de movimiento, poco preocupante y mitigable endureciendo la suspensión, aunque luego puedes pagarlo en carreteras mas bacheadas. Por cierto, los ajustes son fáciles de realizar: Sin herramientas en los amortiguadores con 36 clics en extensión y 20 en compresión aunque hay que mover varios clics para que se note y con un destornillador en la horquilla, con 10 y 13 clics respectivamente. La precarga sí necesita de una llave específica, como suele ser habitual.

Viajar con ella a velocidades razonables es un placer, la postura es relajada y las sensaciones que proporciona el motor fenomenales, su asiento es amplio y cómodo, te permite moverte para facilitar la circulación pero es para ir solo, la zona del pasajero es pequeña, estrecha y la cinta sobre el asiento es la única posibilidad  para agarrarse, cintura del piloto aparte, por supuesto. Seguimos con la citada incomodidad de los retrovisores y la autonomía es pequeña, quizás el mayor inconveniente para mí. En los variados recorridos que hemos hecho, a ritmos también variados, pero nunca exagerados, hemos medido consumos de 6,8 y 7 litros a los 100 km. La reserva se ha encendido siempre con mas o menos 120 km recorridos, lo que me parece muy poco. Me ha llamado la atención que tras recorrer 36 kilómetros en reserva solo han entrado 11 litros en el depósito lo que hace pensar que la reserva es muy amplia o que en el depósito no caben 14,5 litros, preferiría lo primero. Contando con ello, la autonomía teórica apurando el depósito no pasa de 200 Km corriendo el riesgo de quedarte tirado.

YamahaXJR1300 06

Por carreteras de curvas, no es competencia de las naked deportivas, pero es de las mejores de su clase, intuitiva, relativamente ágil y con una rueda delantera muy precisa, te lleva por la trayectoria que elijas y da mucha confianza. La forma del depósito te permite sujetarte bien con las piernas. La frenada es suficiente incluso a ritmo alegre y la horquilla no se estresa fácilmente, si utilizas ambos frenos, consigues deceleraciones importantes y estables. Como en todos los terrenos, lo mejor es el motor, su omnipresente par te permite utilizar marchas largas y te saca de cualquier horquilla con total solvencia por mucho que lo hayas dejado caer de vueltas. La aceleración es siempre excelente y puedes estirar las marchas hasta mas allá de las 9.000 rpm sin notar falta de empuje, aunque nunca es necesario, el motor rinde más y hace la conducción mas agradable cambiando antes, aprovechando sus bajos y medios.

La horquilla cumple dignamente en conducción alegre y los Ohlins, con el reglaje estándar, absorben bastante bien los baches y solo en asfaltos muy estropeados te pasa factura su falta de anclaje progresivo.

YamahaXJR1300 27

En resumen, una moto preciosa, con carácter e historia y un motor poderoso, lleno de par a cualquier régimen (algún probador lo ha calificado de “Tractor”, en el mejor sentido de la palabra), pero también unas cualidades dinámicas mas que dignas para su segmento. Solo necesitaría mas autonomía y unos retrovisores mejor situados para que la pudiéramos tachar de práctica o viajera. Si eres aficionado a transformar tu moto, esta puede ser una de las mejores bases, tanto Yamaha como la industria asociada te ofrecen innumerables piezas para lograrlo.

Su precio es de 10.999€

 

José Mª Hidalgo.