MV Agusta Brutale 1090: una moto sencillamente Brutal

Escrito por Administrador el .

Índice del artículo

 

Sólo su aspecto ya predice lo que realmente encierra esta naked Brutal. Brutales son las sensaciones que transmite acelerando, pero contenidas en la seguridad que confieren un aplomo soberbio y una precisión micrométrica (Sigue Leyendo)
MVBrutale 1090 01

Guzzi Norge Super7DSC01003

Probador 1: Tomás Pérez

Ficha Técnica: 1,91 m, 102 kg, 55 años

Nivel: Subcampeón 2012 de la Mac90 categoría Twin


Podemos decir sin temor a equivocarnos que, si preparásemos una parrilla de salida con todas las naked del mercado para disputar una hipotética carrera, sin duda la MV Agusta Brutale 1090 sería la que cruzaría la meta en primer lugar, con la Aprilia Touno RSV-4 muy cerca, eso sí. Y es que el gen, la esencia de la marca de Vergara que fue escribiendo su leyenda por todos los circuitos del mundo a lo largo de las décadas de los cincuenta y sesenta está impresa en esta soberbia belleza desnuda. No cabe duda -se presiente desde fuera y se siente una vez subido a ella- de que el espíritu del Conde Agusta vive latente dentro del entramado triangular que soporta esta Brutale 1090.

Guzzi Norge Super7DSC01268

Una moto que analizaremos en tres aspectos, los más destacados, para hacerla llegar de una forma más clara y también lo más impactante posible -porque este modelo es en sí todo un impacto desde cualquier ángulo- al lector de Super7.

 

La Estética

Se comenta por sí sola. Únicamente nos deja espacio para animar al lector a observar, a contemplar y a disfrutar admirando esta nueva Obra de Arte del diseño italiano, con el trazo de Tamburini como marchamo de oro. Una moto brutal: ésa es la primera impresión que transmite de un modo desafiante antes incluso de subirse a ella. Un diseño que ya rompió moldes en su día y que se muestra ahora sugerente y a la vez desafiante para el motorista más avezado.

 

La Brutalidad

Se presiente, se anticipa ya con los primeros toques de gas, conduciendo la Brutale 1090 encerrada en ese tetris urbano que cada día nos van formando los coches para que no nos relajemos y de paso dar un aliciente más a nuestros recorridos cotidianos. Una moto, esta MV Agusta que, desde luego, debe de mantenerse apartada de manos inexpertas; es más, hablamos de un modelo sólo apto para motoristas con una dilatada experiencia con motos potentes. Una moto que, para dar una idea, diremos que con los 102 kilos de un servidor y echando la cara sobre los relojes, se levanta en el cambio de primera a segunda, para hacer un tramo indefinido con la rueda delantera despegada del suelo. Una aceleración que se siente más salvaje aun agarrado a un manillar plano, y resulta casi un efecto inevitable, intrínseco a una postura un tanto erguida sobre una moto que deriva directamente de una doble erre con semimanillares anclados por debajo de la tija superior. En cualquier caso, sobre esta MV Agusta desnuda, ese efecto provoca unas sensaciones Brutales.

Guzzi Norge Super7DSC01380

 
Una Precisión Micrométrica

A pesar de lo comentado en el apartado anterior, es en éste en el que tratamos ahora en el que quizá haya encontrado la virtud más sorprendente que encierra esta Brutale 1090. Lo cierto es que ese carácter aparentemente indómito de la Brutale grande -un carácter incluso salvaje, si se quiere- toma un rumbo muy distinto cuando entramos en un escenario de curvas, y más aun dentro del circuito. 

Antes de entrar en cualquier otra consideración, tengo que decir abiertamente que ¡esta moto me ha encantado! Casi he discutido con mi compañero Sergio cuando me la ha reclamado y no me ha quedado más remedio que devolvérsela. No acostumbro a dar mi opinión personal, a decir si un modelo me gusta más o menos, porque pienso que no es oportuno, que no es el ámbito y que esa subjetividad resta bastante credibilidad a nuestro trabajo (se trata tan sólo de un punto de vista). Sin embargo, en este caso particular pienso que se trata de un recurso que me permite como pocos hacer llegar al lector las increíbles sensaciones que transmite este soberbio modelo cuando te arrojas a ese vacío ficticio que se abre ante el motorista en el umbral de cada viraje cerrado.

Guzzi Norge Super7DSC01301

Bien, dejando la literatura al margen, lo diremos de un modo más directo: La Brutale 1090 se siente, como una prolongación de uno mismo, aunque, como en ninguno otra moto con una precisión milimétrica, más que eso: micrométrica. Sí, la Brutale grande se siente como ese fantástico robot de la medicina quirújica, el Da Vinci, en las manos del experto cirujano.

