Navegamos rumbo a Jeddah con Eduardo Iglesias. Segunda semana del Rally Dakar 2022

Escrito por Pablo Pillado. Publicado en Reportajes

EduIglesias3 09
Tras acabar el Rally Dakar 2022, tercera vez que llega a la meta final, Eduardo Iglesias nos ayuda a entender la dureza de esta prueba a través de sus experiencias como participante. Hace unos días publicamos las de la primera semana del Dakar, aquí tienes las de la segunda semana.

Si prefieres leer antes la experiencia de Eduardo Iglesias durante la primera semana puedes hacerlo en este enlace.

Etapa 7: Después del día de descanso,  en el que Edu aprovechó para reponer fuerzas y recibir otra sesión de fisioterapia, hoy lo hemos visto muy satisfecho con la primera parte de la especial: “Fue muy divertida, con unos 10 km de piedras para empezar y luego todo eran pistas y ríos de arena, dunas, cordones dunares y mesetas. En general la etapa ha sido bastante variada hasta el repostaje del km 187 y con el mismo ritmo de estos días”. En cambio no parecía estar tan a gusto con el resultado de la segunda parte, después del repostaje, principalmente por dificultades en la navegación y riesgos que ha tenido que asumir: “Primero con un waypoint control E un poco lioso en el que nos reagrupamos muchos pilotos y de repente nos vimos rodando diez o doce con algún quad y un polvo tremendo. Me la he jugado mucho para adelantar a los quads en zonas donde la velocidad punta de ellos es inferior, pero claro, siempre saliéndome un poco de la pista, con el peligro que conlleva no ver por dónde vas. Fue un rato de tensión. Después, cuando ya se había vuelto a reorganizar la carrera llegamos a otro punto conflictivo donde nos volvimos a reagrupar un montonazo de pilotos, y con menos dunas y más pistas rápidas de gravilla, estuvimos rodando muchísimo tiempo en el polvo.” Acabando con un balance positivo: “En general estoy contento. Tuve que bajar un poco el ritmo los últimos 50 km porque ha sido muy alto durante toda la etapa. No me quería fundir y creo que la decisión ha sido acertada.” Vemos a Edu con muy buen ritmo estos últimos días y sabemos que tiene claro cuál es su objetivo. Acabar el Dakar. Pero también sabemos que su carácter competitivo le pide escalar posiciones y lo está haciendo, aunque nos consta que no tantas como él quisiera.

200 km de enlace + 402 km de especial + 99 km de enlace. Posición etapa/general: 79/87.
EduIglesias3 06

Etapa 8:  “Ha sido durilla, la verdad. Con un enlace larguísimo después de la especial que además tenía 70 km de pista.” nos contaba a su llegada, visiblemente cansado y mientras comía bajo una de las carpas de la propia asistencia. Sabíamos que hoy tocaban dunas de niveles 2 y 3, y las sensaciones vividas por Edu, no pueden ser más descriptivas: “Hasta los último 30 km antes del repostaje fui a muy buen ritmo por las dunas con un grupo de gente bastante rápida. Hasta que en una de las altas, me entró punto muerto y tuve que volver a bajarla para intentarlo de nuevo, y en otra, una pequeña caída… lo que me fue retrasando un poco, pero bien, porque hubo dunas complicadísimas. Incluso he tenido una sensación curiosa, de montaña rusa, de tanto subir y bajar dunas, de no llegarme a marear, pero sí de sentir el inicio de esa sensación.” Afirmando que “de los Dakares que he corrido, quizá estas han sido las dunas más complicadas, en cuanto a su altura.” Pero aún le quedaba la segunda parte de la especial, después del repostaje, en la que “tocó mucha pista, cañones, pistas rápidas de arena y de gravilla y además mucho… mucho polvo. Nos pillaron bastantes coches y cuando empiezan los adelantamientos, se hace muy complicado con la nube de polvo que se forma. Estoy apretando al máximo y seguimos corriendo muchísimo, pero hoy también he bajado el ritmo en los últimos 40 km para no fundirme.” Hemos visto a Edu muy contento después de haber disfrutado muchísimo de la etapa, que aun siendo complicada, la ha salvado con nota: “Estoy muy contento con la posición y creo que he subido algún puesto en la clasificación general”, y así era, pero dejando la clasificación a un lado, reflexionábamos sobre la buena evolución de Edu como piloto. Hoy, en una de las especiales más complicadas de esta edición, tal solo se dejaba una hora y veinte minutos en relación a Sunderland, vencedor de la etapa.

