Un campeonato nacional para aficionados: La Mac90

Publicado en Reportajes

Article Index

salida
   Con el reglamento y el protocolo de una carrera federada, La Mac90 ha completado su tercera. La Mac90 constituye para muchos la única oportunidad de correr o de continuar haciéndolo. Este reportaje describe todos los detalles que hacen a la Mac90 una carrera muy especial.


 
 En un primer momento, todo parece igual que en las demás carreras. Casi todos en el mismo hotel, y comparten el comedor o incluso la mesa por la noche, durante la cena. Saludos en los boxes, conversaciones e intercambio de pareceres, comentarios… Hasta ese punto, en apariencia todo resulta muy parecido a lo que pudiera ser cualquier carrera regional.
   Sin embargo, muy pronto se percibe un ambiente distinto reinando sobre todos esos momentos. Las sonrisas de cortesía y el saludo de compromiso en el hotel dan paso a la pura risa, a conversaciones protagonizadas por una sana diversión e incluso a comentarios y chistes verdaderamente desternillantes. Se escucha reír mucho, pero mucho a lo largo de cada carrera. Y lo cierto es que, además,  en los boxes, se van produciendo situaciones curiosas, incluso insólitas,  y cada uno, el que le apetece, cuenta sus cuitas, sus trucos, sus sensaciones y van formando con ellas, entre unos y otros, el estrambótico ramillete que representa una carrera diferente:
Briefing antes de la carrera
La Mac90.
Miguel Ángel Castilla.- La idea de la Mac surge en el año 2006. Pero antes de eso, un equipo de alumnos de nuestra escuela empezó a correr el Fan Endurance, un campeonato de resistencia organizado por Solo Moto y dirigido por Luis Miguel Reyes. Al empezar la temporada 2005, el Fan Endurance desaparece y en nuestra escuela nos quedamos con el deseo de dar continuidad a aquella iniciativa y también a nuestro equipo de carreras. Redujimos las tres horas que duraba cada carrera del Fan Endurance y las ajustamos a la hora y media actual, que resulta más apropiada para un piloto aficionado. Ese año 2.006 y también en 2.007, hicimos dos carreras sueltas en cada temporada, y ya fue en 2.008 cuando arrancamos con un campeonato completo a cinco carreras.

 La Mac90 debe su nombre a su creador y el apellido a los noventa minutos de duración que tiene cada carrera.
Miguel Ángel Castilla, piloto de velocidad en los noventa, participó como invitado (wild car), dentro de la categoría del cuarto de litro, en los grandes premios españoles del Mundial 93 y también del 94. Posteriormente, en 1995, llegó a completar toda la temporada en esa misma cilindrada.M Angel conmigo Su mejor resultado fue el décimo tercer puesto logrado en el Gran Premio de Jerez del 94 (foto con el nº 31). Sin embargo, un problema en su brazo derecho acabó con sus aspiraciones deportivas y con sus sueños como piloto mundialista. Tras una intervención quirúrgica para curar la lesión de síndrome compartimental que padecía, su antebrazo no quedó todo lo bien que exige el máximo nivel de preparación. Cinco pequeños músculos se necrosaron, la muñeca perdió buena parte de su movilidad y Miguel Ángel se vio obligado a renunciar a todas sus ilusiones puestas en la competición.
   Al año siguiente organizó algún curso de conducción independiente, sin incluir dentro de ningún calendario programado. Así continuó hasta 1998. Mientras, realizaba los estudios necesarios para obtener el título de profesor de autoescuela. Fue entonces cuando fundó su escuela de conducción, en la que aúna sus conocimientos en materia de pilotaje deportivo y los de educación vial. 
MACastilla


 
Miguel Ángel Castilla.- La respuesta a la propuesta de la Mac90 fue excelente desde el principio. En 2.007 llegamos a tener en una carrera dos parrillas de 38 equipos. Había tantísima gente que nos vimos obligados a separar las Supersport de las Extreme. No nos cabían todos en una carrera. Gustó mucho nuestra fórmula y los pilotos acudían en masa. Después, durante la temporada 2.008, la inscripción media fue de unos 40 equipos por carrera, en las cinco que hicimos. Esa cifra creció hasta 2.009, que fue el año en el que alcanzamos la máxima participación, llegando a montar dos carreras paralelas en cada circuito, la SIN (principiantes de primera vez) y la PRO (con alguna experiencia).
En cuanto al circuito preferido por nuestros pilotos, no hay ninguna duda de que es Jerez. Jerez registró en 2.009 y 2.010 un lleno total: llegó a haber hasta cincuenta motos en parrilla, que es límite.

