Piaggio MP3 Yourban 300: Tres ruedas sin complejos

Escrito por Tomás Pérez el .

Índice del artículo

El MP3 Yourban 300 es un algo más que un scooter resultón, una forma de moverse por la ciudad con un importante extra de seguridad, sin dejar de renunciar a la magia del equilibrio dinámico que atrapa a todo motorista. (Leer más)

portada mp3 yourban 300



mp3 tomas posando

 

Probador 1

Tomás Pérez

Ficha Técnica: Edad 54, Peso 107, Altura 1,91m

Nivel: Subcampeón 2.012 Mac90 categoría Twin

 



La curiosidad de Motorista

Desde que vi el primero por la calle, con esa silueta tan característica que recorta el lateral trasero, dando la impresión de llevar encima a un motorista con un pie permanentemente a ras de suelo; desde que quedó confirmando que no se trataba de un experimento de salón, ni de un proyecto universitario, estéril, como tantos y tantos trabajos de fin de carrera, sentí una viva curiosidad por subirme en uno de ellos y sobre todo por explorar los terrenos de unos límites que representaban todo un misterio.
Más tarde hice alguna toma de contacto, tan breve que lo único que logré con ella fue desvirtuar mis impresiones y sobre todo confundir las reacciones que ofrece en marcha este aparato. Por eso esperaba con vivo interés la oportunidad de hacer una verdadera prueba de un miembro de la saga MP-3 y analizar con auténtica curiosidad motorista su comportamiento, sobre todo a la hora de negociar una curva y, más aun, a la hora de hacerlo con una serie enlazada de cambios de dirección.

mp3 de costado

¿Un MP3 = Un triciclo?

Tal vez la impresión al contemplarlo en parado, incluso al moverse pasando a nuestro lado, es la de que el MP3 muestra un comportamiento un tanto similar (dentro del mundo de la moto) al de un sidecar convencional, más concretamente a aquellos antiguos montados sobre las Vespas de los sesenta y setenta, con los que resultaba tan sencillo, tan peligroso, o tan divertido, levantar esa tercera rueda. Bien. Pues vaya por delante una premisa fundamental para no confundirnos con este scooter de tres ruedas:

El MP3 no es un triciclo. 

Quizá la mejor descripción que podemos hacer del comportamiento que ofrece su tren delantero -no sin la ayuda de una viva imaginación- es la de dos motos que marchan en paralelo, muy juntas, juntísimas, y que inclinan a la vez, sincronizadamente y en el mismo grado. Imaginemos, si es posible, que vamos subidos a horcajadas de esas dos motos paralelas, en cuanto al tren delantero se refiere. Tal vez así podamos tener un anticipo de la impresión que nos puede transmitir un MP3, sólo de una forma verdadera, el día que tengamos la oportunidad de conducirlo durante un trayecto lo suficientemente largo. En cuanto al tren trasero, reacciona, como es lógico, a la manera convencional de cualquier moto o scooter.

Comportamiento MP3

¿Pero cómo se siente verdaderamente un MP3 en marcha, en los cambios de dirección?
Pues la sensación que transmite en un traslado urbano, práctico y cotidiano, es sustancialmente la misma –por no decir idéntica- que la de uno de dos ruedas. Si circulamos con agilidad y rapidez dentro de la urbe, sorteando rotondas y doblando esquinas con soltura, pero sin un afán de bajar nuestro crono y sin tirar el MP3 hasta ángulos cercanos a esos 42º que tiene como límite, no tendremos, en absoluto, la sensación de trípode que a más de uno –a un servidor el primero- le cabría esperar al contemplarlo en parado.

mp3 primer plano izdaSolamente conduciendo como un quemado y especialmente en curvas rápidas, sentiremos un apoyo extraño, que no precario, en el MP3, y será cuando nos transmita esa inédita sustentación bastante superior sobre la rueda exterior que sobre la interior pero sin llegar a dejarla en vilo –aunque todo es posible en el mundo de La Moto-. En cualquier caso, llegar a esa situación no implica una circunstancia particularmente peligrosa, o ni siquiera comprometida, tan sólo se trata de un equilibrio diferente y desigual, sobre una sola rueda delantera desplazada, al que habría que adaptarse.
En cuanto al sistema de dirección, se trata de un complicadísimo entramado de paralelogramos que me mostraron en una unidad con la carrocería desmontada. Lo cierto es que me mareé intentando comprender a simple vista su funcionamiento. Un sistema de la más alta sofisticación en cuyo desarrollo no nos cabe duda de que los ingenieros de Piaggio han vaciado todo su talento.

