Ducati Monster 1200 S: Una deportiva polivalente con manillar plano

Escrito por Tomás Pérez el .

Índice del artículo

Ya probamos en la presentación del modelo su versión básica; ahora traemos a nuestra sección de pruebas la versión S, que rinde mucho más de lo que aparenta. En el reportaje analizamos también todos los aspectos y comportamientos que quedaron pendientes tras nuestra primera toma de contacto (Sigue Leyendo).

Monster 1200 Portada

Para esta ocasión, Ducati nos cedió una unidad de la versión S, como decimos, mucho más diferenciada de la “normal” que ese brillo dorado que muestran las botellas de la suspensión Ohlins, del carbono enrejado en algunos elementos, como la aleta delantera, y de los 10 CV más que anuncia su catálogo, en total: 145.

WSBK Aragónsuper7moto 2

 

Probador: Tomás Pérez

Ficha Técnica: 1,91 m, 107 kilos, 56 años

Nivel: Subcampeón Mac90 2012 categoría Twin, piloto del nacional de Raids 91 y 92. 4º y 2º en las 6 Horas Internacionales Vespa de Barcelona 1.979 y 1.980

 

Meses atrás asistimos a la presentación a la prensa que Ducati realizó de esta nueva criatura de la saga Monster. En aquella ocasión, tuvimos oportunidad de probar la versión básica con bastante intensidad por las retorcidas carreteras que circundan la Sierra de Guadarrama, además, y para darle mayor emoción al día, hicimos todo el recorrido con el azote de una de esas ciclogénesis activas que pasan cada año como un trillo, de costa a costa, por nuestra Península. Ya hablamos entonces de la nueva polivalencia que Ducati ha querido dar a la más grande sus naked, habilitando un espacio inusualmente amplio para el piloto, haciendo la moto un poco más larga y tratando al mismo tiempo de bajar su centro de gravedad hasta una cota inferior al cilindro horizontal de su obligado motor en ele.

Monster 1200 3 cuartos izdaEn este reportaje que publicamos ahora, hemos querido salirnos del guión habitual de nuestras pruebas a fondo, porque la presentación de esta Monster fue particularmente intensa y la publicación que hicimos de ella bastante extensa y detallada. Ahora, en este reportaje, hemos hecho hincapié en otros aspectos y escenarios distintos de la carretera de montaña, un hábitat que en principio parece el natural para esta criatura boloñesa. Vamos a ver cómo se comporta esta Monster 1200 S en ciudad, de noche, con dos plazas, equipada con maletas, en autovía, en mojado… Pero antes de eso, antes de nada… Tenemos que hablar de “El Zapatazo”

El Zapatazo

Sí, eso es: El impulso que se dispara en el puño de estaversión S es como el zapatazo de un drop pateado por el zaguero más potente del Planeta. Seleccionar el modo “Sport” representa una auténtico desafío para el motorista, un reto para el que debe buscar suficiente espacio, porque, como se te ocurra enroscar sin contemplaciones dentro de cualquier calle, te encontrarás sujetando un auténtico toro de rodeo dentro de un cuarto de baño. El empuje en medios es bestial, un tirón seco y salvaje que se siente como si la Masa, Hulck, te sacudiera con una pala gigante de frontón. La primera vez me cogió desprevenido a la salida de una gasolinera, sorprendiéndome con la rueda arriba en segunda, e inyectando de un golpe tal cantidad de adrenalina en mis venas que sentí por un instante mil alfileres punzándome todo el cuerpo. La velocidad punta de la Monster 1200 S no puede, por pura aerodinámica, ser de un grado estratosférico, pero lo que sí podemos decir es que la tremenda patada que recibes con el gas abierto al máximo te lleva a ella en menos tiempo que tensa la cuerda un saltador de puenting.

Monster 1200 perfil dcho

Rotunda, contundente, brutal, bestial, salvaje e indómita, así se muestra la versión S en su modo más rudo dentro de esa franja de unas dos mil vueltas en el centro del cuenta revoluciones. Si te atraen las emociones fuertes, mueve el cursor del display hasta ese modo Sport y verás: Puro genio Ducati.
Si eres un verdadero quemado, no dejes pasar por alto, no dejes de valorar esta versión S, porque no sólo es un placer balancearse sobre ella por carreteras de montaña bien alfombradas, sino que te dará tantas satisfacciones al adentrarte por primera vez con ella en un circuito, que fácilmente te convertirás en un asiduo de las tandas libres.

El Sonido

He querido situar este apartado al principio porque se trata de un punto fundamental a la hora de valorar por un ducatista, y por cualquier motorista en general.

Monster 1200 SDSC07661¡Ah! El metal del Desmo, dejando sus notas suspendidas durante décadas sobre la atmósfera de todos los continentes. Ahora, esta nueva Monster 1200 S interpreta también una nueva partitura, en un tono distinto del de antaño, en una escala diferente, pero propagando por el aire el mismo carácter de siempre, con el mismo sonido metálico que escapó de la primera culata sin muelles que surcó las carreteras. Este nuevo bicilíndrico saca por sus escapes -especialmente diseñados para este modelo- la música de Bolonia como su hermano pequeño, el 821, pero con un punto más grave, atronando el cielo cuando la partitura le lleva a toda su intensidad, lanzando ese bestial bramido contra cada rincón de la carretera.
No tendrás ninguna duda, sea roja, sea blanca o sea negra, sea que cierres los ojos o sea que le des la espalda: Cuando arranquen una Monster 1200 sabrás, sentirás que se ha puesto en marcha el motor de una Ducati, Ducati.

Pisando fuerte

La pisada de esta Monster, y particularmente en esta versión S, no sólo se siente con esa firmeza que nos transmite toda la confianza, además lo hace con una precisión que nos envía una información continua y yo diría que detallada de lo que va pisando el neumático. Si somos particularmente sensibles, se puede decir que percibiremos hasta el granulado del asfalto. En el tren trasero ocurre algo parecido, en proporción, lógicamente, a la sensibilidad de la rueda motriz. Ya sean los deslizamientos en mojado, a pesar del escaso tacto del freno trasero, o ya sean las pequeñas derivas de la goma, las que permite el DTC en su nivel más tolerante, se transmiten con sufieciente claridad al motorista. Además de ello, esa vigilancia electrónica del control de tracción, y su intervención, en caso de necesitarse, nos permiten un punto más de relax que en cualquier otro modelo, más aun, contando con el agarre de Spiderman que aplica la Monster 1200 sobre la carretera.

Monster 1200 Discos frenoFrenada

Es descomunal. Si a la potencia, progresividad y contundencia del freno delantero, añadimos el apoyo de un minucioso y permisivo ABS, más el remate del exclusivo sistema “antipocado” que Ducati ofrece de serie en las tres versiones de la Monster 1200, podrá imaginar fácilmente el lector el resultado que se puede obtener a la hora de parar la furia que se desata al girar el puño del Testastretta a 11º, con su doble bujía, más aun en esta versión S que hemos probado ahora. Esta Monster, particularmente la S con su horquilla Ohlins, se queda seca, como quien dice, en un espacio tan corto que resulta difícil de imaginar, y más difícil aun resulta pensar que su geometría pudiera descomponerse en la frenada, aunque fuese el mismísimo Troy Bailys quien tirase de la maneta. La Monster 1200 S se siente como una roca en cualquier trance por el que la hagamos pasar, por duro y salvaje que resulte.

Artículos relacionados