Afuera y Abajo

Escrito por Tomás Pérez el .

Índice del artículo

A estas alturas, parece ya admitido por todos que con Marc Márquez se ha abierto un antes y un después en el pilotaje. En este editorial analizamos una de sus más espectaculares aportaciones (Sigue Leyendo).

download-marc-marquez-motogp-full-1920x1080-wallpaper-hd-bikes-motorcycle-picture-marc-marquez-hd-wallpaper

 


El buen aficionado sabe que todo empezó a cambiar con Saarinem, que trajo el estilo finlandés, descolgándose fuera de la moto, al parecer, trasladando la técnica de conducción del trineo. Primero Steve Baker y de inmediato Kenny Roberts lo marcaron afianzando más la postura sobre la moto para traer desde los USA el Dirt Track y aplicarlo a la velocidad, haciendo derrapar ambas ruedas sobre aquellos neumáticos, mágicos entonces, los Goddyear de El Marciano. Ese estilo pareció instaurarse como el método a seguir y perfeccionar por todos los pilotos, excepto por un díscolo Christian Sarron, que continuaba siendo rápido con su contumaz postura continental. Mientras tanto, Randy Mamola extremaba la forma de descolgarse, llegando a dejar colgando el pie exterior varios centímetros por encima de la estribera. Después, la figura de Kevin Schwantz elevó el derrapaje en plena aceleración a la quinta potencia, con unas descolgadas mucho más discretas, probablemente por su elevada estatura, pero introduciendo unos movimientos y contorsiones que dibujaban unas figuras contrahechas, en las que la moto apuntaba en una dirección mientras que el piloto ya tenía el cuerpo orientado hacia otra. Más tarde, el estilo finlandés se modela de una forma muy particular con Mick Doohan, llevando la rodilla plegada, apuntando al frente, el tronco girado para que el hombro interior fuera muy adelantado, a veces a la altura del manillar, mientras que la moto iba en muchos momentos más inclinada que el propio Mick. Un estilo muy personal, que podemos calificar de irrepetible porque sólo él, que un servidor recuerde, lo puso en práctica.

marc-marquez-motogp-sepang-repsol-honda1

Volviendo a la derrapada, pero esta vez frenando, Gary Mcoy, montando un verdadera espectáculo a la entrada de cada curva, nos dio a todos un recital de las bondades que ofrece el supermotard llevado directamente al mundo de la velocidad y traspasando su utilidad como mero entrenamiento.

29467

Artículos relacionados