Yamaha MT-07 Económica y divertida. - Segunda opinión

Escrito por Tomás, Aníbal, José Mª el . Publicado en Pruebasafondo

Article Index

Yamaya MT07 046

 

Segunda opinión

Anibal Saiz

Ficha Técnica: 32 años, 92 kilos, 1,89m

Nivel: Aficionado a las tandas en circuito, piloto del manchego, monitor en cursos de conducción.

 

 

Antes de comenzar con los detalles de la prueba me gustaría dar la enhorabuena a los conductores más noveles, los que creo que en mayor medida pueden beneficiarse de este nuevo modelo de Yamaha. La MT-07 no está ni mucho menos dirigida en exclusiva a este tipo de público, pero desde luego que después de pasar un par de días probando esta unidad, no he podido evitar pensar lo bien que me hubiera venido y lo que me habría gustado tener una máquina de estas características en mis inicios en el mundo de las dos ruedas. La MT-07 es una moto fácil, divertida y se presenta además como una opción muy buena en cuanto a calidad/precio. Tenemos además disponible una versión limitada para aquellos que estén en posesión del carné A2.

Teníamos ganas de ‘testear’ este modelo, sobretodo después de haber tenido en nuestras manos a su hermana mayor, la MT-09, que no dejó indiferente a nadie en Super7 después de realizar nuestra prueba a fondo. La estética es, en líneas generales, la misma en ambas hermanas y la imagen de agresividad, diseño moderno y cuidados detalles se aprecia también en esta MT-07. A primera vista gusta, y mucho: El bastidor tubular, el diseño del basculante, el escape, las bonitas líneas del depósito, los discos lobulados, el LED trasero, las tomas de aire laterales……. Pero observándola más de cerca la impresión no varía, no tenemos la sensación de tener enfrente (o debajo) una moto de “coste contenido” porque tiene unos buenos acabados y todo está cuidado al detalle, incluso los plásticos.

Yamaya MT07 074

 

Aunque, siempre tiene que haber un ‘pero’ y hablando de la estética, el ‘pero’ en esta MT-07 es la pieza de plástico que Yamaha ha colocado sobre el depósito de forma longitudinal, a modo de protector, supongo. Esto es una opinión totalmente personal y ‘ni que decir’ que no tiene por qué coincidir con la vuestra, pero para mi este injerto de plástico sobre el bonito y metálico depósito y de cuya funcionalidad no dudo, hace un poco de daño a la vista la verdad.

Otro punto en común con su hermana mayor, el minimalista cuadro digital, repleto de información eso si: Velocidad, revoluciones, marcha engranada, nivel de gasolina, odómetro, dos trips, consumo medio e instantáneo, temperatura del refrigerante, temperatura ambiente…. Todo manejado mediante dos cómodos botones. Este elemento también tiene un punto negativo en común con el de la MT-09: La lectura del tacómetro se hace muy difícil, sobretodo en orden de marcha que es donde realmente se debe hacer cómoda y fácil su lectura. No podemos hablar de un error grave ni muchísimo menos, está claro, pero este problemilla más o menos generalizado en los diferentes tacómetros digitales del mercado es, para mí, la asignatura pendiente entre todas las comodidades y avances que nos han concedido este tipo de cuadros de mando. Se echa en falta de alguna manera la facilidad de los tacómetros de aguja, a los que no hacía falta siquiera mirar directamente sino por el rabillo del ojo para intuir por donde andaba la cosa.

Yamaya MT07 009

Es la hora de la acción. Curvas, subidas, bajadas, dobles carriles en algún que otro puerto, autovía e incluso circuito son los escenarios sobre los que hemos cabalgado sobre esta MT-07. No defrauda y en líneas generales hace honor a la saga MT en cuanto a ligereza, facilidad de conducción, diversión y buenas sensaciones en carretera.

Algo que me suele preocupar siempre en este tipo de máquinas es la ergonomía, el espacio disponible para el piloto y la posición sobre la moto dada mi condición de “pati-largo”. Me ocurrió algo parecido con la MT-09 y es que a primera vista no parecía que fuera a ser un fin de semana demasiado cómodo para alguien de mi estatura, pero la verdad es que no fue así. Al margen de la nula protección aerodinámica como es lógico en estas naked, solo necesité un par de kilómetros para encontrar el sitio correcto para mi y mis piernas. Para pilotos de pequeña y mediana estatura la ergonomía es muy acertada, la posición es cómoda, bastante erguida, natural y muy adecuada para facilitar el control sobre la moto. Para estaturas que ronden los 190cm como es mi caso y teniendo en cuenta lo ligero y estrecho de este modelo de Yamaha, la posición no resulta para nada incómoda, únicamente tuve que buscar un poco la posición que mejor me venía sobre el asiento, quizá un poco más retrasada que para otros pilotos para que mis rodillas encajaran perfectamente bajo las formas laterales del depósito.