160 km de enlace + 395 km de especial + 260 km de enlace. Posición etapa/general: 78/86.
EduIglesias3 05

Etapa 9: Cuando llegó, lo primero que nos dijo fue:  “me he saltado un waypoint, voy a tener una penalización” y nos contaba lo sucedido: “la primera parte tenía zonas de piedra y con pasos machacones entre mesetas. Dunas cortadas y picadas de arena bastante blanda, pero menos que ayer. Me encontré bastante bien hasta el repostaje y en la segundas parte rodando con Sara, Javi y algún piloto más, nos saltamos un waypoint y decidimos no dar media vuelta para buscarlo. No teníamos muy claro dónde estaba. Sabíamos que la penalización sería de 15 minutos, pero también sabíamos que venían muchos pilotos e igualmente perderíamos posiciones. Me ha dado rabia porque el ritmo estaba siendo bueno.”  En cuanto le informamos del accidente que había sufrido Isaac Feliú*, del TwinTrail Racing Team, su reacción fue automática “yo mañana paso de correr, paso de dar gas”, y se mostraba muy consciente del peligro que están asumiendo todos los pilotos: “este año estamos corriendo muchísimo y una piedra mal puesta te puede mandar al hospital.” Veíamos a un Edu realmente apesadumbrado mientras intentábamos comer bajo las carpas de la asistencia. Edu había pasado al lado de Isaac, que ya estaba siendo atendido por otro piloto, y no se percató de quién era: “la verdad, que ninguno nos dimos cuenta de que había sido él”. Sabemos que a estas alturas del Dakar poco puede variar la clasificación y Edu se muestra con la cabeza fría “hay que llegar a meta”.

204 km de enlace + 287 km de especial. Posición etapa/general: 78/82.
EduIglesias2 07

Etapa 10:  Como de costumbre, nos acercamos a la entrada del vivac a recibir a Edu. Hacía muchísimo calor. “Ha sido una etapa de las duras. Con madrugón para salir a las 5 de la mañana, mucho enlace y una especial larga. Por la mañana con frio pero de mitad de etapa para adelante se notó la subida de temperatura.” La organización había avisado de un comienzo de especial de rectas infinitas y mucho gas: “Los primeros doscientos veinte y pico km hasta el repostaje han sido súper rápidos. De muchas mesetas con velocidades puntas por encima de los 150 km/h.” “Estoy viendo este Dakar muy peligroso” y no podía evitar la comparación “El año pasado era más técnico y se me daba mejor, con zonas más lentas de piedras y menos velocidad.” Y proseguía buscando el lado positivo: “aun así, la primera parte de hoy ha sido muy divertida, con dunas bajitas, con su dificultad.” sin dejar de apuntar los momentos más tensos de la etapa: “La segunda parte de la especial fue distinta, con cruces de pistas muy polvorientas y una zona complicada donde nos alcanzaron los coches. Era una pista de montaña algo revirada y con dificultad para apartarse a la llegada de los coches y con el polvo, resultaba muy peligroso.  Bajé ritmo y estuve rondando con Carles Falcón, el compañero de Isaac, que después de lo que pasó ayer, nos lo estábamos tomando con más calma. La navegación de esta segunda parte no es que fuera muy complicada, pero había que estar atento y con Carles, nos ha ido muy bien.” Después nos acercábamos a tomar algo con Juan Pablo Guillén, el piloto Mexicano, con el que volvía a coincidir en relación a la altísimas velocidad de la presente edición.

