El Show de la ZX-10 Biposto: Pilotaje a Dúo

Escrito por Tomás Pérez el .

Índice del artículo

 

Portada

De la misma forma que El Mundial tiene su particular espectáculo a dúo, de la mano de Randy Mamola y la Ducati Desmosedici Biposto, en el CEV tenemos nuestro propio espectáculo biplaza. Lo describimos con todas sus peculiaridades en este reportaje.

                                                        KAWASAKI ZX-10 BIPOSTO


Lo hemos visto repetidas veces en cortas secuencias con las tomas más espectaculares y sobre todo hemos tenido la oportunidad de recrearnos con esas piruetas y acrobacias equilibristas durante los shows televisivos que, a propósito del Gran Premio americano, ha montado El Ente Público hasta ahora cada vez que El Mundial ha visitado la pista de Laguna Seca.
Por un lado, dominio, temple, cálculo y control; por otro, experiencia, intuición, talento e imaginación. Todos estos ingredientes parecen imprescindibles para montar la exhibición que se muestra en el entreacto de cada carrera de El Mundial; sin embargo hay uno más que se antoja como esencial y que debe anidar en el propio carácter de un piloto tan peculiar:
Ser un tipo divertido. Muy divertido.
¿Alguien puede recordar en la historia de los Grandes Premios a un piloto más divertido que Randy Mamola?

a duo derechas reduc


Sí, Randy Mamola, el eterno segundo; también apelado como “El anfibio” por su asombrosa destreza bajo la lluvia. Tal vez Barry Sheene se llevaría la palma entre los simpáticos y también entre los transgresores, ¿pero divertido hasta el extremo de Mamola, un piloto que llegó a ser denostado por más de un cronista –y por alguno de sus rivales- al tildarle literalmente de “payaso” por obsequiar al público con cabriolas y figuras de fantasía para eludir el aburrimiento de unas “vueltas de la basura” pilotando en tierra de nadie, solo, hasta cruzar la meta?
Sí, efectivamente el Show de la MotoGP a dúo parece hecho a la medida de Randy Mamola.
Bien, en España, en nuestro CEV, contamos con una particular versión de la Desmosedici Biposto de El Mundial personificada en una Kawasaki ZX-10, como la vigente campeona de Stock Extreme, y con el mismo apellido que la italiana. Una ZX-10 Biposto que pilota un personaje que, evidentemente, no proyecta la fama y popularidad del pecoso kaliforniano, pero que sin duda cuenta con todos esos atributos necesarios para tomar los mandos de este espectáculo, incluido, por supuesto, el apelativo de “Un Tipo Divertido”. Sí, porque ésa, la diversión, es prácticamente la única motivación que lleva a Manolo Villaseñor a montar el espectáculo con esta Kawa biplaza para invitados insignes y notables asistentes en cada carrera del Campeonato de España.

Hablemos de la máquina:

La ZX-10 Biposto no ha sufrido ninguna modificación esencial; incluso el freno trasero, a pesar de lo que cabría pensar, es de estricta serie, ni siquiera monta un latiguillo metálico. La realidad es que con este show no se busca ningún tiempo, ninguna vuelta rápida, sobre todo teniendo en cuenta que nunca llega a dar una completa, ni mucho menos una lanzada.
Efectivamente, el espectáculo de la Biposto arranca justamente delante de la parrilla formada para la carrera. Al pasear por la línea de salida el cartel de “3 Minutos”, Manolo Villaseñor y su pasajero suben a la ZX-10 para dar la vuelta al trazado y terminarla entrando directamente en el pit line.

caballito biposto

Manolo Villaseñor.- A la moto de serie se le ha cambiado el muelle del amortiguador trasero, sustituyendo el de 8,5 mm que trae de origen por uno de 16; se ha adaptado la carrocería al circuito montando un carenado de fibra y también el escape, instalando uno de competición. Finalmente se ha atornillado un doble asa al tapón del depósito para que el pasajero pueda agarrarse con firmeza. Se debería de haber tocado la horquilla, pero como la moto no es sólo para dar espectáculo, tampoco se le hace una puesta a punto demasiado extrema. Los neumáticos son los mismos que montan en la copa Kawasaki, con100 gramos más delante y 200 detrás, y lo que sí hacemos es ponerles calentadores.

Hablemos del piloto-porteador:

Manolo Villaseñor: Ganador de la Challenge Yamaha en la temporada 2.001, categoría R-1 en la zona de Madrid. Nos dice que en la manga nacional de ese mismo certamen sólo pudo hacer cuarto al correr resentido por una caída anterior. Piloto destacado del entrañable Trofeo del RACE con dos terceros en años consecutivos. Su sentido de la diversión en las carreras llegaba hasta el extremo de proyectarlas a la inversa que cualquier piloto: Manolo Villaseñor entrenaba en las carreras del CEV con neumáticos de dibujo para después competir en el Trofeo RACE. Posteriormente centró su actividad en las pistas enseñando como monitor de la escuela Action Team y disfrutando como piloto probador para la prestigiosa revista La Moto.