Aprilia DORSODURO 750 Factory

Escrito por José Mª Hidalgo el . Publicado en Presentacionesytomasdecontacto

Article Index

Aprilia mejora su excelente SuperMotard de media cilindrada con su versión ‘Factory’ dotada de mejoras en suspensiones y frenos y una imagen más agresiva. (Leer más ....)

dd





El segmento de las grandes Supermotard es uno de los más emergentes dentro del mercado actual, lo que ha decidido a Aprilia a hacer acto de presencia, aprovechando la excelente base deportiva de la Shiver y su experiencia de los últimos años en los más importantes campeonatos de Supermotard. Primero con la DorsoDuro y luego con la versión Factory mejorando sus características dinámicas.

La Factory incorpora suspensiones de mejor calidad, frenos Brembo con pinzas radiales de 4 pistones y carrocería en carbono, aparte de cambios de colorido en chasis y otros elementos. El resto de componentes son comunes en ambas versiones.

El resultado es una mayor capacidad de adaptación de su comportamiento a los gustos del piloto y a las características de la carretera ya que tanto la horquilla como el amortiguador son regulables en compresión, extensión y precarga. El amortiguador es de botella separada lo que promete una mayor estabilidad de funcionamiento en conducción muy exigente y tiene un recorrido 10 mm. inferior al del modelo básico. El diferencial de precio entre ambos modelos es de algo menos de 1.000 € y se justifica holgadamente si su piloto aprovecha los nuevos componentes, aunque si no se es muy exigente la amortiguación y frenos de la básica complacen perfectamente.

 

Dorsolateral2

 

Como en el modelo estándar, la Factory aprovecha el motor bicilíndrico en V a 90º de la Shiver cuya gestión se ha modificado convenientemente para aumentar el par a lo largo de toda la gama de revoluciones con un máximo de 82 Nm a solo 4.500 rpm, disminuyendo ligeramente la potencia máxima que queda en 92 CV. a 8.750 rpm. y consiguiendo con ello una respuesta mucho más contundente en bajos y medios, rangos más utilizados cuando se trata de hacer curvas de montaña. La alimentación se gestiona mediante un acelerador electrónico, que transmite al motor las órdenes del piloto al girar el puño, esto permite incorporar diferentes comportamientos al motor según se programe los mapas de alimentación. Aprilia ha incorporado tres que el piloto puede seleccionar pulsando brevemente el botón de arranque con el motor encendido y, por motivos de seguridad, el gas cerrado. La “Sport” es la más directa, proporciona unas reacciones del motor instantáneas, incluso bruscas a bajas vueltas si no te has acostumbrado aún, pero con una respuesta muy agresiva y adrenalínica, ideal para atacar en carretera. La “Touring” dulcifica la respuesta el la zona baja del cuentarrevoluciones y hace más suave y relajada la conducción sin perder potencia en medios y altos, por lo que es adecuada para conducción normal, turismo, viajes y ciudad. La posición “Rain” solo tiene sentido en condiciones de muy baja adherencia, lluvia fuerte por ejemplo, ya que dulcifica mucho más la respuesta al acelerador a costa de perder unos cuantos Cv. a lo largo de toda la gama de revoluciones.

El chasis también esta basado en el de la Shiver, con la parte intermedia mas estrecha para facilitar llegar al suelo. Se nota su origen deportivo, actuando de manera precisa y sin flexiones indeseadas. Las nuevas suspensiones son de primera, una horquilla invertida SACHS de 43 milímetros ajustable en precarga, compresión y extensión y un amortiguador trasero SACHS de botella separada (ajustable en los mismos parámetros) anclado directamente al basculante de aluminio y situado muy inclinado. Ambas son de largo recorrido (160 mm delante y 150mm detrás) como corresponde a su orientación, absorbiendo ejemplarmente las irregularidades del terreno sin mostrarse imprecisas una vez correctamente reguladas. La frenada con discos lobulados de 320 mm, y material Brembo con anclaje radial es contundente, pero con buén tacto y dosificación, resulta muy eficaz en ambos trenes.

Es una moto alta, pensada para pilotos de cierta altura, ya que a pesar de su estrechez en la zona de las piernas, su asiento está situado muy arriba y es necesario pasar claramente del 1,70 para llegar con comodidad al suelo. La postura es cómoda, con el manillar y mandos perfectamente situados para tener un buen control de la moto, un asiento largo que permite una gran movilidad, es duro, pero muy cómodo para practicar conducción deportiva. La posición de las piernas no es nada forzada y permite aguantar horas sobre ella sin molestias. El cuadro de instrumentos es completísimo y tiene todo lo que se puede desear y más (salvo, inexplicablemente, indicador de marcha engranada). El número de opciones de su ‘menú de configuración’ es sencillamente impresionante, incluyendo cronometro, temperatura ambiente, selección del régimen de aviso de sobrerregimen, consumo medio (algo optimista) e instantáneo y un largo etc.

