Modelos MOTO GUZZI presentados en EICMA

Escrito por José Mª Hidalgo. Publicado en Salones

MOTO GUZZI presenta tres modelos de corte Custom. Son las Eldorado, Audace y California 1400 Touring S.E. (Sigue leyendo)

GUZZI EICMA 02

Reproducimos la información remitida por el fabricante:

 

MOTO GUZZI ELDORADO

MOTO GUZZI AUDACE

MOTO GUZZI CALIFORNIA 1400 TOURING S.E.

  • Crece la flota de las grandes Moto Guzzi con la nueva Eldorado, la Audace y la California 1400 Touring S.E. que se unen a las existentes California 1400 Custom y Touring. 
  • Eldorado es la moderna y lujosa interpretación de la inolvidable 850, que tuvo un gran éxito en EEUU. 
  • Audace es una “muscle-bike” que enfatiza las prestaciones del motor biblock de 1400 cc “made in Mandello”. 
  • La California Touring S.E. se presenta con una nueva imagen gráfica, deflectores y respaldo del pasajero integrado en el asidero.

 

Moto Guzzi Eldorado: operación flashback.

“Si los dioses romanos hubieran conducido motocicletas, Bacco habría elegido la Moto Guzzi Eldorado”. De este modo terminaba la revista Cycle World la prueba de la lujosa moto italiana, última evolución de la dos cilindros en V de 90° con transmisión de Cardan, introducida en EEUU a finales de los sesenta por el importador Berliner Group. La metáfora exaltaba eficazmente la embriaguez experimentada con una moto moderna, imponente, suntuosa y rápida, cuidada hasta el más mínimo detalle y que proporciona una gran satisfacción a la hora de conducir. Cuarenta años después, esta experiencia se repite en la forma y el contenido de la nueva Eldorado.      

Siguiendo con el tema de la mitología clásica, la nueva Eldorado nos lleva a Jano, el dios bicéfalo garante de avances y cambios. Observándola es evidente que esta Moto Guzzi ha conservado la personalidad de su antecesora, transportándola del pasado al futuro a través del camino de la evolución tecnológica y de la continuidad estilística. 

El efecto flashback se nota en los detalles: las ruedas de radios, el depósito con partes cromadas, el asiento tamaño XL, el guardabarros trasero con el faro tipo gema, el manillar de cuerno de vaca y el asidero del pasajero.      

Una estructura rebajada gracias a las nuevas ruedas de dieciséis pulgadas con neumáticos de banda blanca (130/90 delantero y 180/65 en el trasero) que centra su atención en los nuevos y envolventes guardabarros. El delantero tiene un diseño especialmente limpio para valorizar el potente avantrén mientras que, por el contrario, el trasero,es el elemento donde másconverge el estilo de esta elegantísima Moto Guzzi. Su forma suave y generosa se integra con los nuevos amortiguadores “full cover”, el grupo óptico posterior tipo gema y los clásicos intermitentes redondeados.      

La parte delantera, como sucede también con la Touring y la Custom, se reconoce por el original proyector de superficie compleja con faro polielipsoidal dotado de iluminación diurna con led DRL. Y también respecto a la tecnología digital, encontramos una instrumentación especialmente conseguida, dentro de un cuadrante circular de más 150 mm de diámetro con la escala del cuentarrevoluciones analógico a lo largo de la circunferencia y la pantalla multifunciones full-matrix suspendida en el centro, todo ello cerrado, como en un reloj de lujo, dentro de una brillante caja cromada. 

A la Moto Guzzi Eldorado uno no se sube, sino que se acomoda en el asiento. Situado a solo 724 mm del suelo, unido a las generosas estriberas floorboardy a la cómoda empuñadura del manillar de cuerno de vaca, es una invitación a sentarse, apretar el botón de puesta en marcha y dejar que el asfalto deslice bajo los pies durante por lo menos 300 km, que es la autonomía mínima que garantiza el escultural depósito de 21 litros. 

Si la carretera es una infinita “Interstate Highway” se puede activar el control de velocidad presionando la tecla en la piña eléctrica derecha y avanzar escuchando los latidos del dos cilindros en V de 90° filtrados por la sujeción elástico-cinemática del gran bicilíndrico sabiendo que, en caso de necesidad o por puro placer personal, la transmisión por cardan estará lista para descargar en tierra hasta 120 Nm a 2.750 rpm. 

Sin cambios en su aspecto técnico, el dos cilindros confirma su monumental diseño remarcado por tapas de válvulas pulidas y serigrafiadas con Moto Guzzi y por las asimismo pulidas aletas de refrigeración. El motor es una referencia absoluta de la categoría en la relación cilindrada-prestaciones-consumos y ello gracias al excelente rendimiento termodinámico unido a la evolucionada gestión electrónica Ride-by-wire multimapa. Esta tecnología permite poder escoger entre tres mapas del motor: Turismo, Sport y Lluvia.  Y además, la dinámica del vehículo está bajo control con el control de tracción (MGCT) de última generación, configurable en tres niveles de intervención para aumentar la seguridad activa sin perjudicar ni a las prestaciones ni al placer de conducción.

      

GUZZI EICMA 01

Moto Guzzi Audace: La muscle-bike que marca el asfalto.

