BMW R 1200 RS: Turismo y diversión no están reñidos

Escrito por Tomás Pérez el .

Índice del artículo

Una sport-turismo racional y divertida, con la que el viaje a dúo y con equipaje resulta de lo más confortable, sin renuciar a la diversión que nos ofrecen las matinales de fin de semana. Os dejamos nuestra prueba a fondo, como siempre, extensa y detalla, con la opinión de dos probadores (Sigue Leyendo)

BMW R 1200 RSDSC09384

BMW R 1200 RSDSC09515

 

Probador: Tomás Pérez

Ficha Técnica: 1,91m, 107 kg y 57 años

Nivel: Subcampeón Mac90 2012 categoría Twin, piloto del nacional de Raids 91 y 92, del Critérium AGV-SoloMoto 78 y 79; 4º y 2º en las 6 Horas Internacionales Vespa de Barcelona 1.979 y 1.980.

 

 

Al leer las siglas "RS", no he podido evitar que me viniera a la memoria una escena inolvidable, de ésas que se graban en ella durante la época de la vida que comprende nuestros años más influenciables. Una escena acaecida allá por el año de Nuestro Señor de 1.978. 

Sí, era una tarde verano en una localidad costera de antiguo regusto motociclista: Comarruga. Allí tenía mi tío Paco, que en gloria esté, su chalé, o su “torre”, como se acostumbra a llamar en Cataluña. Qué duda cabe de que mi tío fue un personaje adelantado a su tiempo, con una pasión desmesurada por la velocidad, que le sacaba de nuestras fronteras y que, a la postre, le costaría la vida: la suya y la de mi tía, su mujer. De eso hace ya muchos años. Pero volvamos a aquella tarde estival del 78, en la que yo había llegado, con el día ya entre dos luces, a lomos de mi Guzzi Lario 110: una moto de cilindro horizontal y estética indescriptible, un ejemplar que había rescatado de un desguace por siete mil exiguas pesetas, y que me serviría provisionalmente como moto-puente hasta que pudiese comprarme una nueva que verdaderamente me satisficiese.

1977 R100RS 1Crucé la cocina del chalé detrás de mi tío Paco hasta que me abrió por ella la puerta interior del garaje. A oscuras y sólo con el haz sesgado de luz que escapaba de la cocina, adiviné una rueda delantera cosida por sus radios y flanqueada por dos discos perforados. Al elevar la mirada, intuí sobre ella una forma que se erguía audaz y voluminosa, y que traté inútilmente de reconocer, a medida que me acercaba a ella. De repente, toda la estancia se iluminó por completo, reflejando aquella intensidad sobre el azul, celeste y metalizado, que envolvía aquel carenado que dejaba boquiabierto al que, como quien escribe, lo descubría por primera vez. Era una de las exclusivísimas BMW R 100 RS, una de las primerísimas –si no la primera- que llegó a España. Majestuosa y sideral, me mantuvo despierto varias noches en un sueño imposible, surcando con ella el viento mediterráneo, volando raso por la planicie de los Monegros o navegando por los acantilados de El Garraf. Luego vendría la fantástica K 100 RS y más tarde las elegantes R 1100 y 1150 RS. Ahora, con la nueva versión LC del bóxer 1200, BMW vuelve a traernos esas siglas: RS, que corresponden a “Reisen Sport”, y que vienen a sugerirnos una viajera deportiva del siglo XXI: la R 1200 RS.

BMW R 1200 RSDSC09518Debo confesar al lector antes de empezar este reportaje que no había visto esta nueva RS ni en fotos y que, por tanto, ni siquiera había tenido tiempo de leer el artículo que mi compañero José María escribió en su momento sobre su presentación. Además de ello, me tocó ir a recoger por sorpresa la unidad de prensa que nos ofrecía BMW, objeto de esta prueba, ya que él mismo tuvo que dejar de hacerlo en el último momento. Así pues, cuando emergió del garaje en el que la guardaba el personal de marketing, me encontré con una criatura totalmente desconocida, de la que sólo contaba como referencia, como quien dice, con el ancestro que lució mi tío hace 37 años.

El primer impacto fue el frontal afilado del carenado, inspirado el la ultra deportiva de la marca, la S 1000 RR. Más amplio y envolvente, por pura lógica, que el de la doble erre, recortando su silueta por encima de una horquilla, convencional e invertida, que buscaba inmediatamente con la mirada para hacer sólida la conjetura con la que definiría globalmente esta R 1200 RS. Ya está, me dije, BMW ha tomado su naked R 1200 R y ha hecho de ella una mera versión carenada, sin más, para poner en el mercado una sport-turismo con la última versión de su eterno motor bóxer.
Craso error.

Artículos relacionados