Una Katana de serie

Escrito por sincriterio works el . Publicado en El Rincón grasiento Categ

Katana...

Desde que se inventaron las pistolas, las katanas ya no sirven para nada…

Eso dicen algunos… Sergio, no. (leer más...)

kat09


Antes a las motos, si querías correr con ellas, tenias que hacerles las mil y una, como las café racers, engendros que para que corrieran era mejor ponerle un carenado bueno, un chasis bueno o un motor bueno dependiendo si tenias Triumph o Norton. 

Hasta que el concepto “race” empezó a calar entre las motos que los usuarios podían comprar en su concesionario, la Katana aunó diseño, efectividad y transgresión. Marcando un antes y un después en la historia de la motocicleta.

A finales de los 70 Suzuki se enfrentaba a un gran problema. Sus motos eran ya reconocidas como fiables y efectivas pero las cifras de venta no reflejaban este hecho. El director de marketing de Suzuki Alemania comento en su día que detrás de la técnica y de un buen motor tiene que haber forzosamente un diseño potente.

kat04

Fue este el momento donde empezó a gestarse el concepto “katana” dentro de una oficina, delante de unos planos, en una mesa de dibujo. Entre algunos de los elegidos estaba Hans Muth, conocido también por haber participado en el diseño de la Munch Mammut, de la R90 y de la R65 LS.

En 1979 la Suzuki ED1 (euro design) estaba lista.

Mientras tanto Meta, equipo de diseño participaba en un concurso organizado por la revista Motorrad para imaginar la motocicleta del futuro, presento un diseño basado en una MV Agusta. Los líderes de Suzuki al ver tal belleza pidieron extrapolar esas formas a su nueva recién llegada Katana. Tres meses mas tarde la ED2 (euro design 2) estaba lista con una base GSX 1100, la primera.

Que después de pasar por los túneles de viento de Pininfarina, se presento en la exposición de Colonia de 1980, una 650 y la primera GSX 1100 Katana.

kat12

Por primera vez se empezó a plantear en una moto de serie esas dos alturas tan características de casi todas las motos de hoy en día. El conjunto deposito-colin se parte para dejar espacio “dentro” de la moto para el piloto, sacrificando su comodidad, pero aumentando su efectividad

Y creando una de las sagas punteras en peso-potencia de la actualidad, las GSX-R. Que desde el 1985 ha seguido ensalzando los poderes de la katana.

Sistema anti-hundimiento, dos discos delanteros. Amortiguadores traseros regulables, starter giratorio integrado en la tapa lateral, de fácil accionamiento hasta con guantes. Y un sinfín de detalles que vale la pena observar en vivo.

La unidad que nos ocupa es una Suzuki Katana GSX 1100 F.E. de 1985 con 111 caballos. Que llego a las manos del propietario en un estado mejorable. Se buscaron los intermitentes originales, tulipas originales, puños, retrovisores, escapes (que tardaron lo suyo) y las piezas que no encontró pues se las hizo en casa, como la pantalla transparente del morro que cogió la forma original dentro del horno a fuego lento.

De la pintura se ocupo el propietario también buscando códigos, delineados y pintando con mucho arte, que junto a un barniz perfecto le dan un acabado, al deposito y a las fibras, acaramelado y profundo a la vista.

Fabrico las pegatinas a partir de una matriz original en vinilo.

kat05

El tapizado es original, imposible replicar ese “arrugado” tan peculiar que lleva la plaza trasera.

Saneo toda la instalación eléctrica, mejorado de conexiones etc… Revisión completa del motor, descarbonizado, carburación, embrague, motor de arranque, rodamientos, aceites, reglajes, etc…

Ha tenido que reparar algunas piezas que han notado el paso de los años, como el caballete central que se partió en dos o como el muelle de la pata de cabra que recién puso con urgencia antes de hacer esta sesión.

Todo esto le permite disfrutar de una moto rápida. Totalmente “R”, con semimanillares cerrados, largos y muy lejos de tu culo. De un 4 cilindros en perfecto estado de revisión, muy ágil, flexible y sobre todos los todos, efectiva en las manos de un buen piloto.

kat10

Piloto al que le viene la historia de largo. Cuando en un viaje a Portugal, con 10 años, vio su primera Katana. Una pareja de alemanes que visitaba el Algarve. Desde ese día y no desde hace dos, tres o quince años… es capaz de dibujar hasta su mas mínimo detalle en un papel. Lo suyo con este tipo de maquinas es algo sentimental. Las conoce a la perfección y es amante de lo que denominé después de conocerle como M.E.S. (motero de estricta serie).

Igual que hay gente que no puede soportar tener una maquina igual que la de su vecino. Hay gente que confía en el diseño de cada pieza mecánica, de cada aleta en fibra, de cada pequeña cosa que algún día un equipo de ingenieros diseñaron para crear algo estudiado, algo perfecto. Gente que vive por y para conseguir el olor de antaño, las sensaciones de un motor épico, una postura de conducción típica y de, como no, la potencia mimada de una clásica con sabor a competición

Ese día en Portugal algo le impresiono y es hoy cuando después de hacer unas fotos me giro y veo a un hombre contento, a un niño que ha hecho realidad su sueño y que no puede disimular su sonrisa, por mas que quiera, al contemplar su niña linda. Su Katana.





Texto y fotos: sincriterio works

 

 

Si quieres ver más fotos de esta preciosa moto puedes hacerlo en la galería de sincriterio works.

Artículos relacionados