Precisión micrométrica, efectivamente, así se siente esta Brutale. Entras en el viraje, dejas pasar un metro, dos…, con la moto completamente derecha aún, y, cuando crees que ya te has pasado hasta la cocina de la curva, giras la cabeza para mirar al ápice. En ese momento, la Brutale se prepara en el disparadero para que, un instante después, con que tan sólo pase fugazmente por tu mente el deseo de girar, se tire literalmente a por el vértice con el aplomo de un tren monorraíl.

En una pista tan revirada y tortuosa para una mil, como es nuestro querido y habitual circuito FK-1, es muy difícil disfrutar con una moto de respetables prestaciones, cuando no resulta una verdadera tortura en muchos pasos del trazado. Bien. La verdad es que no recuerdo haber disfrutado con cualquier mil que he probado en la pista vallisoletana como con esta Brutale 1.090, a pesar de que sólo podía abrir el gas sin compasión en el paso por la exigua recta; y a pesar del sol de justicia que me estaba cayendo encima, terminé dando más vueltas que un molinillo, ante la sorpresa de mis propios compañeros.

Guzzi Norge Super7DSC01381


Por otro lado, en los virajes más rápidos que pude trazar en otros escenarios, la Brutale 1090 ofrece algo más que un aplomo excelente, es que siente cómo si una mano de acero agarrase cada rueda al asfalto. Ese aplomo es rotundo, también brutal y ya que estamos en la línea del modelo. Un aplomo que brinda toda la seguridad y, por supuesto, transmite tal confianza al piloto que se siente subido sobre una viga de hierro afianzada a un pilar.

A este fantástico aplomo contribuye, sin duda ninguna, la soberbia horquilla Kayaba con unas barras de nada menos que 50 mm de sección. Una horquilla regulable en los tres parámetros habituales: precarga, compresión y extensión. De otra parte, ni que decir tiene que el chasis tubular de estructura triangular también constituye un pilar monolítico para ese apoyo excepcional de la Brutale 1090; pero la virtud más significativa que aporta este bastidor al conjunto es precisamente la que da título a este Dicen los técnicos de las carreras que los chasis de arquitectura triangular montada sobre tubos de sección redonda son mucho más críticos y, por tanto, resultan más difíciles de poner a punto que los Delta-box, con la flexibilidad que aporta su duraluminio y con la tolerancias que permiten unos ajustes menos críticos. Pero todo eso pertenece al mundo de las carreras, y en el cotidiano día a día del resto de los mortales, lo que más se aprecia es, por supuesto, un aplomo de hierro, pero además una precisión matemática en la carretera, y eso es lo que ofrece con generosidad esta soberbia naked.

Guzzi Norge Super7DSC01280


La Frenada

Poco hay que añadir, si decimos que está a la altura de todo el conjunto. Sí, la frenada de la Brutale 1090 ofrece esa misma contundencia brutal del motor combinada con la precisión micrométrica del resto de la parte ciclo. Dos discos flotantes de 310 mm y sobre todo las pinzas radiales de cuatro pistones, todo un conjunto firmado por Brembo, que ofrece este magnífico resultado.



Pegas

-Un Radio de giro limitado.
Es llamativamente limitado, penaliza mucho la maniobrabilidad y la soltura natural que puede ofrecer la Brutale 1090 en conducción urbana. Sí, lo cierto es que contrasta y decepciona, cuando te toca maniobrar en un atasco o dentro de un garaje, después de disfrutar de una conducción muy suelta y fluida, entre rotondas y esquinas, cuando el tráfico no resulta asfixiante.

De todos modos y para ser justos, debemos de llamar la atención del lector sobre un radiador de un volumen que por fuerza debe de ser muy generoso, sobre la anchura de una de las horquillas más robustas del mercado y sobre un motor de más de un litro montado transversalmente, todo ello sobre una moto relativamente corta. No cabe duda de que disfrutar tanto de esa aceleración brutal como de ese aplomo monolítico tiene su inevitable penalización.

Guzzi Norge Super7DSC01359


-Un velocímetro muy optimista.

Leímos 270 Km/h en el velocímetro de la Brutale 1090 subida sobre el banco de ensayo de Castro-Maroto, mientras que el rodillo del banco, calibrado de forma infalible, nos daba en la pantalla del ordenador 239.

Por otro lado, en carretera pudimos comprobar que viendo en el marcador digital de la Brutale aproximadamente 120, en realidad se va, más o menos también, a unos 140.
Este optimismo también tiene su lectura positiva, pero además en dos partes. La primera es que nos salvaguardará de los radares en carretera y la segunda es que, para el que ruede en alguna tanda libre, por ejemplo, en Jerez, verá un paso por curva estratosférico al abordar la rapidísima de Ferrari y se irá a casa con una sonrisa tan ilusa como desbordante.

 

Versiones y Precios

Brutale 1090       14.495€
Brutale 1090 R     15.495€

Brutale 1090 ABS 16.195€

Brutale 1090 RR   18.995

Colores

Blanco, Rojo, Negro (Brutale RR, Azul/Blanco América, Rojo/Plata, Gris mate/Negro)

Tomás Pérez

 
Segundo Probador ->