Llamativa, musculosa, dura, la Audace se reconoce inmediatamente por su parte frontal, con un grupo óptico circular y un guardabarros de carbono montado sobre horquilla sin telescopios que la cubran, que hacen que tenga un estilo más ligero. No lleva cromados, cada detalle mecánico, cada pequeño elemento metálico a la vista es oscuro como la noche, condición ideal para disfrutar en solitario de una moto con una magnética belleza como la que posee la Audace. 

La luz solo llega con el claro contraste con el color que la envuelve lateralmente y que descubre numerosos detalles inéditos. Como el refuerzo bajo cárter, que endurece la vista lateral, la rejilla metálica del radiador y el escape corto tipo megáfono, de aspecto clandestino pero que ya está homologado con la norma Euro 4.      

Modificados también los flancos laterales, aligerados como el soporte de la estribera del pasajero. Desaparecen las estriberas de plataforma, presentes en todas las demás hermanas de la casa como también el control del cambio de balancín, para dejar espacio a estriberas más deportivas, avanzadas, y al clásico pedal del selector de cambio.      

Especialmente cuidada la estética del sillón, revestido con eskay alcántara con costuras rojas a la vista, rebajado en el asiento y al que puede incorporarse un asiento abatible para el pasajero. También es nuevo el manillar drag bar que, gracias a la posición avanzada de las estriberas y al plano de asiento diferente del sillón, determinan una posición de conducción más alargada y dominante. 

Son especialmente importantes las tapas de las válvulas bruñidas, los amortiguadores traseros con depósito del gas separado, las ruedas de aleación personalizadas con el logotipo Moto Guzzi y los retrovisores minimalistas. 

Imponente y agresiva, la Audace parece cargada sobre el eje trasero como un gran felino listo para descargar su fuerza explosiva y marcar el asfalto con la huella de su neumático trasero XL 200/65. La generosidad del dos cilindros en V de 90° de 1400 cc “made in Mandello” es algo ya más que sabido y en la Audace, gracias al nuevo dispositivo de descarga con fluodinámica rediseñada, ha ganado un nuevo vigor en alto régimen. Por consiguiente, gracias también a algunos kilos menos, la Audacees seguramente más rápida en las salidas de parada. Lo que es seguro es que será la que más se utilizará con la estrategia de suministro “Veloce” y en la que más actuará el control de tracción MGTC.

 

GUZZI EICMA 03

Moto Guzzi California 1400 Touring S.E.: cambio de traje.

La California Touring prevé para 2015, además del Negro Ambassador y el Blanco Eldorado, una nueva versión denominada “S.E.”      

Esta versión, caracterizada por una nueva imagen gráfica two-tone y dotada de respaldo y asidero del pasajero integrado, exalta la virtual continuidad con las antecesoras a través de la reinterpretación de numerosos rasgos característicos. Entre estos, los más evidentes están vinculados al perfil del asiento, al asidero cromado y los flancos laterales inspirados en la T3, además de una relación entre las dimensiones del depósito y del motor a favor de este último, precisamente como en el estilo de las gloriosas V7 y V850.      

A esta impresión contribuye sobre todo el ingenioso depósito, de metal, con un cuerpo central de 21 litros y dos laterales, en los que va encajado el logotipo del Águila, perfilados en potentes grupos térmicos con motor de 1400 cc de cabeza redondeada.      

La impresión se acentúa aún más con la línea horizontal de los superbrillantes silenciadores que acaban a la altura del guardabarros trasero plasmado en el impresionante neumático de 200 y dotado de un espectacular doble grupo óptico de LED que lleva incorporado también los intermitentes. La vista delantera no es para menos, con un proyector delantero de superficie compleja con faro polielipsoidal dotado de iluminación diurna con led DRL.      

La peculiar forma poligonal del proyector domina el elegante frontal, que incorpora además, como es tradición en la California, el parabrisas y los faros suplementarios recubiertos a juego con la carrocería y unos nuevos deflectores delanteros. 

Las ruedas de aleación ligera, con un original diseño mil rayas como el aro del faro delantero, de los faros suplementarios, del manillar y de las tapas de las válvulas. 

También la horquilla delantera de 46 mm es otra evocación a las gloriosas antepasadas: completamente sellada con los imponentes “telescopios” ahora cromados. 

Destinada a los amantes de machacar kilómetros, la California Touring S.E. es imbatible por confort y capacidad de carga, gracias a su generoso asiento y a las amplias y elegantes maletas laterales de 35 litros, a la presencia del control de velocidad y a la acción mitigadora de las vibraciones accionada por la sujeción elástico-cinemática del propulsor. Este último es el escultural bicilíndrico de 1.380 cc, líder absoluto mundial por prestaciones y consumos y está equipado con la gestión electrónica del propulsor Ride-by-wire multimapa.

Esta tecnología permite poder escoger entre tres mapas de gestión del motor: Turismo, Rápido y Lluvia.      

La dinámica del vehículo se mantiene bajo control por la presencia del control de tracción (MGCT), configurable en tres niveles de intervención para aumentar la seguridad activa sin perjudicar ni a las prestaciones ni al placer de conducción.