GSX-S 1000 la Super Naked de Suzuki

Escrito por Tomás, José Mª el .

Índice del artículo

 La nueva Super Naked de Suzuki recupera una saga que fue pionera en su momento y que Suzuki abandonó durante muchos años prescindiendo de oferta en un segmento en auge estos últimos años. Con la aparición de la GSX-S 1000 pasa a competir con las grandes naked del mercado con una propuesta lógica, efectiva y la electrónica necesaria para cubrir las necesidades de la inmensa mayoría de los usuarios sin encarecer el producto con gadgets que solo unos pocos aprovechan. (Sigue leyendo)SuzukiGSX1000S01

 

 

GSX 1000 SIMG 9948

 

Probador: Tomás Pérez

Ficha Técnica: 1,91m, 107 kg y 57 años

Nivel: Subcampeón Mac90 2012 categoría Twin, piloto del nacional de Raids 91 y 92, del Critérium AGV-SoloMoto 78 y 79; 4º y 2º en las 6 Horas Internacionales Vespa de Barcelona 1.979 y 1.980. 

 

Eran dos letras seguidas de una cifra inalcanzable para la inmensa mayoría de nosotros, una cifra que aparecía en nuestros sueños y que nos dejaba absortos en nuestro propio embeleso cuando las veíamos grabadas en relieve sobre la tapa lateral del modelo tope en la gama de alguna marca. La cifra era mil, el momento y lugar, finales de los setenta en este país.

Entonces confluían en el mercado, por un lado, los modelos europeos, con la tradicional estabilidad de una tabla, pero con unas prestaciones que siempre dejaban el regusto de la insatisfacción en los más quemados, y, por otro, los japoneses, con potencias de récord y aceleraciones de infarto, sobre chasis de plastilina y frenos que daban grima de sólo mirarlos.

GSX 1000 SIMG 9943Pero en ese momento, Suzuki puso en el mercado un modelo histórico que representó la primicia en la eclosión de lo mejor de ambas partes: la japonesa y la europea de entonces. Por esa razón, no es la cifra el motivo de recordar ahora, casi cincuenta años después, aquel modelo, sino las dos letras. Dos letras que abrieron una nueva senda en busca de la conjunción, dos letras a las que se fueron añadiendo otras siglas y otras letras más a lo largo de estos años.

¡Ah! ¿El modelo de entonces?... Sí, discúlpeme el lector: Era la Suzuki GS 1000. Aún recuerdo las palabras escritas por el gran Dennis Noyes –aprovecho su mención para enviarle un abrazo- en la prueba de aquel modelo, ahora ancestral y también ascendente del que nos ocupa hoy: la GSX 1000 S. Con aquel precedente como referencia, estaba claro que ahora la marca de Hamamatsu no podía errar el tiro. Y a fe que no lo ha hecho, puede estar tranquilo el lector.

Sólo al escuchar su sonido, un punto por encima del ralentí, detectamos que la intención de Suzuki es entrar de lleno en la lucha por ese campeonato ficticio, que ya hemos propuesto y que cada vez cuenta con más candidatas. El campeonato SNK, Super NaKed. Bien, analicemos pues, punto por punto, esta nueva creación de manillar plano que se mete de lleno en la lucha por esa supremacía en la categoría de las motos "sin tapujos".

GSX 1000 SIMG 9955¿La Aerodinámica?
Dentro de ese mundo naked hay un apartado que sobre el papel no tendría razón de existir y que, sin embargo, evoluciona y crece cada día. Sí, me estoy refiriendo a la aerodinámica. Si repasamos todo el frontal de esta GSX 1000 S, descubriremos pequeños detalles, quiero decir perfiles y filos, líneas y siluetas, de un labrado minucioso y muy estudiado que brinda un resultado sorprendente en una moto desnuda.