Es un modelo ligero y estrecho, fácil de conducir, con un embrague y un cambio suaves y precisos y un punto muerto fácil de encontrar, características que en primera instancia le dan a esta MT-07 buenas papeletas para ser una gran urbanita. Únicamente los pilotos más noveles o los no tan noveles pero nada acostumbrados a los motores bicilíndricos, necesiten un pequeño periodo de adaptación al tacto del mando del gas con una ligerísima brusquedad al primer golpe de gas y con bastante retención de motor. Aunque la brusquedad del motor supone un cierto ‘hándicap’ en la MT-09, muy lejos queda lo aquí expuesto de ser puntos negativos en la MT-07, esta vez no, no quiero que se entienda así, sino como características distintivas de esta máquina y que aportan otro granito de arena a la gran personalidad del modelo. Porque la tiene, tiene carácter y personalidad, en lo estético y en su comportamiento.

Yamaya MT07 061

 

El dos cilindros en línea de casi 690c.c. y 75CV tiene vida propia y será un gran distintivo de este modelo. Es alegre, lineal, con una buena entrega de potencia y empuja desde bien abajo. A pesar de mi peso me pude divertir mucho con el brío de este motor, porque esos casi 75CV parecen algunos más, no solo por la forma de entregarlos, no solo porque este motor se estira muy bien, sino por la ligereza del conjunto, un peso declarado en vacío de 164Kg, 179Kg en orden de marcha, ya que comparte capacidad de depósito con su hermana mayor, 14 litros que en la MT-09 se quedaban bastante cortos, pero que en esta MT-07 gracias a su menor cilindrada y menor consumo nos aporta una autonomía más respetable.

La conducción como digo es muy fácil, una respuesta del motor rápida, divertida y muy manejable, un chasis ágil y un aposición sobre la moto que junto con el cómodo manillar nos permite tener una conducción bastante sencilla e intuitiva. La frenada es bastante buena, más que suficiente para el modelo que monta doble disco de 282mm con pinzas de 4 pistones. Esta unidad no montaba ABS, pero si después de leer este artículo os animáis a ir a por esta nueva Yamaha, tenéis la opción de montarlo por 700€ mas a parte de los 5.899€ de la versión básica.

La única pega importante que se le puede poner a esta máquina son las suspensiones. Es el tendón de Aquiles de la MT-07. Está claro que el concepto que nos presenta Yamaha en este modelo, a mi juicio muy acertado, es el de una moto polivalente dentro de su segmento, con calidad a bajo precio, con carácter, diferente al resto y competitiva en el mercado, por lo que no podemos exigirle grandes prestaciones dinámicas. Aún así se hace muy difícil no echar de menos una horquilla y un amortiguador de mayor calidad. La horquilla montada es una telescópica básica, sin posibilidad alguna de regulación y bastante blandita en orden de marcha, al igual que el monoamortiguador, sin bieletas y aunque con posibilidad de modificar la precarga, igual que la horquilla resulta bastante endeble en su funcionamiento.

Es cierto que estas suspensiones pueden ser cómodas en ciudad y a la hora de realizar rutas por carreteras poco exigentes, tal vez el foco de atención de Yamaha para esta MT-07. Pero cuando forzamos el rendimiento del conjunto, cuando queremos exprimir la moto y hacer una conducción deportiva, aún sin llegar a hacer ningún alarde ni maniobras que pudieran resultar comprometedoras, entonces es cuando encontramos los límites a la MT-07. Las suspensiones no nos permiten una conducción exigente, ni en carreteras con mal firme, ni tampoco en carreteras con un buen firme pero de trazado sinuoso como puedan ser las carreteras de montaña. En el momento en que queremos realizar una conducción más agresiva, atacando la entrada en la curva, realizando cambios de peso, abriendo gas pronto y con contundencia, etc… perdemos algo de confianza en el conjunto, la estabilidad se ve puesta en duda y sentimos que las exigencias nos las hace la moto a nosotros y no nosotros a ella.

Yamaya MT07 093

 

Esta MT-07 requiere de una conducción fina, de movimientos suaves y sin grandes pretensiones deportivas. Las características de estas suspensiones y sobre todo de la horquilla nos limitan un poco en este sentido y cuando le retorcemos la oreja a la MT-07 entre curva y curva la distancia al suelo se ve además disminuida y es relativamente fácil que rocemos con los avisadores de las estriberas e incluso las botas. Avisadores que esta unidad de prueba no tenía y sospecho fueron desgastados y retirados debido a pruebas anteriores de otros pilotos.

Aún con todo, en las pocas decenas de vueltas que di en el sinuoso circuito FK1 tras la sesión de fotos, el comportamiento del conjunto fue más que aceptable teniendo en cuenta las características mencionadas anteriormente y la orientación del modelo. Yamaha ha hecho, bajo mi punto de vista, un gran trabajo en general consiguiendo que este modelo luzca un diseño muy atractivo, con acabados y detalles muy pulidos, facilidad de manejo y un gran divertimento a sus mandos a cambio de un precio tan contenido.

Una Yamaha original y con personalidad. “Low-cost” pero “high-quality”.

Aníbal Saiz.

Artículos relacionados