Prueba BMW G 310 R – Lógico punto de partida

Escrito por José Ángel, José María el .

Índice del artículo


 BMWG310R 33


Probador
: José María Hidalgo

Ficha Técnica: 63 años, 85 kilos, 1,83m

Nivel: Rutero, sufridor de atascos, adicto a las carreteras de montaña, aficionado a las tandas en circuito.





Mi primera impresión es la de que es una auténtica BMW por la calidad de sus acabados y el aire de familia que recuerda a la roadster mas deportiva del fabricante alemán, la S 1000 R.

Todos los detalles son de buen gusto sin que se aprecien demasiados compromisos con el precio de venta. Incluso el hecho de llevar un solo disco delantero está justificado, con sus pinzas radiales de anclaje radial de 4 pistones no hace falta más para una moto de 34 cv. 158 kilos y una velocidad máxima de 143 km/h. Curioso lo de la velocidad máxima ya que he visto bastante más en el velocímetro y no me parecía que fuera muy mentiroso.

Si tengo que ponerle una pega a su estética, me decido por criticar su escape que, para mí, desentona del buen gusto con que está diseñado el resto, demasiado aparatoso.

BMWG310R 10

Subirte en ella te permite ver lo fácil que se llega al suelo, es una moto accesible a cualquier talla y muy fácil de manejar en parado. La habitabilidad es muy buena, a pesar de lo pequeña que parece, con mis 1,83 me he sentido muy cómodo desde el primer momento y en trayectos de un par de centenares de kilómetros no he necesitado más espacio.

La postura es típica de las Roadster de BMW, manillar muy accesible, anchura media con buen compromiso entre manejabilidad y comodidad y reposapiés ligeramente retrasados para conseguir una postura deportiva y relajada a la vez.

El cuadro es funcional y de diseño agradable, con dígitos definidos y de tamaño muy legible. La información es completa, siempre tienes presente la hora, marcha engranada, velocidad, revoluciones y nivel de combustible además de uno y solo uno de estos datos: Odómetro general, Kilómetros restantes de autonomía, distancia recorrida, consumo medio, consumo instantáneo, temperatura y alguno más. Como pega, indicar que para cambiar esa información hay que quitar la mano del manillar, aunque no me parece criticable en una moto de 5.000€ ya que hay motos de precio muy superior que tienen el mismo inconveniente.

BMWG310R 51

Las manetas, de muy buen aspecto, no son regulables en distancia, pero para mi gusto (prefiero que no estén muy alejadas) perfectamente situadas.

Arranca con facilidad, tanto en frío como en caliente, con un ruido poco excitante que, sin duda, se puede calificar de discreto.

El embrague es “mantequilla” necesita muy poca fuerza, es muy suave de accionamiento y progresivo al soltar. Las marchas se van engranando con facilidad sin mucho recorrido de palanca y el motor tiene par desde abajo, lo que hace fácil y agradable su uso en ciudad.

En ciudad, con tráfico denso, creo que es la mejor moto que he llevado, muy ligera, muy fácil de manejar, ágil en los cambios de dirección, con muy buena entrega de motor y mucha facilidad para caracolear entre coches por sus contenidas dimensiones.

El freno delantero no tiene un primer golpe de maneta contundente, pero para la moto muy bien sin tener que hacer mucha fuerza. El trasero es efectivo y permite hacer entrar el ABS a voluntad, por cierto con un funcionamiento rápido a la hora de soltar/frenar/soltar y que no da sensación de alargar demasiado la frenada.

BMWG310R 20

Los retrovisores ofrecen una muy aceptable visibilidad con la ventaja de que no aumentan ni un ápice la anchura del manillar, facilitando avanzar en los atascos.

La pata de cabra es robusta y estable y el sistema de bloqueo fácil de utilizar.

Atravesando Madrid en las horas centrales del día a mediados de Julio, no he sentido el calor del motor, lo que es muy de agradecer.

La única pega digna de mención es una cierta dificultad para encontrar el punto muerto, tanto bajando desde segunda como subiendo desde primera aunque a partir del segundo día, con más práctica, lo encontraba bastante mejor, en cualquier caso, obliga a ser preciso en el movimiento.

BMWG310R 04

La ciudad es uno de sus terrenos favoritos, en el que destaca muy por encima de la media..

En las autovías periféricas, demuestra tener motor suficiente para ir más rápido que el tráfico automovilístico, lo que redunda en la seguridad de su piloto. El motor tiene un rango de utilización amplio ya que proporciona par desde 2.000/2.500 rpm y se puede estirar hasta las 10.000. Para su cilindrada mantiene una buena aceleración sin baches de potencia y sin brusquedades.

De viaje
Una 300 no está pensada como una moto viajera, pero nadie te impide utilizarla para este fín, manteniendo cruceros aceptables y sin querer transportar mucho equipaje no es nada descabellado.Según BMW su velocidad máxima es de 143 Km/h aunque hemos visto en más de una ocasión cifras cercanas a los 160 en el marcador, imagino que por error del velocímetro y en alguna cuesta abajo pero mi impresión ha sido que corría más de lo anunciado.