Yourban MP3

Esta versión del scooter de tres ruedas diseñado por Piaggio ofrece un aire un tanto más deportivo que las otras, con una vía delantera algo más estrecha (465 mm), que legaliza su conducción simplemente con el permiso B de coche. Una carrocería, también, algo más recortada que ofrece una mejor penetración aerodinámica, en la teoría, aunque sin disminuir demasiado la protección de su conductor, algo que pude comprobar con mi desmesurado tamaño para este scooter al hacer un trayecto de más de 140 km por autovía con viento de fuerza considerable, que me devolvió a aquellos tiempos en los que nos tocaba sufrir en los viajes sobre frágiles motillos, mendigando el rebufo de los camiones para lograr rebasar, siquiera, los cien por hora.

La Frenada
Este doble apoyo en el tren delantero contribuye con una prestación extra a la seguridad de la conducción:
La frenada es más que potente, contundente. Debes agarrarte bien al manillar y estar atento cuando exijas el máximo al sistema de frenado del MP3 Yourban 300, ya sea sobre la propia maneta o sobre el pedal y su sistema combinado del tren trasero y delantero a la vez.
Es este aspecto, cabe definir que la frenada del Yourban muestra un claro escalón en su comportamiento: Suave y progresivo en su primer recorrido; concluyente, casi brusco en su parte final. Es muy recomendable tantearlo, sobre todo el efecto del freno trasero cerca de su máximo rendimiento.

tres

Detalles sólo para tres ruedas

Uno muy práctico, que me vino que ni pintiparado para no calarme los pies, es el bloqueo electrónico, desplazando un conmutador, del sistema basculante que gobierna la inclinación de las dos ruedas delanteras y, en consecuencia, de todo el scooter. Llegué a la línea de un semáforo rojo justo después de que descargara un otoñal aguacero y fui a detenerme justo en medio de un gran charco, casi una balsa de agua. Un instante antes de pararme, activé el bloqueo y me quedé con los dos pies apoyados dentro del escudo esperando la luz verde.
Ya me imagino las delicias que puede hacer del público masculino, y más aun del femenino que guste vestir con falda, cuando llegue el crudo invierno y conduzcan con las piernas enfundadas en unos pantys y al abrigo de una de esas prácticas mantas que ahora se montan en la mayoría de los scooters, sin sacar las piernas de ella desde el garaje de casa hasta la puerta del trabajo.

Motor de 300 cc

-El Yourban 300 sale con disposición de los semáforos, con la suficiente claridad como para dejar atrás fácilmente en los primeros metros a esa jauría que pretende engullirnos como una estampida vacuna, y, estirando su progresión, alcanza muy pronto los cien por hora; después le cuesta bastante trabajo llegar, con los 107 que pesa un servidor, hasta su velocidad de crucero, que se clava en el llano sobre los 120. A partir de ese punto, en autovía, el guión es fijo: Pendiente ascendente, 110; pendiente descendente, 130, en algún caso 135, escondiendo la cara tras los relojes. En llano, 120 sin él o con escaso viento.
Unas prestaciones que permiten al MP3 Yourban 300 moverse con agilidad entre el tráfico denso que se forma en los núcleos más céntricos de las ciudades, que te lleva con soltura por las circunvalaciones más urbanas, pero que resulta muy justo en las más abiertas y de tráfico más rápido y también más hostil. No me haría mucha gracia conducir –por el ejemplo y para el que conozca Madrid- compartiendo el cuarto Suroeste de la M-40 en una hora ambientada, sin llegar a la congestión, con coches de cristales espejados, llantas de medidas extravagantes y spoilers al estilo motoniveladora.
En cuanto al consumo, en todo momento, incluso en los trayectos más exigentes y con 107 kilos de conductor encima, se mantuvo por debajo de los 5 litros a los cien.

