KTM Freeride Eléctrica

Escrito por Tomás Pérez el .

Índice del artículo

Asistimos a la presentación mundial en Los Alpes de este modelo eléctrico, ideal para principiantes, para salidas de domingo y para ciclistas convertidos, que abre un futuro de lo más esperanzador para el enduro fuera de la competición. Un detallado y extenso reportaje, con lírica bucólica incluida en alguno de sus párrafos (Sigue Leyendo)

KtmFreerideE 042

 

 

Sin Excepticismo

A finales de los ochenta, nuestros oídos estaban acostumbrados al aullido felino de los dos tiempos, al zarpazo que lanzaban al aire escapes con forma de saxo y que trepaba por los cerros y las montañas, para extenderse también a lo largo y ancho del páramo. Fue entonces cuando nos mirábamos extrañados al escuchar por primera vez un pálpito grave al ralentí que se transformaba en un ronquido de caverna cuando escalaba una trialera, repicando con un trueno continuo en la pared de la montaña. Nos mirábamos unos a otros con escepticismo y nos decíamos que aquellos calderos, nacidos como tragamillas del asfalto, no pasarían de ser un mero experimento, o, como mucho, de una aventura comercial en la que se embarcaban las marcas más osadas. Bien, pues visto cómo se ha desarrollado la historia reciente de la moto de campo, le aseguro al lector que lo último que llevaba en mi mente para esta presentación mundial era una sola brizna de escepticismo, muy al contrario, he vivido este particular acontecimiento con el despierto interés de un estudiante y con una curiosidad casi infantil convertida en un manantial de preguntas; preguntas, imagino, que brotarán ahora de la misma curiosidad del lector: ¿Se siente alguna vibración en la Freeride E? ¿Cómo suena, como el metro, como una Moto-Feber, y cuál es el efecto de su sonido en la montaña? ¿Huele a tostado eléctrico cuando coge temperatura? ¿Retiene algo en las bajadas? ¿Su tracción es suficiente en las ascensiones? ¿Tiene brío el motor, nervio, genio? ¿Cómo es la entrega de potencia: Se siente alguna curva, algún pico, o es plana?

Preguntas, en fin, preguntas; muchas preguntas que vamos a tratar de satisfacer después de la experiencia vivida con la KTM Freeride E en la montaña de Saalbach.