  Dando un paseo por los boxes de la Mac se puede encontrar postales poco frecuentes.
-Dos mujeres sin edad, porque las señoras no tienen ni peso ni edad, pero ya con una edad, que después van como tiros en la pista. A una de ellas la felicito después, al acabar la carrera, y me responde tan seria como convencida: “No, no lo he hecho bien –chasca la lengua y añade-: He cometido tres errores”.
team mari
-Un tipo de barbita impecablemente recortada, gafas con montura intelectual y un físico menudo. La exquisita cortesía, la notable consideración con todo el que se topa. Se hace entender con un tono de susurro en medio del estruendo de los boxes y le acompaña una pequeña prole de tres muñecos (el mayor de 5 años), que recorren con cuidadosa moderación el box subidos en sus moto-pasillos, siempre atentos a la discreta vigilancia de su madre. Nadie diría al lunes siguiente, cuando se encontrasen con él tras la mesa de su despacho ataviado con el traje y la obligada corbata, que es el mismo individuo que se lanza a tumba abierta por el tobogán de La Ciega escondido tras el carenado con su particular estilo arácnido.
Carlota
-Una chica que en su sencillez y naturalidad resulta un verdadero encanto y que cada día la ves progresar, ir más de prisa mientras te cuenta cómo se va sintiendo, cómo va encontrado la moto y la pista, como si se tratara de una estudiante enfrentándose a un duro hueso de asignatura.
fasthed 2
-Uno más para el final. Él, egocéntrico y bacilón, es una de las figuras más carismáticas. Un personaje muy nervioso, que se siente como un torero en capilla desde mucho antes de partir de su casa hacia la carrera. Nervioso, sí, pero que tal vez para mitigar ese ajetreo interno se ría de su propia sombra y provoque, además, con un tono de guasa descarada a todo piloto que encuentre a su paso. Es mayor que nadie (57 años), y aunque a unos les parezca increíble y a otros les pese, es uno de los más rápidos en pista. 
   ¡Qué puedes pensar de un tipo que comenta durante la cena que al día siguiente, mientras vaya pilotando metido en la carrera, pondrá a sonar dentro de su cabeza una canción de Laura Plausini, y añade que será mejor así, porque ¡si pusiera un rock and roll, literalmente, se los … a todos!