mp3 solo dcha

El Remate

En general, el MP3 Yourban 300 se muestra a simple vista como un producto urbano de contrastada calidad, y durante el tiempo que duró nuestra prueba, no pude apreciar ruidos de chicharra ni grillos, tan comunes en los plásticos de otros scooter. Los componentes de su carrocería se ven bien ensamblados y se siente al tacto con una calidad duradera. Esa es nuestra impresión, que haría falta contrastar, lógicamente, con el tiempo de uso y sobre todo con el paso de los kilómetros.
Sin embargo, un detalle que delata la preocupación por el remate que Piaggio ha puesto en este modelo, es, a mi modo de ver, la luz automática que se incorpora en el interior de la cavidad que se abre bajo el asiento, por cierto, muy espaciosa y suficiente para guardar un casco integral junto con una chaqueta de cordura bien recogida.
Otro más, pensando en los continuos, restrictivos, severos y a veces ridículos límites de velocidad que se imponen en la ciudad, el velocímetro del MP3 300 Yourban clava la cifra hasta la misma unidad. Todo ello es a base de la toma de datos que el marcador de la velocidad hace sobre más de un sensor instalado en las ruedas.

mp3 cuadro

Un esfuerzo más en este capítulo lo representa la versión LT de este Yourban 300, un poco más larga para ofrecer mayor comodidad a la plaza trasera y, en consecuencia, algo más de espacio en el hueco bajo el asiento.

Precios:

Yourban 300         6.197€

Yourban 300 LT    6.627€

 

Conclusión: Tres ruedas sin complejos

¿Cómo puede entenderse esta particular forma de desplazarse en scooter que ofrece la serie MP-3 de Piaggio? ¿Cuál es su uso y a quién puede ir dirigido?

-Para los automovilistas que no tengan permiso de conducir moto de más de 125, pero sobre todo que no se sientan ni con la soltura ni con la seguridad suficiente para lanzarse a la calle haciendo equilibrio tan sólo en dos ruedas. Para ellos, el MP3 Yourban 300 ofrece una solución con doble refuerzo en el apoyo más delicado, esto es: en el tren delantero, sin renunciar a la agilidad con la que fluye cualquier scooter entre el tráfico, ni a la practicidad y la comodidad con la que puedes aparcarlo. Al fin y al cabo, estos atributos aportan un preciado tiempo libre y redundan, por tanto y directamente, sobre la calidad de vida de su usuario.

IMG 0074

Para los motoristas, me refiero a los motoristas sin complejos ni prejuicios, cualquier MP3 confiere la tranquilidad de circular con desparpajo y casi con desprecio sobre las múltiples trampas que, sin tenerle en cuenta, monta la ciudad para el motorista. Podremos trasladarnos desde casa al trabajo disfrutando de la propia sensación de un scooter de dos ruedas, sobre ese mágico equilibrio dinámico; pero, además y si es necesario, podremos conducir preparando mentalmente la agenda del día sin que ese rastro, inesperado y traicionero, que deja tras de sí el camión de riego municipal perturbe nuestra confección del horario mientras pasamos inclinados sobre él; podremos ir haciendo nuestras cuentas del mes en la cabeza mientras regresamos a casa sin que la abrupta frenada sobre la tapa metálica de registro, o sobre la rejilla del metro, provocada por el taxista que se ha tirado en pos de la mano que un cliente alza desde la acera, rompa ese cálculo doméstico; podremos confeccionar mentalmente la lista de la compra mientras hacemos apretando el paso, con prisa, sobre el asfalto de una rotonda, pulido como el cromo por el tráfico; podremos circular diagonalmente, con la misma inclinación, o más, sobre las temibles franjas de pintura, especialmente las urbanas, podremos transitar sobre esos embaldosados semi-peatonales o sobre históricos adoquinados, o sobre el polen viscoso y brillante, depositado desde los jardines sembrados junto a la calzada, sobre la cera que dejan tras de sí las procesiones y sobre la basura de los botellones; sobre las hojas caducas y mojadas del otoño y sobre tantas y tantas trampas impensables que nos guarda la ciudad, día a día, con un apoyo insospechado que nos permitirá despreocuparnos transitando sobre todas ellas, inclinando o frenando a un ritmo urbano.

mp3 direccion

Tomás Pérez

 

 

 







-> Segundo Probador