Una Cabellera Intacta

Escrito por Tomás Pérez el .

Índice del artículo

Una apuesta hecha durante el pasado mes de Enero (2013), basada en una impresión clarividente, que ha concluido en el Circuito Ricardo Tormo este domingo, 10 de noviembre, con la consecución de un campeonato que recoge tres récords históricos (Sigue Leyendo).

cabellera intactaDSC01888

 

 

 

Después de hacer aquella apuesta, tuve que bregar, y reírme, desde luego, con todas las bromas de compañeros y amigos, tanto directos, como otros de imagen virtual en distintos foros de La Moto. Lo cierto es que ahora no siento el más mínimo deseo de tomarme una revancha cocinada a lo largo de los meses (me cuesta ser tan hipócrita –risas-), y tampoco voy a decir que tenía una fe ciega –en esto sí soy totalmente sincero- en aquella apuesta porque estaría soltando una trola como un castillo; simplemente seguí el impulso creado por una imagen que se plantó por un momento ocupando el primer plano de mi mente.
¿Cómo explicarlo?

cabellera intactaDSC01887

Pues fue algo así como la ecografía observada por alguien que no tiene ni idea de cómo mirar esas siluetas difusas, o mejor aún: como la visión de un cuadro impresionista, con una sinfín de trazos que, tomados de uno en uno, no tienen ningún significado, pero que, colocados de un modo concreto y observados desde una particular perspectiva, componen una imagen tan nítida como una fotografía, más aun: Como la propia realidad. Un momento después, con un simple cambio de posición, la imagen desaparece, y vuelves a ver ese montón de trazos sin sentido.

Una imagen así fue la que se proyectó sobre mi mente aquella mañana de enero: La de un Marc Márquez campeón del Mundo de MotoGP.

No me tengo por un clarividente o por un ser privilegiado tocado por un estigma divino –más risas-, sería directamente un cretino, si se me ocurriera pensar algo así; y tampoco voy a decir que sienta una especial satisfacción al haber ganado junto con el bueno de Marc –éste sí que parece haber sido tocado por un estigma divino-; lo que si me pica, ciertamente, es una extraña curiosidad por haber acertado, además de pleno, en una predicción así.

 

PINCHA AQUÍ para seguir leyendo en "Cómo ha sido y los Récords".

Artículos relacionados