Miguel Ángel Castilla.- Es difícil definir un perfil general para la Mac90, pero diría que se trata de una persona de unos cuarenta años de media que le gusta rodar en circuito, aunque está ya un tanto cansada de hacer tandas libres, y que, por tanto, busca algo más. Ese plus que te da unos entrenamientos oficiales, una parrilla, una salida, un cronometraje vuelta a vuelta de toda la carrera, la llegada con pódium, los trofeos, que resultan algo que muchos no habrían podido imaginar: Ganar, subir al pódium, el trofeo, el cava…  porque la Mac da cabida a siete categorías.
Cada vez que hacemos el briefing, pregunto para cuántos es su primera carrera, y siempre se levantan media docena de manos, si no más. Por otro lado, en la Mac90 también se han inscrito pilotos de la categoría de Miguel Ángel Cortés o Manuel Hernández junior, que han venido a disfrutar del espíritu de una competición con un ambiente muy sano, divirtiéndose con unos amigos y tomando una cerveza después, comentando en tono de cachondeo algún detalle de la carrera. De esa forma el nivel de la competición de élite se pierde y se recupera esa esencia de la amistad, la diversión y la competición recreativa.
 relevo1 reduc
Esa duración de las carreras de la Mac90 le da al campeonato otra peculiar característica. No se trata de una carrera de resistencia propiamente dicha, con todo el rigor y la dura preparación que exige la endurance, ni tampoco con la nocturnidad, una condición obligatoria en una prueba de este tipo, con una costosísima instalación, para toda la serie de múltiples y rápidos repostajes, cambios de neumáticos y de frenos, implícitos en una carrera larga. Por otro lado, una carrera de la Mac no lleva consigo la intrínseca agonía de una prueba de velocidad pura, con salida a motor en marcha y el apremio de únicamente 12 vueltas por delante. En una carrera de la Mac, 45 minutos repartidos en dos relevos para cada piloto, parece el justo término medio para el participante. Por un lado, la sensación de un ritmo vivo de carrera, sin la explosividad de la velocidad pura, y  por otro el buen sabor de boca al final de una sustanciosa tanda de vueltas en plena competición, sin rozar el agotamiento o la extenuación a los que pude llevar una verdadera carrera de resistencia.macedu
   Una carrera de la Mac90 puede plantearse con otro ritmo más holgado, otro tono más ponderado que el de una carrera de velocidad pura, aunque sin perder, claro está, ni un punto de concentración, porque la Mac90 no deja de ser una auténtica carrera.
Miguel Ángel Castilla.- Ciertamente es difícil convencer a la gente de que en estas carreras reina un ambiente amateur, donde lo importante es participar y no la pura competición; por eso hemos formado dentro de nuestra escuela un nivel que está fuera del rango que selecciona a los demás alumnos. Se trata de un nivel donde se abordan temas como la puesta a punto de las suspensiones, y además se estudia a fondo el pilotaje. Le llamamos nivel Pre-Mac90, y de los grupos que se van formando para ese nivel en cada curso vamos captando pilotos para nuestras carreras.
   La Mac90 ofrece combinaciones de lo más diversas. En este campeonato uno se puede encontrar con equipos digamos de formato tradicional, esto es: con dos pilotos y una sola moto; pero también se pueden ver otros formados por dos motos, algo que de entrada aparta ese Equipo Dale Gasfrecuente temor a caerse con la moto del amigo. Las mecánicas, a su vez, guardan la más diversa naturaleza. Monocilíndricas, supersport de 4 cilindros, bicilíndricos de mil y más de mil, superbikes de 4 cilindros u otras supersport con dos pistones en uve, todas ellas componiendo combinaciones inéditas en las pruebas de motociclismo. 
   Algo semejante sucede con los pilotos: En la Mac90 se pueden ver los equipos más variopintos: 
Un padre haciendo equipo con su propio hijo, equipos mixtos, y también equipos completamente femeninos, como así ocurre con el Team Mari, uno de los asiduos. Después, con el tiempo, vas descubriendo que uno es propietario de un taller, que otro lo es de una empresa de reformas, otro es fontanero, otro es policía, arquitecto, comercial, otra es informática u otra que trabaja en la Administración. Por un fin de semana todos ellos se convierten en auténticos pilotos de velocidad.
   La Mac representa también para el piloto veterano, o muy veterano, una vía para mantenerse en forma, una oportunidad inestimable, probablemente la mejor, de seguir aprendiendo y desde luego, a esas alturas de la vida es una manera única de sentirse vivo, tal vez más que nunca. Lo cierto es que a alguien como el que subscribe, y como a otros muchos, le ha venido que ni al pelo un campeonato como éste por brindarle la oportunidad de segur corriendo, de seguir participando en una carrera de verdad con cierta dignidad. Si no fuera por la Mac90, a estas alturas, casi con toda seguridad, habría abandonado las carreras por completo, habría tenido cuatro o cinco frustraciones más en algún campeonato autonómico hasta convencerse de que ése no es mi sitio.
 Carlota y Alberto
MAC.- Con el arranque de la Mac90, otras entidades tomaron también interés por este tipo de carreras y comenzaron a organizar otros campeonatos en esa misma línea amateur. De esa forma, en 2009 se abre el abanico para la oferta de este tipo de pilotos, no sólo para elegir el organizador y campeonato, sino también la zona geográfica del país. A pesar de estas nuevas propuestas, la Mac90 mantiene su progresivo incremento en la inscripción, y no es hasta 2.010 cuando se empieza a dejar sentir la crisis, y aunque Jerez se llenó ese año, la inscripción para un circuito tan popular, por ejemplo, como es Albacete bajó considerablemente, quedándose tan sólo en 28 equipos.
   Las carreras de la Mac90, a pesar de limitarse a la hora y media de duración, toman por completo el reglamento de resistencia, aprovechando por ello algunos recursos muy interesantes para el principiante, o aficionado, en materia de seguridad. Tales son el Safety Car, en caso de que algún incidente requiera su presencia o el control de cada relevo y de los repostajes por parte de comisarios pendientes de cada box; pero el más interesante de todos es La Salida.
Una salida que emplea la fórmula conocida como “Estilo Le Mans” y con la que se elimina una parte muy importante del riesgo en las colisiones y también las aglomeraciones que forma el embudo inevitable de la llegada a la primera curva.