Y es que al mirar de perfil esta Suzuki, más que nunca, se echa de menos la pierna del motorista en toda la silueta de su ergonomía, lo mismo que los brazos, con una concavidad mucho más marcada sobre el depósito que en otros modelos. Y lo cierto es que pude apreciar su efecto al ir en busca de la velocidad máxima en nuestra pista de pruebas habitual (una velocidad autolimitada a 250 por hora). Unas piernas tan largas como las de un servidor quedaban ensambladas con la exigua y perfilada carrocería, formando un compacto conjunto aerodinámico, aunque este efecto, eso sí, no debe de confundirse con la protección de un auténtico carenado. En la parte superior, el impacto del viento, en cambio es prácticamente total. Debido a la situación del manillar, que sentí un poco más alta que en otros modelos, pude aprovechar muy poco la joroba que corona el depósito, lo mismo ocurría con la desviación del flujo que crean esas canalizaciones laterales, situadas a la altura de las rodillas y por encima de ellas.

GSX 1000 SSCA 3009 2La Posición
Resulta muy natural desde el primer momento, con las estriberas retrasadas y bastante elevadas, aunque sin llegar, ni mucho menos, a replegar las piernas como dos navajas. El manillar deja el tronco con una postura muy relajada, que queda un punto por encima de las más deportivas de esta categoría. La ergonomía de la moto, como ya he comentado, con una esbelta cintura, facilita mucho el acople y la sensación de simbiosis con esta Suzuki.

El Motor
Poderoso, lleno, de sólido empuje que llega hasta una zona que se antoja conservadora después de escuchar el primer bramido liberal del escape. Los bajos y medios son su fuerte, pensando, tal vez, en un uso más turístico y polivalente que ese punto agresivo que sugieren sus líneas, al igual, de nuevo, que el sonido de su cuatro en uno terminado con forma de MotoGP.
El control de tracción en sus tres modos, más el de desconexión, actúa con un criterio general más bien permisivo: En su modo más tolerante llega incluso a dejar que deslice algo la rueda, si abres todo el gas en el límite de la inclinada.

GSX 1000 SSCA 3007 2La Frenada
Creo que es el aspecto más sobresaliente de esta moto, o al menos el apartado en el que más me ha satisfecho. Un tacto lleno y compacto, desde el primer milímetro, incluso con la maneta graduada en su máxima amplitud para permitir un mejor control de una mano tan grande como la de un servidor. Una compacidad que no cede a medida que apretamos, con una sensación constante en los dedos de estar mordiendo directamente los discos, graduando a la micra la presión que queremos ejercer sobre ellos, y esto, incluso montando latiguillos de goma que trae de origen.

Una frenada contundente, llena y progresiva, que no desfallece a pesar de la insistencia a la que la sometí, con mi peso (es como si fuéramos dos), una vuelta tras otra, durante las tandas que hice en el circuito de FK-1.

 Pero no nos anticipemos y pasemos en orden con esta Suzuki GSX 1000 S por distintos escenarios para ir descubriendo cómo es su comportamiento y qué tiene que ofrecer al motorista. Y para ello, tendremos que empezar por el que la mayoría nos encontramos en primer lugar:

GSX 1000 SIMG 9954En la Ciudad
La estrechez del conjunto por supuesto permite fluir entre las hileras del tráfico atascado con una soltura destacable, otra cosa es cambiar de fila entre dos coches parados, con el espacio un tanto ajustado. En la mayoría de los casos nos tocará hacer dos o más maniobras, debido a que el radio de giro de la GSX 1000 S se ve recortado por la robustez, pero sobre todo por la amplitud de su chasis, justo detrás de la pipa de dirección, para abrazar el motor y por supuesto para garantizar el aplomo del que hablaremos a continuación. A la hora de aparcarla, el caballete lateral se muestra suficientemente estable, no como otros que te dejan con el diafragma en vilo cuando te alejas de la moto, temiendo escuchar de espaldas el golpetazo, con los hombros encogidos; u obligándote a girar el cuello unas cuantas veces antes de que hayas perdido su perspectiva.

GSX 1000 SIMG 7498En el Circuito
Ciertamente no es el escenario en el que pensaba Suzuki cuando desarrollaba esta super Naked, y de hecho no lo hubiera pisado con ella, si no hubiera sido porque teníamos pendiente un curso de la escuela Super7moto.com. El caso es que, una vez allí, había que aprovechar las circunstancias y hacer unas cuantas vueltas a buen ritmo…, bueno, al ritmo de paquete que puede permitirse un servidor.