Oyendo el motor yo me decidiría por cruceros de entre 100 y 120 km/h de marcador,  cifras a las que no se nota forzado.

Lo cierto es que pasando de 100 km/h empiezan a notarse las vibraciones del monocilíndico en manos y depósito. Estas vibraciones van aumentando con la velocidad y empiezan a ser molestas a partir de 120. La G310R permite mantener cruceros de 140 de marcador (unos 130 o poco más reales ) pero las vibraciones ya se hacen bastante incómodas y su piloto acabará decidiendo bajar 20 o 30 km/h el ritmo.

Manteniendo velocidades no superiores a las máximas legales  en cada tipo de carretera no he tenido ningún problema ni incomodidad haciendo un par de etapas de 200 km y me he ratificado en que mis 1,83 no son problema para ir a gusto en su asiento ni notar molestias por la flexión de las piernas incluso yendo con los pies apoyados en su parte delantera para evitar rozar en inclinaciones importantes. El asiento no me permite mucho movimiento en sentido longitudinal, pero si gran facilidad para moverme lateralmente. La forma del asiento del conductor hace que vayas con la parte posterior apoyada en el resalte trasero, incrementando la comodidad.

BMWG310R 43

La G 310 R tiene un depósito de solo 11 litros, pero tampoco esto es un problema ya que consume muy poco. No hemos probado su consumo a ritmo constante de viaje pero, por lo que ahora os cuento, me creo perfectamente consumos inferiores a los 3,5 litros a los 100 Km (BMW anuncia 3,33 a una velocidad constante de 100 Km/h).

Las medidas de consumo las hemos hecho en ruta por carreteras nacionales, secundarias y de montaña acompañando a un 800 llevada por un piloto solvente, para seguir su ritmo hemos llevado el motor de la G 310 R en regímenes altos casi constantemente. En el primer repostaje ha encendido la reserva con 192 Km (el indicador de autonomía restante marcaba 65 km) y hemos puesto 7,76 l de gasolina a los 193 km con un consumo de 4,0 l/100Km. En el segundo repostaje, con una ruta aún más exigente, hemos comprobado un consumo de 4,2 l/100 que consideramos se acerca al máximo obtenible. La G 310 R nos garantiza autonomías de 250 km en el peor de los casos y de más de 300 km a ritmo de viaje.

A pesar de lo que me he extendido en este punto, los viajes no deben ser el principal cometido de este modelo, sin embargo sí divertirnos con ella en carreteras de montaña. 34 cv no son muchos, pero si suficientes para ir rápido en este tipo de carreteras en que las curvas lentas y enlazadas se suceden. Una moto de ciento cincuenta y tantos kilos se desenvuelve como pez en el agua en este terreno y la G 310 R tiene todos los atributos para rendir a alto nivel: Un chasis preciso, unas suspensiones muy bien taradas que suponen un buen compromiso para terrenos variados, frenos suficientes, ligereza y agilidad. Puedes entrar en la curva tan rápido o más que con motos superiores en potencia, mantener un paso por curva superior y solo perderás algo en la salida pos su menor aceleración, aunque si apuras marchas, no te faltarán sensaciones. Además, la carretera no es para competir si no para divertirte y eso lo he conseguido constantemente con ella. Su ligereza da unas sensaciones fantásticas en cada cambio de dirección y a lo largo de toda la curva. A la rueda delantera no le falta precisión y trazas por dónde has planeado sin correcciones. El motor es lo menos brillante, pero tiene un funcionamiento lineal, sin saltos desde 3.000 a 10.000 rpm y llevándolo arriba da una impresión muy deportiva que te hace sentir que estás pilotandola y no solamente montando en ella.

BMWG310R 27

Para el A2 es más que recomendable, iba a explicar el porqué la recomendaría antes que una 600/800 limitada, pero he visto que José Angel lo ha expresado muy bien en su parte. Estoy totalmente de acuerdo con él, iniciarse con una moto pesada o en la que no llegas bien al suelo es un error. Por otra parte ¿Es una, por poner un ejemplo de la misma marca, F800R limitada más fácil de llevar que una F800R sin limitar? yo creo que no.

Conclusiones: La G 310 R es una moto con componentes sencillos pero de calidad, muy buenos acabados y un peso y tamaño accesibles para cualquiera. Ideal en ciudad, perfecta para el día a día, divertida en conducción deportiva y mas que recomendable para iniciarse con la máxima facilidad en las motos grandes. Solo la afean las vibraciones a partir de 100/110 Km/h, quizás lógicas en un monocilíndico, pero que merecerían una revisión en posteriores versiones.

Os dejo con la opinión de nuestro kustom biker, cada vez mas abducido por las naked deportivas.

Artículos relacionados