 

DorsoCuadro

 

Temíamos que la disposición de sus escapes transmitiría calor al piloto en ciudad, pero están bien aislados y no hemos notado molestia alguna, al menos con temperaturas primaverales.

En marcha es eficaz y tremendamente divertida en su terreno. La calidad del chasis y suspensiones y el empuje ‘instantáneo’ del motor con el mapping Sport produce grandes sensaciones enlazando curvas de montaña. La correcta situación del manillar y la longitud y firmeza del asiento la dotan de gran versatilidad, permitiendo conducirla tanto con estilo Supermotard, inclinando más la moto y girando con la rueda trasera como con estilo estándar inclinando más el cuerpo y apoyándose en la rueda delantera. La frenada está perfectamente asegurada con tacto y potencia en ambos trenes y en el modelo ABS podemos apretar ‘a tope’ sin miedo a en poner en apuros a los excelentes Dunlop Qualifier con que viene calzada.

 

DorsoCarretera

 

El principal defecto de esta moto y el único digno de mención si la utilizamos para lo que está diseñada, es decir, divertirnos haciendo curvas de montaña, es su autonomía. No porque su consumo sea alto, que no lo es en absoluto con su media de 6,5 litros a los 100 Km.en la prueba, si no por la poca capacidad de su depósito de 12 litros. El resultado es que la reserva se enciende cuando llevamos poco mas de 120 kilómetros recorridos y nos obliga a localizar una gasolinera a menos de 40 kilómetros de distancia. El consumo baja claramente de 6 litros (5,6 en nuestro caso) si conducimos a ritmo de viaje relajado, pero aún así la reserva entra antes de los 150 Km.

Ciudad: Divertida y ágil, permite una conducción muy deportiva y se maneja bien entre el tráfico, aunque para resultar práctica necesitaría algo de capacidad de carga. Con tráfico denso se desenvuelve bien aunque hay que esquivar los espejos de los numerosos coches que coinciden en altura con su manillar. Con el mapping Touring resulta agradable de llevar ya que la respuesta en bajos y el tacto del embrague suavizan su comportamiento.

De Viaje: Aprilia dispone de mejores opciones para este terreno. Ni la DorsoDuro ni la Factory están pensadas para él en absoluto. Su falta de protección aerodinámica, dificultad para atar equipaje (salvo que  compres las diferentes bolsas específicas que ofrece Aprilia), dureza de asiento y falta de autonomía lo certifican. Tampoco el pasajero se encontrará cómodo sin sitio a donde agarrarse. Por supuesto si obvias estos defectos, la suavidad de marcha en el modo ‘Touring’ y la posición cómoda a velocidades moderadas la hacen muy agradable.

 

Dorsolateral

 

Carreteras de montaña: Es de las motos mas divertidas para transitar por estas carreteras. Permite una conducción muy variada y con una gran eficacia. Se puede ir por ellas con una conducción fluida aprovechando su agilidad y la tracción de su motor en la zona media o agresiva, aprovechando su contundente frenada, potencia en altos y respuesta instantánea al acelerador. Al provenir su diseño de una naked asfáltica, en vez de de una moto de campo como suele ser lo habitual en su competencia, resulta menos exigente con el piloto y más asequible a usuarios con experiencia media, sobre todo incorporando el excelente y nada intrusivo ABS que equipaba la de prueba.

Conclusión: La DorsoDuro es una especialista sin muchas concesiones, una moto excelente si la utilizamos en su terreno, que son las carreteras de montaña cuanto más retorcidas mejor, con unos componentes de primera línea y muy adaptables. Como SuperMotard de gran cilindrada, su manejo resulta más asequible para usuarios medios que el resto de su competencia, aunque ninguna de estas grandes SuperMotard son recomendables para usuarios inexpertos. Teniendo en cuenta su imagen, eficacia, calidad de componentes y sofisticación tecnológica, su precio de 9.431 € (10.400 € con ABS) es más que interesante. Si tu estilo de conducción no necesita la finura de adaptación que permiten las suspensiones de la Factory, puedes ahorrarte casi 1000€ decidiéndote por la básica, cuyos componentes no te defraudarán.