La cuestión es que la GSX 1000 S negociaba los cambios de dirección con una soltura que hacía pensar en que el conjunto había adelgazado justo después de ponerse en marcha, y giraba para entrar a por cada curva de una forma tan ágil como impecable. La tiraba con confianza, pero la verdad es que, en el límite de la inclinación, en el final, con el codo tirado abajo, la rodilla plegada rozando en el asfalto, todo el cuerpo fuera y el brazo exterior completamente alargado sobre el depósito, no sentí del todo cómoda esta GSX 1000 S, transmitiendo una leve sensación de vacío. Me estoy refiriendo al límite del límite, claro está, y además con la conjetura abierta de que probablemente mi extremado peso, fuera de la moto, también tendría que ver en esa apretura sobre la que había colocado a esta magnífica naked. Sí, porque después de mí, mi compañero Toldini hizo también unas cuantas vueltas con ella y no tuvo la misma sensación yendo tan inclinado. De todos modos, cualquier motorista sin duda se podrá divertir haciendo una ocasional jornada de tandas en un circuito más bien rápido, aprovechando el potencial de su motor, la efectividad de su frenada y la cintura de su parte ciclo.

GSX 1000 SIMG detrasEn la Montaña
Es el ámbito casi natural de esta GSX 1000 S, y en sí misma constituye una demostración de que con una naked bien conjuntada y bien resuelta como ésta se puede vencer en este tradicional escenario a una super doble erre, más pensada, hoy en día, para buscar el tiempo por vuelta en una pista y menos para resolver razonablemente los trazados que transitan entre rocas y precipicios, entre guardarraíles y mojones de piedra.

Lo cierto es que llevando esta GSX 1000 S en marchas intermedias, sin apurar un tercio del cuentarrevoluciones y haciendo trazadas fluidas y resueltas, sin buscar picos y tratando de hacer los menos metros posibles, esta Suzuki se convierte en una máquina invencible.

GSX 1000 SGSX 1000 SIMG 0029En Mojado
Tuve la oportunidad de hacer algo unos 200 kms en estas condiciones y aquí es donde esa soltura que resulta de combinar el tramo medio del motor con la efectiva forma de fluir de la GSX 1000 S muestra un grado más de eficacia, sobre el excelente apoyo que ofrece en la media tumbada. Lo cierto es que la forma de resolver de esta gran naked no exige apenas inclinarla, pero incluso haciéndolo en mojado, la sensación de apoyo es excelente. Por si fuera poco, la actuación de la electrónica sobre tracción en su grado más controlador, el tres, representa una garantía de seguridad, aunque nunca hay que olvidar que no se trata de la mano de Dios, ni en esta moto ni en ninguna…, por lo menos a día de hoy.

Pegas
Tan sólo una que se pueda señalar: El puño del acelerador presenta un pequeño escalón en su inicio. Trataré de explicarme. Si graduáramos de uno a diez la escala con la que gira el puño y se siente la tracción, podríamos percibir cómo se va transmitiendo nuestro deseo a la inyección con una precisión micrométrica, y sentiremos cómo, en todo el recorrido, un milímetro del puño se traduce en un empuje proporcional de la tracción. Si estoy en el grado 3 y giro a 3,1… 3,2… 3,3 iré percibiendo el empuje milímetro a milímetro. Sin embargo, al arrancar de cero, no existe un 0,1… 0,2, etcétera, sino que se siente de golpe el uno. De cero a uno directamente. Pienso que se trata de un salto que hoy en día no debe de resultar complicado, en absoluto, rebajar.

GSX 1000 SIMG 20151004 WA0004Conclusión
La Suzuki GSX 1000 S es una de las super naked más polivalentes, con una efectividad soberbia en carreteras reviradas, incluso con un asfalto incierto o en mojado; una naked viajera, además, teniendo presente las limitaciones que, en esta faceta, muestra cualquier moto de esta categoría, por pura concepción. Una moto muy válida en el día a día, con la que puedes cometer un crimen estético al montar un baúl para hacerla más práctica, y que te dará muchas satisfacciones cuando transites por las calles una y otra vez para ir, aparte de al trabajo, a tantas y tantas actividades como ofrece una ciudad. Una gran naked, además, con la que podrás divertirte y aprender algo de pilotaje pasando alguna vez por un circuito rápido en un curso, o incluso en una jornada de tandas libres.

Tomás Pérez

Artículos relacionados