'El Agujero', una ventana al pasado

Escrito por El 7 Grasiento el . Publicado en Constructores y creaciones

SINCRITERIO MOTORS | Como los buenos catadores de vinos o los investigadores de literatura antigua a modo de ratones de biblioteca que encuentran y degustan obras de arte, así es capaz de moverse SINCRITERIO MOTORS. Esta vez nos envía su último descubrimiento, ‘El Agujero’, una pequeña cueva de las maravillas con un viaje al pasado de leyenda de algunas motos míticas y en especial de las Sanglas. (Sigue Leyendo)

 YNA8423

Una vez más… Os pondré en situación:

Nacional II, km 635.6 dirección Barcelona. Miro el carril contrario y veo que se aproxima a mí algo bajito, amarillo y largo. Pasa por mi lado y noto la vibración de una Guzzi 1000 en la pierna izquierda. Me quedé como el emoticono del WhatsApp, ese de las manos en la cara.

En el siguiente semáforo hago la madre de todas las irregularidades que se pueden hacer en una carretera nacional y salgo en su búsqueda en modo “Joey Dunlop última vuelta”. Lo alcanzo y miro un rato la moto desde la distancia. Guzzi V1000 Chasis rojo y cuerpo en amarillo Guzzi Centauro. Le hago señas y nos paramos en una gasolinera.

Bajé de la moto y me dirigí a ver ese OVNI por el que me acababa de jugar la vida tontamente, vamos a ver si valía la pena…

 YNA8442

Y ¡Sí! ¡Valió la pena! Una maravillosa Guzzi V1000 customizada a mano en el garaje de casa del Sr. José Antonio. Con su chapa de la ‘Creedence Clearwater Revival’ en el frontal, algo viejita y acusando el paso del tiempo… Pero con tanto, tanto sabor. Y siento cortaros el rollo pero hoy no hablaremos de la Guzzi, se queda pendiente de un nuevo reportaje solo para ella. Hoy hablaremos de otras cosas, de cosas tal vez más interesantes que la Guzzi.

Después de un rato hablando y habiendo averiguado que esa moto había salido de sus manos, tanto la mecánica, como de fibras y demás… Pensé en que debería tener un taller de los buenos, de esos escondidos que nadie sabe dónde están pero que cuando entras lloras de la emoción.

 YNA8422

Me desplacé, al cabo de dos semanas, hacia su taller. ‘El Agujero’ como él dice. Agujero de gusano al pasado, digo yo. Presidiendo el taller la más gorda de las Vulcan, reluciente, nueva, con los neumáticos gastados hasta el límite, casi con pelotitas… ojo. Al ladito de la Vulcan, una SEI roja en orden de marcha, con los escapes de serie. A su lado la maravillosa Guzzi, baja y larga, casi en cinemascope. A su vera, una Darmah negra. Delante, una unidad Sanglas 400 de la Guardia Civil con maletas llenas, botiquín, libros, cuadro de multas y casco incluido. Seguidamente… 10 o 12 Sanglas de diferentes años restauradas o por restaurar, de las de antes de Sanglas-Yamaha.

 YNA8425

Me había topado, tal vez, con el mayor experto en la marca que jamás conoceré. Se crio entre esos monocilíndricos y hoy en día puede montar y desmontar un motor Sanglas con los ojos cerrados, una llave del diez en una mano y un winston en la otra. Por un día volví a hablar de aceite en el suelo, de mecánicas duras, de tornillos, de modelos olvidados, de motos en definitiva. Por un día dejé de hablar de Brat Styles, de Cafe Racers, de Scramblers… A José Antonio no le cuentes milongas de hacerse una Tracker con una Dominator…. Él juega en otra liga muy distinta a las modas fashionistas que vemos hoy en día por internet.

-       Es que hoy en día, los jóvenes, quieren hacer inventos raros y se olvidan de los orígenes, las marcas que movieron el país en el pasado -

En este caso, Sanglas. Hemos concretado otro reportaje de una moto que tiene dentro del taller fabricada en homenaje a su marca preferida, una verdadera obra de arte, compendio de las partes más destacadas de la marca unidas en una sola unidad. Increíble.

En las fotos podéis apreciar lo que es un taller de verdad. Nada de palets en las paredes y gorras de visera plana encima de una moto que tienes que mirarla tres veces para definir si es lógico o no ponerle semimanillares a una R100 con gomas de tacos… en fin…

 YNA8448

Taller con polvo, con un perro viejo vigilando la puerta, con cajones, cajoncitos, con manojos de cables, con racimos de piñones de arrastre, con una estantería entera para los motores, con pistones, herramientas, torno, con jardines decorados con motos, con cobertizos con más motos dentro y con lo que tiene José Antonio en la cabeza, que eso ni se compra ni se encuentra, se aprende.

Sincriterio Motors.

 

GALERÍA DE FOTOS

Puedes ver todas las fotos en la página de Sincriterio Motors.