384 km de enlace + 375 km de especial.
EduIglesias3 01

Etapa 11: Esta noche los nervios no dejaban dormir Edu, consciente de que se tendría que enfrentar a la etapa reina de este Dakar. La dureza de la que les habían avisado, no tardaría en llegar: “Los primeros 40 km fueron de pista rápida con bastante polvo y luego empezaban las dunas. No tan altas como las del otro día pero con la arena mucho más blanda. En una de ellas me quedé justo en la cresta, donde es complicado conseguir pasar la moto al otro lado y al final encallé. Clavé demasiado la moto y me costó mucho sacarla.” nos contaba mientras aumentaba el dramatismo: “cuando la conseguí mover me cayó encima de la pierna. En la misma cresta. Fue un rato bastante angustiante. Ahí nadie te va a ayudar. Todo el mundo quiere pasar la cresta y nadie se puede parar. ¡Pensé que la cagaba!. Así que me tranquilicé; me centré… y todo fue bien.” Superado ese momento tan delicado, la etapa parecía tranquilizarse con “una serie de dunas de nivel 3 ¡que ni tan mal!” antes de la tormenta: “En el roadbook no parecía que tuvieran nada, poro eran una trampa. Una serie de dunas blandas en las que te quedabas clavado hasta los ejes y costaba muchísimo quitar la moto. Ahí me quedé dos o tres veces, de esto que tienes que sufrir un buen rato para conseguir mover la moto” y transmitiendo más dureza con sus gestos que con sus palabras, afirmaba que “es la primera etapa de este Dakar en la que he tenido esa sensación de sufrir. De pasarlo mal. He tenido momentos de tensión, como en la caída de la primera etapa, pero de sufrir así, no los había tenido.” Terminaba recordando los buenos momentos de la segunda parte de la especial “donde tuvimos zonas con dunas más fáciles y muchos ríos de arena muy divertidos”  y reflexionaba, no del todo satisfecho, a cerca de su clasificación: “Hoy ha sido un día de Dakar de verdad. De sufrir. En un momento de la especial decidí tomármelo con más calma. Pensé en hacer la carrera para superar el día y no liarla por querer adelantar más posiciones. Así que fui sacándola poco a poco y resulto bien, pero tenía que haberme clasificado mejo.”

155 km de enlace + 346 km de especial.
EduIglesias3 02

Etapa 12: Último día del Dakar. Posiblemente el día más largo con la especial más corta, en la que había poco que ganar pero todo un rally que perder. Veíamos a Edu muy tenso, bajo muchísima presión y consciente  de que hasta cruzar la meta, no se podía dar nada por hecho: “Salí muy nervioso porque es un día en el que puedes tirar con todo el trabajo de once etapas.” Y no tardaba mucho en comprobar que para algún compañero, ese temor parecía estar haciéndose realidad: “los primeros 30 km fueron de mucha piedra y ya vi a un piloto con problemas, que lo debió pasar muy mal porque consiguió acabar la etapa a tres horas del primero.”  “Después ya era un poco más divertida con ríos de arena; pero también más fluida y más rápida” precisaba. Acabada la especial, Edu se ponía en contacto con nosotros para compartir su felicidad y enviarnos algún vídeo de la exultante celebración: “Cruzar la línea de meta de la última etapa siempre es un alivio, así que lo estuvimos celebrando entre algunos de los compañeros españoles”. Nos volvíamos a ver con Edu a su llegada a Jeddah: “este ha sido el peor enlace del Dakar” nos decía “por una carretera malísima con mucho tráfico, en obras y con muchísimo viento”, así que lo notábamos con esa tensión acumulada, de la que se iba deshaciendo poco a poco y a medida que tomaba conciencia de lo que había logrado, sin dejar atrás esa autocrítica que Edu viene arrastrando desde la caída de la primera etapa: “Este año no sé ve reflejado el trabajo en la clasificación, porque empeoré con respecto al año pasado. Estoy muy contento porque mi ritmo de carrera ha sido más alto y con mejores tiempos en relación a la cabeza de carrera, pero me hubiera gustado mejorar en la clasificación final”. Llegaba el momento de subir al podio y todo el equipo escoltábamos a Edu sobre su moto para recibir la preciada medalla, en una celebración que por fin liberaba toda la tensión acumulada durante tantísimos días. “El podio de llegada fue un momento especial, como siempre, con el equipo, con mi hermana. Estoy muy contento y satisfecho de llevarme este Dakar y ya son tres, que ahora mismo no soy capaz de valorar, pero sé que es algo importante de lo que me siento muy orgulloso.”  

240 km de enlace + 164 km de especial + 260 km de enlace.
EduIglesias3 04

Eduardo Iglesias logra el Dakar 2022 llevándose a casa su tercera medalla de finisher. Ve cumplido su objetivo tras una segunda semana de rally marcada por el accidente de Isaac Feliú*, que le hacía más consciente, si cabe, del altísimo riesgo que asumen todos los pilotos en esta carrera. El Dakar no solo son miles de km de especial a fondo en los que cualquier cosa puede suceder. También son miles de km de enlaces soportando cambios extremos de temperatura y bajo un cansancio acumulado que obliga a cada piloto a sacar la mejor versión de uno mismo. En la carrera que Thierry Sabine imaginó, la medalla de finisher para un piloto amateur, sabe a victoria.
EduIglesias3 08

Fuente: Anca, Sonia Iglesias, Pablo Pillado

Fotos: Team Monforte Rally.

Artículos relacionados