MAC.- Lo más positivo de la salida tipo Le Mans es que, si un piloto se para o no arranca, se queda a un lado de la pista. En los años que llevamos haciendo la Mac, en la salida, por muy numerosa que haya sido (incluso 50 motos), no hemos tenido nunca ningún accidente. Tampoco  hemos vivido ninguna caída seria, que hubiera tenido alguna gravedad para ninguno de los pilotos. Y, por otro lado, en ninguna carrera de La Mac hemos tenido ningún accidente múltiple, ni siquiera de tres motos: lo máximo dos; y cada vez que ha salido el safety car a la pista ha sido, generalmente, porque ha habido que limpiarla o retirar trozos de fibra u otros materiales. Nunca por un accidente grave.
 salida
    Que la Mac es una carrera diferente, es algo que salta a la vista desde la propia terraza del circuito. ¿En qué carrera cabe pensar que otro piloto te dé rueda durante los entrenamientos, porque no conoces la pista, para encontrar la trazada lo antes posible? ¿ En qué carrera cabe pensar que el vecino te eche una mano para la puesta a punto y mejorar sus tiempos, cuando ese vecino es tu rival? ¡En qué carrera cabe pensar que los miembros de un equipo ayuden al otro y viceversa en un momento crucial como es el del repostaje, cuando los dos son adversarios directos dentro de la misma categoría!
   Es evidente  que la Mac90 es una carrera distinta.
   Ahora bien, no conviene confundir: la Mac es una carrera seria, muy seria, porque serio es todo el protocolo que sigue y serio es el reglamento que la rige; serio es el empeño que ponen todos los participantes durante el fin de semana para mejorar su ritmo en lo posible, serio es el esfuerzo que emplean sobre la pista durante la carrera; una carrera muy seria, sí, porque no hay que olvidar que serias son también las caídas que se registran en ella.
   La Mac90 es una carrera muy seria, por supuesto; pero lo que desde luego no es, al menos hasta donde se pueda ver, es una carrera profesional. 
No es profesional como pueda serlo ya un campeonato autonómico. Lo ves al comparar sus tiempos: normalmente cuatro o cinco segundos más rápidos que el mejor de la Mac; pero también lo ves en el paddock, claro está, porque la espectacularidad de esos trailers decorados con siluetas y colores racing, o los motorhomes con nivel del Mundial de hace una década, no se ven en la Mac, al menos ninguno habitualmente.macRafa
MAC.- Por supuesto cada carrera pasa por la federación, tenemos un seguro de responsabilidad civil de cada piloto, todos ellos tienen su licencia, claro está. Todo está montado como en cualquier competición oficial, pero sin que exista esa tensión de que los participantes se juegan algo. Otra característica importante es que el 95% de los pilotos que participan lo hacen con su propio dinero y, por tanto, no tienen que justificar ni sus gastos ni su rendimiento ante unos patrocinadores. Solamente se justifican ante sí mismos, con su propia satisfacción.
El precio de las inscripciones se ajusta todo lo posible, pero hay que tener en cuenta que estas carreras, con un nutrido grupo de comisarios supervisando toda la actividad en el pit line, con el safety car y con los propios boxes, reservados con la suficiente amplitud para cada equipo, trae consigo un coste que nada tiene que ver con el alquiler ordinario del circuito  y que sitúa, precisamente, en torno al doble de lo que cuesta contratarlo para unas tandas libres.
La situación económica del país, evidentemente, también ha afectado con severidad a la Mac90. La carrera de Almería en 2.011 registró una exigua participación. La parrilla se veía ciertamente desangelada con sólo 18 motos, en comparación con los años anteriores. La propia carrera de Jerez vio recortada su inscripción prácticamente a la mitad con respecto a 2.010, tan sólo 26 motos en carrera. Y en la última prueba, la de diciembre en Cartagena, la cifra habla por sí sola: 16 equipos.
macparrila
La inmensa mayoría de los organizadores de carreras, cursos y tandas han sufrido duramente los rigores de La Crisis; sin embargo, parece patente que los circuitos no la han sentido hasta ahora, a juzgar por sus precios, mantenidos sin bajar un céntimo desde que entramos en esta severa recesión.
MAC.- Nunca nos hemos planteado suspender las carreras, ni el campeonato, porque sentimos un compromiso contraído con los pilotos. Ellos tiene una gran ilusión que no podemos defraudar. Ahora bien, en estos momentos lo estamos pensando detenidamente y estamos buscando una fórmula para atravesar estos tiempos difíciles. Está claro que no se puede hacer un campeonato a cinco carreras porque la gente no dispone ahora de recursos para responder a una propuesta así: Ahora, para muchos, tienen prioridad otras exigencias fundamentales, otras necesidades diferentes de La Moto. Así pues, a día de hoy, el número de futuras carreras puede variar mucho, pudiera ser que incluso sólo hiciésemos una, o que, por el otro extremo, organizásemos hasta cuatro, todo va a depender un poco del interés y la colaboración que veamos por parte de los circuitos y de las federaciones, y de esa manera proponer una inscripción más económica para posibilitar la participación de muchos que no podrían venir  con los precios actuales.

