Benjamín Grau: El Hombre de Montjuich - Las Carreras en Cuesta

el . Publicado en revistacateg

Article Index

Montserrat

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cambiamos por un momento el tipo de escenario.

S7.- Oye, Min, y el mundo de las carreras en cuesta, hiciste algunas, ¿no es así?
Min Grau.- Unas cuantas. La Rabassada, Montserrat, San Cugat, Vallvidriera, Can Massana… ¿Ves? Fíjate aquí cómo saltaba la moto –señalándose a sí mismo en una foto sobre una Derbi 50-: está a más de dos palmos del suelo.

Miro asombrado y no reconozco el paraje.
S7.- ¿Esto dónde es?
Min Grau.- Es Montserrat, el paso por las vías del tren cremallera.

Mientras recordamos algún tramo de esas subidas que los dos hicimos, cada uno en su nivel, claro está, como los dos asfaltos que cubren la Rabassada o como su popular paella, señala otra foto y luego me comenta.

Min Grau.- Esto es el Jarama. Aquí voy de copiloto.

Side

Miro asombrado cómo todo su cuerpo aparece suspendido sobre el vacío agarrándose al atalaje de un sidecar y me explica:
Min Grau.- Esa carrera es del Campeonato del Mundo de sidecars. Ese día no se presentó el paquete y me dijeron que si quería subir…

S7.- Y no te lo pensaste, claro.
Min Grau.- Y no me lo pensé -aparece un brillo muy catalán en su sonrisa-. Pagando, naturalmente. Recuerdo que me dieron 5.000 de las antiguas pesetas.

PM.- Bueno, Min, y otra faceta fundamental de las carreras: El pilotaje en mojado. Siendo tan fino como tú, ¿se te daba especialmente bien? ¿Te encontrabas a gusto?
Min Grau.- A mí me daba igual, pero la verdad es que a gusto no se encuentra nadie. La lluvia está para todos, y a mí no se me daba mal, pero de ahí a que me gustase… Un día en Le Mans tuve una caída en mojado rapidísima con la moto de un equipo francés que me prometieron no sé cuántas cosas y al final ni me pagaron, los muy sinvergüenzas. Aquel día fue espantoso.

S7.- Y ¿qué opinas sobre la evolución del pilotaje? Ha cambiado bastante en la forma, pero ¿piensas que realmente se ha transformado en su esencia?
Min Grau.- Si buscas los cinco primeros de cada categoría, verás que conducen prácticamente igual, cambiando algún matiz, pero nada más. Yo, de todas formas, soy de no moverme. Yo creo que si tú te mueves mucho, tiene que repercutir en la moto, porque es un peso importante dentro del conjunto. Yo me quedaba clavado y delante de la moto –le tenía en mi mente según lo explicaba, atornillado al asiento y haciendo unas inclinadas inverosímiles con aquellas motos, aquellos neumáticos, en aquellos asfaltos de la calle.

S7.- Otro pasaje importante de tu carrera fueron aquellas batallas con Nieto dentro de la pista que mantenían a la afición expectante los días anteriores y en vilo durante la carrera.
Se ríe discretamente y con una inocente malicia, apunta:
Min Grau.- Aquello lo teníamos arreglado: “Ésta la ganas tú, la otra la gano yo, aquélla la ganas tú…” (la misma respuesta que nos dio el 12+1 en la entrevista hecha meses atrás por Portalmotos.com). En realidad interesaba más que él ganara en 125 por su participación en El Mundial y que yo ganara en dos y medio. Además, a mí me gustaba más la moto grande.

S7.- Bueno, Min, y sobre ese lado amargo de las carreras, el de las caídas, tuviste pocas, ¿verdad?
Min Grau.- Tuve una muy fuerte en el Jarama. Era una carrera-homenaje, no me acuerdo de a quién. Cometí el error de no poner neumáticos nuevos. Y sí, me caí por culpa del neumático.

Hierros de ortopedia

PM.- ¿Y dónde te caíste? ¿Lo recuerdas?
Min Grau.- Sí, bajando Bugatti, me caí a derechas. La moto me hizo tres derrapadas y se puso mirando para la derecha, en lugar de salirse por la izquierda, fue directa hacia un guarda-raíl y me cogí por medio. Me saltó el casco y tuve la suerte de que no me pasó nada en la cabeza. Recuerdo todo perfectamente, con todo detalle.

S7.- ¿Y qué te hiciste?
Min Grau.- Pues estuve en silla de ruedas.

Se señala la pantorrilla, luego el codo y luego se levanta para abrir un estrecho armario alargado. Saca de él unas varillas gruesas de acero inoxidable recogidas con cinta aislante en un ramillete y me dice-:
Esto es lo que me sacaron después de la pierna y del codo.

Tomo aire mientas hago alguna foto a aquella ortopedia interna y decido después pasar a un párrafo que me hacía una especial ilusión desde el momento en el que concertamos la entrevista.

Artículos relacionados