La Mac90 es una carrera diferente, tal vez única:
   
Cuando se viven noches completas en vela. Noches de café, bolígrafo y un temario como el Mamotreto medieval sobre la mesa. Semanas enteras con la mente sumergida en las fórmulas algebráicas, los códices legales o los áridos textos de la Administración. En medio de ese continuado sacrificio de la mente, una mirada anhelante y furtiva al mono de piel que asoma por la puerta entreabierta por un deliberado descuido. ¿Quién iba a decir al estudiante u opositor que puede darse un respiro con toda la carga eléctrica de una auténtica competición dentro del circuito en el que ve correr a su piloto estrella?
macsalida4macsalida3 macsalida1macsalida
Cuando sesenta horas semanales invertidas tras una mesa y frente a una pantalla, cuando en casa esperan cada día tres guerrilleros del hogar, el mayor con cinco años, además de un sinfín de números domésticos por cuadrar, y cuando por fin llega la noche para caer rendido sobre una almohada y trasladarse suspendido en un espacio sin tiempo hacia ese fantástico sueño que se repite cíclicamente y que le lleva pilotando a lo largo del circuito en el que cada domingo anhela y envidia la suerte de los grandes de la moto, ¿quién iba a proponerle, en un día que hubiera despertado con el mágico sabor de ese sueño, hacer una carrera de verdad en ese mismo templo de la velocidad?
   En ese momento en el que el contador de la vida pasa de sumar los años transcurridos desde el principio a restar los que faltan para el final, a esa edad en la que el vértigo de una existencia cuesta abajo engendra una sorda depresión en el interior y marca el exterior con la expresión de la crisis más tópica en la vida del hombre, la de los cuarenta o la de los cincuenta, ¿a quién se le ocurre hacer su primera carrera, su primera carrera de motos? 
Ahí está la Mac90. 
Autor: Tomás Pérez

  • 77redux
  • 90AB01000359
  • Carlota
  • DSC03374
  • DSC03375
  • DSC03376
  • carlota y alberto
  • fasthed 2
  • macKurt2
  • relevo reducida
  • salida 3 reduc

Artículos relacionados